INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

4 duras verdades del acoso sexual que aprendimos tras las acusasiones contra Morgan Freeman

4 de junio de 2018

Diana Alejandra

¿Hasta qué punto la fascinación y admiración que sentimos por alguien puede cegarnos ante sus errores?



Los ídolos han estado presentes en nuestra sociedad durante muchos siglos. Antiguamente, sólo se le rendía adoración a deidades o la representación de ellas, pero poco a poco el concepto se usó para referirse a personas que logran superar diferentes estándares. Hoy en día, casi todos admiramos a alguien; ya sea un atleta de alto rendimiento, un cantante, o un defensor de los derechos humanos. Los idolatramos porque añoramos un día tal vez ser como ellos o llegar a donde han llegado. ¿Pero hasta qué punto la fascinación por alguien puede cegarnos? Usualmente se considera a estas personas como “super” humanos, incapaces de cometer falla alguna.


Tal es el caso de Morgan Freeman, un hombre con una carrera hasta hace pocos días considerada como intachable. Un hombre que no sólo ha sido reconocido por su talento actoral, sino por ser uno de los principales combatientes del racismo en la sociedad norteamericana. Pero después de que CNN lanzara la ahora ya famosa investigación en la que ocho mujeres y otras ocho personas más lo acusan de acercamientos indeseados y comentarios fuera de lugar, un sinfín de opiniones han tomado cabida en torno a este escándalo.





Dicha investigación, aunque cuenta con testigos y dos videos filtrados, ha sido duramente cuestionada por la opinión pública y se ha crucificado a aquellas personas que tuvieron el valor de alzar la voz. A continuación, te compartimos algunos puntos en los que debemos reflexionar sobre este caso.

 

1. ¿Por qué se tardaron tanto en denunciar?


Una de las principales características del acoso laboral es que la mayoría de las veces es ejercido por alguien con mayor jerarquía o autoridad, pues se siente con la confianza suficiente de hacerlo a sabiendas de que no tendrá consecuencia alguna, pues es quien tiene el poder y control total de la situación. Así que no es de extrañarse que una asistente de producción o una reportera lo pensaran mil veces antes de denunciar a una persona a quien se le ha reconocido como uno de los hombres más influyentes en la industria.





2. La diferencia entre piropos y acoso verbal


Un piropo es un cumplido o halago que normalmente se hace en una situación de galanteo. Sin embargo, parece no quedar claro que estos “cumplidos” en un lugar de trabajo no suelen ser bien recibidos, pues suponen de antemano una situación incómoda. Acorde a las dos grabaciones filtradas, estos son los “piropos” que hizo el actor a dos reporteras:


“¡Díos Mío! ¿Estás casada? ¿Te gusta divertirte con hombres mayores? Sólo pregunto" (2016, entrevista ET, London Fallen, Ashley Crossan). Al final de la entrevista, la reportera se levantó, agradeció el tiempo y le dijo que había sido un placer conocerlo, a lo que él contestó “mírate” mientras le veía el trasero.


En una entrevista anterior con Janet Mock, el actor hizo el siguiente comentario: "Yo no sé cómo todas ustedes le hacen para hacer eso todo el tiempo [...] tienes un vestido que está a la mitad del camino entre tus rodillas y tus caderas. Y te sientas justo enfrente de mí, y cruzas tus piernas" (2015, Entrevista ET, Janet Mock).


Estas frases definitivamente entran a la categoría de “comportamiento cuestionable”. Lo más preocupante es lo confiado que pueda estar alguien para hacer estos comentarios delante de todo un equipo de producción con cámaras rodando, y no preguntarse si está mal lo que hace.





3. El acoso viene en diferentes presentaciones.


Uno de los grandes problemas que se tiene actualmente para detectar una situación de acoso es que regularmente cuando pensamos en ello, imaginamos que la persona que lo hace tendrá toda la pinta de “malo”, casi lo podemos visualizar con un parche en el ojo y dientes de metal. Lo que debemos aprender con este caso es que el acoso puede venir de cualquiera, no importa lo bien parecido, inteligente, o lo pobre o rico que sea. A veces el lobo usa un traje de oveja.





4. Las buenas o malas acciones no se compensan por puntos


El que una persona haya hecho muchas cosas bien en su vida no “compensa” o “elimina” las malas que haya realizado. Hay que separar cada situación; por ejemplo, en este caso el que haya creado una productora para que los afroamericanos tengan más presencia en el cine, no le da derecho a acosar a sus propias empleadas.


Si bien, Morgan Freeman no deja de ser alguien admirable por sus talentos e innumerables acciones humanitarias, este escándalo no sólo debe hacerlo reflexionar a él sobre sus acciones, lo importante es marcar el precedente para que ningún otro “ídolo”, por más poderoso o bien visto que sea, se sienta lo suficientemente cómodo para hacer lo que quiera sin consecuencia alguna.


**


Si quieres saber más sobre violencia de género, conoce las 5 frases que crees que son románticas pero demuestran que hay violencia en tu relación y descubre las 7 formas en las que tu pareja te manipula.



TAGS: Feminismo Social acoso sexual
REFERENCIAS: Investigación CNN Videos ET

Diana Alejandra


Colaborador

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Lecciones de psicología que puedes aprender de Maniac, de Netflix Los mejores animes que están en Netflix y debes ver ahora mismo Outfits que todas las mujeres pueden usar sin importar su edad Los mejores animes que están en Netflix y debes ver ahora mismo Qué pasó con las comunidades que lo perdieron todo en el 19S Ejecuciones, sangre y dolor: 15 crudas fotografías de la guerra contra el narcotráfico en Filipinas de Eloisa Lopez

  TE RECOMENDAMOS