INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

El pervertido espía nazi que participaba en orgías y dictaba conferencias sobre satanismo

15 de diciembre de 2017

Rodrigo Ayala Cárdenas

Hanns Heinz Ewers fue un controvertido personaje de la Alemania nazi que llevó una vida de amplio libertinaje



No se le puede reclamar por no haber disfrutado la vida y transgredir las reglas. Desde niño fue un provocador que sintió una inquietud temprana por la travesura. Firmaba su correspondencia juvenil con pseudónimos tan siniestros como "Su querida ovejita carnívora".


A Hanns Heinz Ewers, nacido en el seno de una familia de clase media alta en Düsseldorf en el año 1871, no le faltó nada en la vida, quizá tiempo para hacer más actividades provocadoras que incrementaran su leyenda como rebelde, pervertido y hombre con tendencias oscuras. En su adolescencia fue expulsado de diversos colegios varias veces por sostener enfrentamientos directos con maestros y alumnos.


Hanns Heinz Ewers en su infancia


Le encantaba leer todo tipo de libros, en especial de filosofía y literatura. Desde joven se dio a la tarea de comenzar a escribir textos de índole oscura, tétrica y malsana que años después le ganarían la admiración de gente como H.P. Lovecraft y Dashiell Hammett, el primero uno de los máximos autores de lo sobrenatural y el segundo uno de los titanes de la literatura policiaca. 

El temprano alcoholismo de Hanns Heinz Ewers fue una marca que tuvo soportar prácticamente toda su vida pero que supo llevar con gusto, pues lejos de causarle un problema le hacía gozar de la vida y era punto de encuentro con su otra adicción: las mujeres. En 1891 sus padres le convencieron de que no podía ir por la vida sin hacer nada de provecho y se matriculó en la carrera de derecho en la Universidad de Berlín.



En la capital alemana se dio su total desenfreno con la bebida y el sexo cuando visitaba con frecuencia los burdeles de mala muerte de la zona roja berlinesa. Ahí convivió con varios de los personajes más célebres de la vida bohemia y nocturna de una ciudad hecha a su medida que le permitió formar parte de intensas orgías.

Hanns era un joven literato que terminó sus estudios en 1901 más por obligación que por placer, ayudado también por una inteligencia que superaba a la de sus colegas. Para esas alturas ya había publicado de manera independiente un volumen satírico de versos donde seguía mostrando su tendencia a lo tétrico y ácido.


-

Contacto con los espíritus y el demonio



Las sesiones de espiritismo se habían puesto de moda en gran parte de Europa con la alta sociedad como su principal instigadora. Era recurrente que se hicieran reuniones en mansiones donde las damas y hombres de sociedad contrataran médiums que les ayudaran a entablar contacto con el Más Allá. Hans, curioso por naturaleza y oscuro por convicción, se dejó seducir por estas prácticas y entró a formar parte de la Sociedad Psicológica con la intención de estudiar la presencia de lo sobrenatural en la vida.

En esta época conoció a la ilustradora Caroline Wunderwald de la que se enamoró con fuerza y contrajeron matrimonio. A pesar de ello, Hanns Heinz Ewers seguía cometiendo todo tipo de excesos extramatrimoniales (hay algunos biógrafos que sostienen que Ewers era en realidad homosexual). No sería lo único: cuando se descubrió que fingía tener habilidades de médium y que le tomaba el pelo a colegas y clientes fue expulsado de la Sociedad Psicológica.



Como si no fuera suficiente, Hanns Heinz Ewers se vio atraído por el satanismo como pensamiento y filosofía de vida. Ello lo condujo a hacer una gira por Alemania por varias de las ciudades más importantes para dictar una serie de conferencias llamada “Religión de Satanás”, en las que entró en contacto con ocultistas, escritores, coleccionistas de lo extraño y mujeres, muchas mujeres con las que estaba dispuesto a pactar de manera carnal.


-

Autor del Mal



Ello no le impidió encontrar otras actividades que hacer y se dedicó a su carrera como escritor. Llevó a cabo semblanzas biográficas de sus autores favoritos, la mayoría de ellos de carácter contradictorio como él (Poe, Hoffmann, Baudelaire), libretos de ópera, cuentos infantiles, un diario de sus viajes por países como Portugal, Brasil, Argentina, India… (Mit meinem Augen), guiones para películas (Mandrágora y El estudiante de Praga), además de algunos artículos de divulgación científica y relatos fantásticos de carácter oscuro (“Grotesken”, “Nachtmahr”, “La araña”, “El aprendiz de brujo o los cazadores de demonios” y “De cómo once chinos celebraron su noche de bodas comiéndose a la novia”). Al tiempo que ejecutaba su prolífica carrera como escritor, su consumo de alcohol era de inmoderado a enfermizo. También su adicción al tabaco era fatal: cerca de 60 cigarrillos al día.


-

¿Actividades de espionaje para los alemanes?


Hanns Heinz Ewers


En una personalidad tan contradictoria y controvertida como la de Hanns Heinz Ewers se dieron diversas historias en torno a su persona que navegan entre el mito y la realidad. En 1918 viajó a México, lugar en el que se enteró del estallido de la Primera Guerra Mundial. Cuando viajó a Nueva York fue seguido de cerca por los Servicios Secretos de los Estados Unidos, temiendo que se tratara de un espía de los alemanes. Una vez llegado a Estados Unidos, se vio envuelto en una trama de falsificación de pasaportes que le causaría estragos para volver a su natal Alemania tres años después, cuando el nazismo estaba despuntando en la nación.


Antes de ello fue acusado también de hacer propaganda activa para Alemania y fue encerrado en Fort Oglethorpe, Georgia. Por falta de pruebas en su contra fue liberado y regresó a Alemania en 1921 y se casó por segunda vez con Josephine Bullimer. Su carrera como escritor estaba en pleno vuelo, era uno de los escritores más leídos (y temidos) de toda Alemania, especialmente en los círculos de la literatura underground.



Es aquí cuando viene una de las etapas más controvertidas de su vida. Algunos de sus biógrafos afirman que tuvo una especie de acercamiento ideológico con el partido nazi. Todo empezó cuando el propio Hitler leyó una antología de historias de Ewers con el que quedó impresionado no sólo por el estilo del escritor, sino porque vio en ellas una especie de ideología. «Sus relatos impregnados de sangre y oscuridad ejercían una atracción intensa sobre el espíritu atormentado del führer», diría uno de sus allegados más cercanos.


Hitler ordenó tener una audiencia privada con el escritor el 2 de noviembre de 1931. La razón fue para encargarle una biografía novelada de Horst Wessel, un joven estudiante de derecho muerto en un tiroteo en 1925 por un grupo de comunistas, que serviría para exhibirlo como mártir e ideal de la juventud aria y exaltar los valores nazis entre los lectores. El libro apareció en 1933, y a pesar de que en él Hanns Heinz Ewers alaba la figura de varios de los líderes nazis, algunos biógrafos creen que jamás fue un tipo que comulgara con sus ideales. Incluso nunca dejó de tener amistades judías ni profesó actitudes antisemitas.



Un año después su libro fue llevado al cine, no obstante, el estreno se dio justo en el marco en que hubo una purga en el partido nazi y varios de los líderes a los que Ewers alababa en su obra fueron los que corrieron con peor suerte. Adolf Hitler tachó la película de intolerable y la carrera de Ewers comenzó a ir en picada cuando sus libros fueron prohibidos en su país y varias de sus propiedades le fueron confiscadas. Igualmente le fue prohibida la salida de su nación.

El autor no tuvo más remedio que sobrevivir modestamente en medio de la Segunda Guerra Mundial, odiado por los nazis y por varios colegas que le dieron la espalda por su supuesta afiliación nacionalsocialista, y con una tuberculosis que lo llevó a la muerte el 12 de junio de 1943. En su lápida aún se puede leer: «Quiero entrar en mí. Me espera mi madre». H.H. Ewers (1871-1943). La frase pertenece a un fragmento de su relato “La araña”. 

 

-

La historia del controversial Hanns Heinz Ewers te hará ir tras las pistas de otros secretos tan aterradores como los del autor alemán:


Los nazis que adoraban el ocultismo y la magia negra

Ahnenerbe, la organización paranormal nazi que intentó crear zombies


TAGS: Grandes escritores Historia mundial Nazismo
REFERENCIAS: Third Reich Occult History Signor Formica

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

15 libros que retratan la cruda realidad del narcotráfico Actores que tuvieron que ir a terapia despues de acabar la filmación de tus películas favoritas Por qué creían que la sangre de la menstruación era venenosa en la Edad Media La razón por la que Friendly Fires escapó unas horas del Corona Capital 2008 Cómo descubrí que mi abuelo fue un nazi How To Choose The Right Partner, According To Psychology

  TE RECOMENDAMOS