INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

El monstruo de Ecatepec: el caso que demuestra el odio a las mujeres en México

10 de octubre de 2018

Alejandro I. López

Juan y Patricia “N” se dedicaron a buscar mujeres para asesinarlas durante los últimos seis años. Después de matar a sus víctimas y abusar sexualmente de ellas, tiraban los restos en terrenos baldíos o bien, vendían sus huesos.


Su actividad pasó desapercibida para vecinos y autoridades –incluso para sus propios hijos, cuatro menores de edad que eran encerrados en una habitación cada vez que una potencial víctima visitaba el domicilio de la pareja– hasta la tarde del 4 de octubre, en que la pista de tres casos de mujeres desaparecidas en la colonia llevó a los agentes encargados a dar con los culpables.



El modus operandi del feminicida y su cómplice partía de una oferta: la pareja sentimental de Juan “N” era la encargada de establecer el primer contacto con las víctimas, mujeres de entre 13 y 30 años con quienes se presentaba como vendedora de ropa y bisutería a precios bajos.


Después de ganar su confianza, Patricia “N” las invitaba a su casa ubicada en la colonia Jardines de Morelos, en el municipio de Ecatepec, una ciudad perdida al oriente de la capital, que hace de dormitorio para millones de personas que realizan sus actividades productivas en la Ciudad de México y cuyas tasas de violencia e inseguridad figuran entre las más altas del país.



Los cateos en dos domicilios vinculados a la pareja arrojaron evidencia de restos humanos almacenados en cubetas, cajas de cartón, refrigeradores y bolsas de plástico, pero el horror no terminaba en su hogar. Los cuerpos eran desmembrados y transportados a un vertedero justo como fueron detenidos; empujando una carriola con colchas, que hacía de cargamento de órganos y pedacería humana.


Ecatepec feminicida



No es ninguna coincidencia que la detención de Juan Carlos “N”, el feminicida que hoy ocupa la atención mediática haya acontecido aquí: Ecatepec es el lugar más letal para ser mujer en todo México. También es el municipio con más personas en situación de pobreza del país; más del 40 % de los 1.6 millones de habitantes, según cifras oficiales.


En suma, se trata de una tierra sin ley donde los feminicidios, el abuso sexual, la trata y la violencia de género contra las mujeres se reproduce día a día sin demasiada atención de las autoridades estatales.


Según la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, Juan “N” ha confesado ser el artífice de al menos diez feminicidios en el municipio, que podrían duplicarse en caso de demostrar su culpabilidad en diez más.



El asesino serial como apología a la violencia de género



La versión del caso más atractiva para medios y público en general es aquella que califica a Juan “N” como un asesino serial, un rol que la prensa y la cultura popular se han encargado de mitificar, creando una mezcla de misterio y genialidad que puede confundir fácilmente al público más incauto. Ante tal, cabe dejar claro que un feminicidio es el acto de asesinar mujeres por el hecho de ser mujeres.


A pesar del revuelo y la atención que ha recibido en medios, el caso del "monstruo de Ecatepec" debe ser abordado en su justa dimensión. La condición mental de los feminicidas –que no asesinos seriales– puede funcionar para tejer un discurso a manera de apología de la violencia de género que se vive en todo el país y cuyo punto más alto es actualmente Ecatepec, como lo fue Ciudad Juárez en el pasado reciente.


El problema real no pasa por el binomio entre salud y enfermedad mental, sino por el odio y desprecio sistemático hacia las mujeres como una actitud generalizada que se reproduce en México.



Con todo y sus particularidades mediáticas, el caso de Juan y Patricia “N” es tan sólo un espejo de la situación actual de las mujeres en México, una muestra de los 3 mil 324 homicidios de mujeres en 2017 según cifras oficiales, de los cuales sólo 701 son definidos como feminicidios.


Tan solo en el primer semestre de 2018, se registraron 402 feminicidios en el país, 39 de ellos en el Estado de México según cifras oficiales, un cálculo bastante conservador según activistas y asociaciones civiles, pues la medición de los casos es heterogénea y varía según lo que cada legislación estatal contempla como “razones de género” y la tipificación del delito de feminicidio.



Una lectura errada del caso puede caer en simplificaciones aberrantes, como asegurar que la violencia de género contra las mujeres es una cuestión extraordinaria, reproducida únicamente por individuos peligrosos con trastornos psicológicos, cuando en realidad se trata de una epidemia que parte de una construcción cultural basada en el desprecio y la objetivación de la mujer que a su vez configura el machismo y tiene en el feminicidio su consecuencia más letal.


Ante las distintas voces escépticas con el caso del "monstruo de Ecatepec", cabe resaltar que no sería la primera vez que se monta un escenario mediático para reducir al mínimo la comprensión e influenciar en la opinión pública sobre un problema en México, con el objetivo de caer en las simplificaciones antes mencionadas.


TAGS: Mujeres Problemas Feminicidio
REFERENCIAS: INEGI: Defunciones por homicidios Brechas en la medición de feminicidios en México, Animal Político Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres

Alejandro I. López


Editor de Cultura

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Surfing: la forma más efectiva de alargar los orgasmos Películas y otras series de Daniel Giménez Cacho, de Club de Cuervos Culebrilla, la enfermedad que se activa al estar sometidos a mucho estrés Fotografías de Carrie Fisher antes y después de la princesa Leia Cuántos pasos necesitas hacer en un día para perder peso, según la ciencia Insultos entre famosos que puedes usar todos los días

  TE RECOMENDAMOS