INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Cómo obtener los efectos del bótox sin gastar ni afectar tu piel

28 de marzo de 2018

Diana Garrido

Ve a la cocina y toma un huevo. ¡Ahora tienes en tus manos el secreto para que tu piel siempre se vea perfecta!



¿Alguna vez imaginaste que los huevos de tu alacena podían ayudarte a reducir las arrugas en tu piel? Quizá sólo pensabas que eran una parte fundamental de tu dieta, puesto que aportan proteína, fibra y son de fácil digestión; o que eran de los ingredientes necesarios en un pastel o en un batido para fortalecer los músculos.



Sin embargo, los huevos tienen mucho más que ofrecerle al mundo. Un estudio realizado en Agrocampus Rennes Ciencias et Technologie du Lait et de L'oeuf llegó a la conclusión de que la clara de huevo tiene cerca de 79 proteínas distintas que reducen las arrugas en un 60 %. Es decir, esa mucosa transparente que está dentro el cascarón abrazando la yema es capaz de regenerar cualquier parte de tu piel y el efecto que produce es muy similar al del colágeno.



Sin embargo, al ser natural es mucho menos dañina para la piel y es capaz de tonificar la dermis gracias a que es un exfoliante suave que retira las impurezas y piel muerta de manera menos agresiva. Así que si pretendes tener un cutis completamente liso, empieza a usar la clara como jabón. Ésta minimiza los poros cerrándolos de modo que no permite la entrada de bacterias ni de polvo, lo cual es parte fundamental para la aparición de las arrugas y el envejecimiento.



También ayuda a reducir las bolsas de los ojos ya que descongestiona la piel y con ello, se abren los canales permitiendo que no exista inflamación en ciertas zonas. Pero a diferencia de otros productos, las claras de huevo fortalecen la dermis con su contenido proteico, su suavidad y la amabilidad con la epidermis. Es un hidratante que no deja grasa en la superficie, pero sí provoca un brillo inusual en el rostro sin ocasionar irritación.



Pero si quieres mejores resultados, puedes mezclar las claras con otros ingredientes igualmente naturales y efectivos como la miel y el aceite de oliva o de coco: revuelve una cucharada de cada uno hasta que sea un mezcla poco espesa y con una toalla limpia aplica con palmadas a lo largo de tu cuello y alrededor del rostro para enjuagar posteriormente con agua fría y así "sellar" la piel.



Como ves, las claras de huevo tienen suficientes componentes que tienen la misma función que el colágeno pero son mucho más naturales y menos agresivos con la piel, por lo que no tendrás que preocuparte por el abuso de éstas en tu rostro. De igual manera, si consumes habitualmente el huevo —de preferencia crudo— puedes regenerar desde adentro y hacer que tu piel brille. Dale más crédito al ingrediente que mantienes al fondo del refrigerador y rejuvenece tu cutis con su ayuda.


TAGS: salud consejos de moda cuerpo
REFERENCIAS: Facilísimo Salud 180 Muy Interesante

Diana Garrido


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Ir al dentista no sería una tortura si fueras más seguido Biografía: el género literario donde se exploran las vidas más fascinantes María Antonieta, la reina que murió decapitada Porqué es importante vivir la tristeza para poder superarla Formas de tener ropa única y sin comprar fast fashion Películas francesas perturbadoras que te dejarán alterado

  TE RECOMENDAMOS