INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

La red de pederastas que viajan a Tijuana para abusar sexualmente de niñas de 11 años

3 de septiembre de 2018

Alejandro I. López

Al margen de los atractivos turísticos y la hospitalidad de Tijuana, el turismo sexual entre San Diego y esta ciudad fronteriza es cada vez más común.


Ambas ciudades confluyen en una megalópolis formada por más de 5 millones de mexicanos y estadounidenses, pero separada por una frontera que define la seguridad, el nivel de ingresos, la calidad de vida y hasta el sitio que cada nación ocupa en el fructífero negocio de explotación sexual de uno y otro lado del borde.


A unos metros de la línea que divide a México de Estados Unidos se encuentra la Zona Norte, el barrio rojo de la ciudad, donde el sexo circula casi libremente, en especial en la calle Coahuila, epicentro del turismo sexual en Tijuana. En Coahuila, la mayoría de los clientes son turistas, específicamente norteamericanos, que cruzan la frontera sur con la intención de tener experiencias sexuales a bajo costo, muchas de ellas ilegales.


«En este lugar puedes llevar a chicas jóvenes, de 9, 10 u 11 años»



La Oficina Federal de Investigación de los Estados Unidos (FBI por sus siglas en inglés) siguió la pista de un par de casos de ciudadanos estadounidenses que solían visitar Tijuana con fines sexuales ilícitos, después de que recibiera una denuncia ciudadana en diciembre de 2014. El organismo encontró la identidad del proxeneta e interceptó los medios de comunicación donde establecía contacto con estos clientes, como Facebook y correo electrónico.


A través de mensajes de correo electrónico, las autoridades identificaron a dos clientes asiduos del tráfico infantil para explotación sexual: William Dixon Adelman de 51 años y Kennet Bigler de 52, ambos de Los Ángeles, California.


A partir de la investigación, se reveló el modus operandi de explotadores sexuales en la frontera norte: un intermediario se encarga de contactar a pederastas con proxenetas través de redes sociales para cumplir los caprichos de sus clientes. Los intermediarios envían fotografías de menores de edad en posiciones sugerentes a modo de catálogos digitales para un primer acercamiento.



Acompañadas de mensajes que simulan estar escritos por las víctimas, se trata de la oferta inicial para los pedófilos. En las comunicaciones entre Bigler y el proxeneta de este lado de la frontera, el estadounidense recibió un correo electrónico que contenía distintas fotografías de menores de edad con leyendas como pie de foto. «Soi una sexi Hermosa», era el mensaje que acompañaba  la foto de una niña de menos de doce años con un top naranja según cuenta The San Diego Union-Tribune, además de otro par de fotografías adjuntas de menores con uniforme escolar.


La investigación narra los pormenores de la correspondencia virtual entre ambas personas: desde requerimientos de edad de la próxima víctima de los pederastas, puntos de encuentro como hoteles que consienten la pederastía y hasta nuevos “hallazgos” (definidos por el intermediario como “una niña recientemente raptada de 8 años y un niño de 10”).


El reportaje de The San Diego Union-Tribune da cuenta de la trata de personas, un problema que todos conocen pero que se mantiene presente en el barrio rojo de Tijuana. Según cifras de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), México ocupa el quinto lugar internacional en trata de personas.



Al respecto, Mariana Alegret, Oficial de Cooperación Internacional de la ONUDC menciona: «México es un país de origen, destino y tránsito de víctimas de trata. Hay ciudadanos mexicanos que son explotados en el exterior, principalmente en redes que van a los EEUU, pero sobre todo población mexicana que es explotada dentro de México por tratantes de nuestro país».


Muchas de las personas que son explotadas en Tijuana son mexicanas, pues «la trata funciona desvinculando a la víctima de su ciudad de origen. Es común que víctimas del sureste de México sean explotadas en el centro del país y luego trasladadas hacia el norte o el bajío. Nuestra cercanía con los Estados Unidos también influye en el consumo de víctimas y sus servicios, tanto mexicanas como centroamericanas», afirmó Alegret.


*

Ahora lee:


4 cosas que debes saber sobre la trata de personas


Cómo viven las mujeres en Tenancingo, la capital de la trata y explotación sexual en México



TAGS: Estados unidos México Frontera México y Estados Unidos
REFERENCIAS: The San Diego Union-Tribune

Alejandro I. López


Editor de Cultura

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

10 obras de arte inspiradas en los terremotos de México Acoso, desamor y fama: 36 fotografías del antes y después de Jennifer Lopez Diseños de uñas que no deberían existir Las hipótesis sobre la muerte de Caravaggio que no conocías What Did We Do After The Earth Screamed? This Is How We Lived 2017 Mexico's Earthquake in Cultura Colectiva ¿Amas los tulipanes? Todo lo que necesitas saber sobre ellos

  TE RECOMENDAMOS