INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

4 maneras de saber si tu relación de pareja te está absorbiendo emocionalmente

18 de julio de 2018

Evelin Perez Sandoval

Relacionarnos sentimentalmente con alguien no nos otorga ningún derecho sobre su libertad

Para la mayoría de la gente mantener una relación estable los primeros meses o años no suele ser tan difícil, pues pareciera que al estar junto a esa persona todo resulta mucho más fácil. Quizá sea por la etapa de enamoramiento que nos hace ver el mundo color de rosa, ya que, aunque apreciemos defectos de la relación o de nuestra pareja, estamos dispuestos a aceptarlos y tolerarlos. Pero ¿qué sucede cuando la relación se vuelve aburrida? Posiblemente nos esté absorbiendo emocionalmente porque nos hemos aislado de los demás al centrarnos en la pareja y pronto se convertirá en un vínculo tóxico que traerá consecuencias para nada agradables. Dedicarse todo el tiempo a atender una relación no es sano, puesto que sin darse cuenta el espacio personal se reduce al punto de perderse uno mismo en la rutina. Para saber fácilmente si estamos en una relación que nos absorbe, basta preguntarse hace cuánto tiempo no salimos a algún lugar sin estar acompañados por él o ella. Seguramente es difícil recordar qué día fue con exactitud.  



La doctora Eliana Heresi, académica de la Facultad de Psicología UDP, magíster en Psicología Clínica con mención en Estudios de la Pareja y la Familia, explica que el peligro de una relación absorbente está en la disminución de los círculos sociales. Por lo tanto coloca a las personas en situaciones vulnerables, como ser más propensas a abusos psicológicos y físicos con menos posibilidad de ser ayudadas. Además, renunciar a la vida social y personal por exigencias del otro es un error, por lo que debemos darnos cuenta a tiempo para corregir la situación. He aquí las señales.


Ya no tienes espacio personal



Al principio de la relación es normal que ambos quieran estar juntos todo el tiempo, compartir hobbies, acompañarse a todos lados y tratar de congeniar a toda costa. Sin embargo, cada persona tiene necesidades e intereses particulares, por lo que surgirán las ganas de reservarse un espacio personal en cualquier momento y para ello es necesario hablar con nuestra pareja y expresarle sinceramente que sólo deseamos eso. Si se niega seguramente observemos con el paso del tiempo que perdemos nuestra autonomía y los amigos que teníamos se distancien de nosotros.


Ya no puedes ver a tus amigos 



En una relación absorbente uno o ambos miembros sufren de una inseguridad enorme, lo que hace que ninguno de los dos pueda salir a algún lugar que no implique estar juntos. De lo contrario se convierte en una situación de amenaza en la que comienzan a pensar que si su pareja comparte un rato con amigos, familia, practica algún deporte o hobbie, para el otro es visto como una posibilidad de que su pareja se interese por otras cosas y no le preste atención. Incluso se sienten inseguros de que tengas interés por alguien más. Es importante mantener la relación con los demás, ya que el hecho de tener una pareja no implica dejar de lado a las personas que son importantes para nosotros. Además, esos espacios personales nos ayudan a extrañar a nuestra pareja para que la relación se vuelva aún más fuerte y saludable.


Quieres cambiar para que las cosas con tu pareja vayan bien 



Es bueno cuando decidimos cambiar para nuestro bien y mejorar en algunos aspectos que nosotros estamos conscientes de que puedan estar mal. Sin embargo, si la relación es absorbente, uno de los dos decide cambiar para tratar que el otro se sienta feliz o que las cosas marchen mucho mejor. La situación puede ser grave cuando existe la necesidad de tener que adoptar intereses que no son de verdadero agrado, así como actitudes y aficiones, lo que conlleva a tener que fingir todo el tiempo.


Actitudes pasivo-agresivas 



Son actitudes que la mayoría asumimos alguna vez cuando nuestra pareja rompe una regla de la relación, como no hacer una actividad que se supone que siempre hay que realizar juntos y alguno de los dos se sienta traicionado. O simplemente enojarse por algo insignificante. Algunos se lo toman muy en serio, aplican la ley del hielo con la típica frase “no tengo nada”, no cooperan en la relación y lo dejan todo a su pareja para que solucione el problema. Son cruelmente sarcásticos en situaciones incorrectas y se victimizan cuando no se les cumple lo que ellos exigen, a pesar de que sea injusto para el otro. Scott Wetlzer, autor de Viviendo con un hombre pasivo-agresivo, dice: “Inseguro de su autonomía y miedo a estar solo, pelea contra la necesidad de dependencia, usualmente tratando de controlarte. Él quiere que pienses que no depende de ti, pero se une a sí mismo más de lo que está dispuesto a admitir. Sus relaciones pueden convertirse en campos de batalla, donde solo él puede reclamar la victoria y niega la necesidad de tu apoyo".

***

La comunicación y la honestidad en pareja es indispensable para evitar problemas que nos destruyen emocionalmente, ya que una relación absorbente genera una codependencia de la cual será muy difícil alejarse.

TAGS: Psicología Consejos Relaciones de pareja
REFERENCIAS: PiscologiayMente La Mente Biochile

Evelin Perez Sandoval


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Las mejores películas del año que puedes ver en el cine Canciones de amor para pensar en tu crush aunque no se las dediques Canciones que tocan todas las bandas de covers Las mejores series en Netflix para volver a creer en el amor 26 películas y series secretas de Netflix que debes ver al menos una vez Fotografías de Jason Momoa y su familia que muestran su lado sensible

  TE RECOMENDAMOS