NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Por qué el pesimismo hace que tu vida sea miserable, según la psicología

11 de diciembre de 2017

Victoria Navicelli




Hemos crecido en una sociedad en la que por años se instaló, exitosamente, una única forma de pensar —y por lo tanto de vivir—: el pensamiento arraigado al pesimismo, a que todo está mal y, peor aún, a que todo va a seguir mal. Lo bueno del cambio de era es que asistimos a un gran alboroto emocional. Muchos científicos ya lo demuestran: pensar positivo modifica realidades internas y externas. Las estadísticas sobre salud nos aseguran que los pacientes han mejorado su estado físico gracias a haber hecho un profundo cambio emocional: trabajar sobre el humor, sus hábitos de consumo y pensamientos.


Tan simple como cambiar el "chip de información", ese que nos ha dominado por años llevándonos a lugares donde no hemos querido estar. Este cambio consiste en alimentar pensamientos positivos: aquellos que nos hacen sentir emociones saludables. "Se trata de reeducar nuestra mente. Ésta es tan poderosa que debemos entrenarla para combatir los pensamientos negativos que, por años, han reinado y nos han hecho gastar tanta energía", analiza la psicóloga Ana Clara Salvatierra. El desafío es dejar de prestarle atención a lo malo, a todo aquello que aún no pasa, pero que construimos negativamente en nuestra mente.


Técnicas muy simples son las que colaboran en este proceso. La más sencilla: "ponerle atención a las cosas buenas y lindas del día a día. Esas pequeñas —o grandes— situaciones que aportan y que a veces pasan desapercibidas —un abrazo, una sonrisa, una ayuda recibida, una palabra de aliento, etc.—". En la sociedad actual, tenemos la gran tarea de "entrenar nuestra mente para crear nuevos hábitos de pensamiento y colaborar en que los más pequeños crezcan con este nuevo chip. No desvirtuarlos", agrega la profesional.



Para crear pensamientos positivos, primero debemos ser conscientes de lo que ocurre a nuestro alrededor. Hay cosas de las que no podemos escapar, pero sí podemos reeducar la forma con la que afrontamos las situaciones de la vida, "lo que hacemos con lo que nos pasa, eso determina todo. Entonces es hora de tomarse las cosas de otra manera, si es que queremos cuidar de nuestra salud física y emocional", comparte la psicóloga Adriana Lobos. Es claro que al haber vivido en una sociedad contaminada con altas dosis de pesimismo, la nueva rutina será todo un desafío. Muchas veces sentiremos que no funciona, que es una pérdida de tiempo, que no resulta e incluso que no somos buenos para eso; pero "la tecla" está ahí: no desistir, sino persistir. El resultado será lo mejor para nuestra evolución y para acompañar la evolución de los demás, en especial si hablamos de niños.  


"Atender a lo que ahora cruza por nuestra mente, detenernos en ese pensamiento y valorarlo: ¿es algo bueno o malo?, ¿me ayuda a avanzar en mi proceso evolutivo o me tira?, ¿me hace sentir fuerte y capaz o me lastima y avergüenza? El pensamiento también es energía y hacia donde llevemos nuestra atención eso se manifestará", añade la profesional. Podemos creer o no, pero, ¿has intentado ponerlo en práctica? Es en esto cuando la magia se produce, en la propia experiencia.


Vamos a practicar. Imagina que vas en tu vehículo y, de pronto, deja de funcionar, se detiene de a poco hasta quedar por completo varado en el medio de la ruta. ¿Hacia dónde llevas tu atención? Quizás hacia la molestia de quedar ahí, la demora que tendrás, la cantidad de cosas que te quedarán sin hacer, en el enojo que ocasionará tu tardanza, el gasto que tendrás en caso de que el auto se haya descompuesto, etc. ¿Se te ocurrió pensar en cómo solucionar el problema? o ¿qué hacer mientras esperas a que la grúa llegue? Ahí está el cambio, en vez de enfocarnos en lo negativo de la situación, "es importante hacer todo el esfuerzo posible para encontrar un halo de luz que nos permita ver más allá y así capitalizar positivamente cada experiencia", dice Lobos. 



En esta nueva sociedad, "nueva" en el sentido de los pensamientos alternativos que están en auge, el foco se encuentra "en estar siempre presente en el presente. No dejar que la mente deambule en el pasado o futuro, sino amarrarla en lo que necesitamos, en aquello que estamos haciendo. Y en eso es crucial el optimismo", continúa. Y el optimismo tiene muchos condimentos: uno de ellos es dar las gracias. Ser agradecido significa valorar de manera positiva lo que nos ocurre en la vida, lo que reforzará lo bueno de cada situación. Otro aspecto que también mejora todo: reír más. "Nuestra mente no distingue la ficción de las situaciones de la realidad, por lo que sonreír hace que el cerebro genere neurotransmisores que nos hacen sentir bien", dice Salvatierra. Algunos profesionales recomiendan mostrar siempre una sonrisa, por más difícil que sea la situación, o por más desagradable sea la persona que tengamos en frente: ¡sonríe! La risa provee de emociones y pensamientos con tendencia positiva. 


Una mentalidad con esta carga energética, indudablemente produce actitudes y resultados positivos, colabora a sobrellevar las situaciones de la vida y a lograr los objetivos propuestos. "La idea de este cambio de mentalidad es poder estar atentos a lo que pasa en nuestra mente, saber cómo y cuándo detenerla para limpiar pensamientos negativos y transformarlos en algo positivo", comenta Lobos. Esta práctica es un gran puntapié para liberarnos del ruido mental y encontrar lo bueno de cada situación, o, al menos, descubrir la solución a los problemas que nos aquejan.


Albert Eisntein manifestó que "no podemos resolver nuestros problemas con el mismo pensamiento que usamos cuando lo creamos"; entonces debemos trabajar en lo que pensamos y modificarlo. Es por eso que las profesionales comparten una técnica que permite trabajar ese cambio de paradigma en el seno familiar. "Es importante enseñar a los más pequeños a vivir de forma más positiva y así formarlos para un mundo difícil, pero con una mirada optimista capaz de superar adversidades", afirma Salvatierra.


Se trata de un juego creado por una filósofa de nombre Elsa Punset; un simple frasco transparente en el que se depositan sólo los pensamientos y acciones positivas de cada día. Sostienen que esta técnica es ideal para hacerla en familia, ya que "colabora en el arduo trabajo de alimentar pensamientos positivos en cada miembro y alejar todo aquello que trae confusión, negatividad y conflicto", agrega. Este sencillo juego consiste en que todos los días cada miembro de la familia tiene que escribir en un papel lo mejor que le pasó y luego colocarlo en el frasco: "una sonrisa, una ayuda, una buena nota, el encuentro con un ser querido, una linda noticia… cualquier situación que haya generado alegría. Escribirlo hace que se grabe en nuestro cerebro sin que nos demos cuenta, la idea positiva, lo bueno y agradable se profundizará", aporta Lobos. Luego de un tiempo —el que la familia considere razonable— se abre el frasco y se lee cada recuerdo positivo.



Mientras más positivos sean esos recuerdos, más contribuiremos a que los menores de la familia —y los grandes— aprendan a reconocer y valorar las cosas buenas de la vida, los pequeños detalles y, sobre todo, a recordarlos, ya que "muchas veces recordamos más lo negativo, lo feo, porque es hacia donde llevamos nuestra atención. Pero si logramos cambiar el enfoque al escribirlo y después al leer lo positivo, poco a poco se grabará en nuestra mente", afirma.


¿Qué esperas para ponerlo en práctica? El juego del "frasco de la felicidad" enseña a llevar la atención a lo que en realidad importa, permite diferenciar los pequeños problemas de aquello que merece más atención, contribuye a ser más agradecidos, mejora vínculos, refuerza lazos y forma a niños más seguros, con mentes más amplias y con la capacidad de afrontar la vida desde una mirada positiva.



**


Si queremos cambiar nuestra vida a veces no es necesario hacerlo de manera drástica, sin comenzar con pequeños detalles, por eso, estas son las metas que sí puedes cumplir en menos de seis meses.

TAGS: Personalidad Consejos
REFERENCIAS:

Victoria Navicelli


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Cómo sería tu horóscopo según 'Orange is the New Black' 16 ilustraciones de Emanuela Bartolotti sobre lo que una mujer imagina cada vez que se masturba Obras de Juan José Martín para imaginar un mundo sin fronteras Bandas de ska japonesas que son mejores que cualquiera de Latinoamérica La fe vs. la razón: la delgada línea entre el conocimiento y las creencias Ruso blanco: un vodka con toque oriental

  TE RECOMENDAMOS