INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

20 trucos que todo besador experto hace al besar

9 de julio de 2018

Beatriz Esquivel

¿Sabías que tus labios tienen más de un millón de terminaciones nerviosas? Es por eso que te gusta tanto hacerlo. Así que te decimos algunos trucos para besar como un experto.



Los trucos para besar como un experto varían de persona a persona, y es que en algo tan íntimo y personal como un beso es difícil generalizar o encontrar ese algo universal. Sin embargo, hay ciertas guías o tips básicos a considerar ya seas un principiante o no en las artes amatorias, mismos que te resumimos aquí.


El 90 % de las culturas del mundo acostumbran intercambiar besos como una señal afectiva entre los individuos, hasta algunos animales lo realizan para hacer las paces después de una pelea. También existen numerosos estudios que pretenden descubrir cómo y por qué comenzamos a besarnos para mostrar afecto; existen teorías que aseguran el beso es una forma de probar a nuestra pareja antes de decidir si procrearemos con ellos. Independientemente de que quieras procrear —o no— con ese chico o chica que conociste en una fiesta, sigue estos trucos para impresionarlos y disfrutar tus besos:



-

No lo pienses tanto


Besar no es nada del otro mundo, déjate llevar en el beso y en esa atracción que sientes hacia tu pareja. 




-

Prevenirte


Muchas veces los besos son espontáneos, pero no es razón suficiente para ir por la vida con los labios partidos, mal aliento o con la nariz sucia. Unos labios suaves te asegurarán un paso más para lograr un buen beso, así como el buen aliento, y una nariz limpia te prevendrán de que tu pareja quiera olvidar ese instante para siempre.





Tu posición 


Esto ni siquiera debería ser un truco, es bastante obvio, pero la experiencia mejorará si te encuentras en una posición cómoda y natural. Si tu pareja es demasiado alta, aprovecha una banqueta o algo que pueda ayudarte a ganar altura. Tampoco intentes ser contorsionista de la noche a la mañana, eso sólo te distraerá del beso. Si quieres darle variedad, basta con que estén recostados.




Los ojos 


Abiertos o cerrados es cuestión de gusto. A algunos les gusta ver a quien están besando a la mitad del beso, otros creen que implica desconectarse y dejar de sentir. No importa cuál sea tu estilo, tan sólo procura no espantar a tu pareja viéndola directamente con los ojos abiertos como platillos cuando se acercan. 




-

Imita a tu pareja


Sabrás que le gusta y asegurarás que le guste lo que tú haces si empiezas a hacer lo mismo que ella. 




-

Reconocer el ritmo 


El truco anterior puede ser muy útil, a menos que estés con alguien que también gusta de imitar, así que no tengas miedo a imponer tu propio ritmo, verás que tu pareja responderá positivamente si le gusta: recuerda empezar despacio y ver cómo sube la temperatura con el beso; es importante decir que un beso no es nunca ese choque de lenguas que veías en las caricaturas.




-


Los labios entreabiertos


Que se sienta la intención de que te van a besar en serio y que no es un beso amigable que te daría un niño pequeño o un amigo en el cachete. 




Los 'kikos' tampoco están mal


El género se rompe en gustos y a algunas personas les gustan los besos más delicados que no involucran lenguas o saliva. Puedes probar con ambos y ver si le gusta a tu pareja y a ti. Recuerda no introducir la lengua hasta que el beso sea muy ardiente. 




En ese sentido la lengua no lo es todo


Puedes dejar tu lengua fuera de la jugada hasta que en verdad estén prendidos (como lo mencionamos en el punto anterior). También recuerda que tu lengua no debe parecer una serpiente o que la boca de quien estás besando no es un dulce que puedes chupar y recorrer sin cuidado. 




Morder su labio 


Solo ten cuidado de no hacerlo con demasiada fuerza... a menos que te lo pidan. Comienza a hacerlo con suavidad en el labio inferior y termina con un beso. Tu pareja seguro te lo agradecerá. 





También puedes empezar por la comisura de los labios 


En lugar de ir directamente al centro de los labios puedes besarle justo en la comisura y dejar que tu pareja sea quien voltee y profundice el beso. 




-


O trazar tu ruta del hombro al cuello y la boca


Esta posición funciona mejor si tu pareja te está dando la espalda. No ir directamente por sus labios te ayudará a encender los ánimos… y quién sabe, tal vez tu pareja tiene su punto débil en ese sitio justo entre el cuello y el hombro. 






El lóbulo de la oreja


Si ya estás trazando distintas rutas, no olvides detenerte en el lóbulo de su oreja o en la parte posterior de ésta. Las orejas son zonas erógenas del cuerpo, así que si dedicas un par de segundos a lamer su lóbulo, bastará. Eso sí, tampoco se trata de meterle la lengua entera, mídete, si no, estarás en riesgo de “apagar” a tu pareja. 




-


Juguetea 


Lo puedes hacer como foreplay, aumentando el deseo y la anticipación, o bien, lo puedes utilizar como una pequeña pausa en tu sesión de besos. Roza con tus labios, incluso tu lengua, los labios de tu pareja antes de ir de lleno por una serie de besos cortos. También puedes acariciar sus mejillas cuando sostienes su rostro al besarle. 




-


Dile no a los chupetones


Estos son una preferencia muy, pero muy personal. No quieras sorprender a tu pareja bajando por su mandíbula hasta llegar a su cuello y dejarle una marca. Hazlo sólo si te lo piden o te dan permiso, aunque a algunas personas eso les puede excitar, a otras podrían parecerles bastante desagradables.




-


Controla los tronidos


Ese sonido característico de los besos es difícil, sino es que imposible de evitar, sin embargo, tampoco se trata que armes una orquesta con la boca de tu pareja. No exageres y no creas que por hacer más ruido es mejor tu beso. 





Respira 


Suena simple, pero más de uno ha creído que la forma apropiada de respirar es… no hacerlo. Respira por tu nariz y también aprende a darte un respiro cuando tú o tu pareja lo necesiten. 




-


No dures horas


Besar no tiene porque implicar una sesión maratónica. No intentes batir ningún récord, ni nada similar. Los besos tienen sus tiempos y con un poco de práctica, ambos sabrán cuándo es momento de parar. 




-


Controla la intensidad


Si acaso no sabes cuándo es momento de parar y parece que tu pareja tampoco, resuelve tu dilema controlando la intensidad del beso. Ya te lo decíamos: el ritmo es clave e imagina que un beso es como una pendiente que debes subir para después bajar. Empieza de forma tranquila, después súbele la intensidad y gradualmente redúcela.




-


Ten confianza en ti mismo


Lo mejor que puedes hacer es confiar en tu propia técnica y en tus gustos. A la hora de besar se nota cuando alguien es inseguro y eso le resta sensualidad. 



-

Probablemente de todo lo que te hemos dicho, esto último es lo más importante. Será cuestión de química, tal vez un sexto sentido o la intuición, pero no hay nada peor que un buen besador que no está seguro de lo que hace y por eso mismo se tropieza. Así que no le temas al fracaso. Besar es rico, además, aprender a hacerlo bien y como todo un experto es muy fácil. Así que no esperes más para poner en práctica cualquiera de estos trucos y añadirlos a tu repertorio. Confía en ti.


TAGS: Besos Consejos Consejos para amar
REFERENCIAS: BBC Mundo, ¿Por qué tenemos labios?

Beatriz Esquivel


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

El día en que David Bowie renunció a la música para ser quien quería ser La misteriosa pirámide que apareció con el terremoto del 19-S e inspiró al Templo Mayor Series canceladas por Netflix 7 trucos de WhatsApp que debes conocer para aprovecharlo al máximo Los demonios más peligrosos de la historia de acuerdo al creador de la Iglesia de Satán 7 cosas que debes saber antes de recortarte el flequillo tú sola

  TE RECOMENDAMOS