INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

La razón por la que se celebra el Día del Trabajo

20 de abril de 2018

Rodrigo Ayala Cárdenas

Una huelga sin precedentes en Chicago provocó que la reducción de horas de trabajo fuera una realidad.



Albert Pearsons lo tenía claro: las 12 o 16 horas diarias a las que él y sus compañeros eran sometidos de forma diaria en la fábrica en que trabajaban eran inhumanas. Algunos habían llegado al grado de enfermar, otros se quejaban de que no veían a su familia y algunos más decían que lo percibido en dinero no justificaba tanto tiempo de creciente esfuerzo. La situación en Chicago, la ciudad natal de Pearsons no era peor que en el resto del país.


Prácticamente el problema era el mismo en todos los Estados Unidos: los obreros estaban sometidos a la tiranía de los patrones. Apenas tenían tiempo para comer y descansar, ya que el resto del día lo destinaban a estar confinados en las fábricas de las distintas industrias que sostenían al país: ferrocarriles, acero, ganado y madera. Albert Pearsons sabía que el trabajador debía de gozar de tiempo para descansar, distraerse y dedicar tiempo a su familia.




El 1 de mayo de 1886 este valiente trabajador convocó a 80 mil obreros en Chicago para hacer una protesta pública exigiendo lo impensable: 8 horas diarias de trabajo y dos días de descanso. Las ideas de Pearsons ya se habían hecho de un eco en otras ciudades importantes donde los trabajadores sabían que debían unir fuerzas si querían conseguir un cambio. Así es como otras 5 mil huelgas estallaron en todo el país el mismo día, resultado de aquella primera.



Los empresarios estaban seriamente preocupados ante un movimiento que tacharon de “intolerable”, “poco patriótico” y, sobre todo, “anarquista”. Eran cerca de 400 mil obreros en paro a nivel nacional y las industrias estaba siendo afectadas en su producción. Los trabajadores se hallaban a las puertas de sus respectivas fábricas intentado negociar nuevos acuerdos en los que se reconociera su derecho a una jornada laboral digna. Ciudades como Filadelfia, Milwaukee, Nueva York, Detroit y Baltimore veían como en las calles las movilizaciones y la tensión entre manifestantes y policías crecía de manera peligrosa.



Los dueños de la fábrica McCormick de Chicago —donde Albert Pearsons había conseguido una movilización sin precedentes— estaban asustados e indignados. Estos sentimientos los llevaron a aliarse con la policía de la ciudad y tomar una decisión aberrante: la mejor manera de frenar a los manifestantes y devolver la paz a la fábrica era dando una severa lección. Ese mismo día la policía abrió fuego contra los obreros, quienes a partir de esa fecha serían conocidos como los Mártires de Chicago.



Dolidos e indignados ante esta medida, cuatro días después los trabajadores respondieron con idéntica ferocidad arrojando una bomba contra la policía, resultando muerto el agente Mathias J. Degan y algunos más. Los libros de historia conocen a este suceso como el ‘Atentado de Haymarket’. Si la tensión ya era fuerte con esto todo empeoró. La policía detuvo a 31 sospechosos del atentado y el 21 de junio de 1886 comenzó el juicio en su contra. Dos de ellos fueron condenados a cadena perpetua, otro a 15 años de trabajos forzados y cinco a morir en la horca. Se sospecha que el juicio fue manejado de manera sucia, con la justicia comprada por los dueños de la fábrica McCormick.


Antecedentes



Hay que destacar que mucho antes de las acciones rebeldes de Albert Pearsons, ya desde 1874 se venía sembrando una semilla revolucionaria entre los obreros de los Estados Unidos. Fueron los trabajadores de la industria ferroviaria quienes organizaron la primera huelga a gran escala en 17 estados de la Unión Americana, dando como resultado el nacimiento de la American Federation Labor (AFL), un organismo que buscaba pelear a favor de la mejora de las condiciones de trabajo para los obreros.


Este organismo —trabajando en conjunto con líderes sindicalistas como Pears— logró convocar a aquella huelga masiva de 1886 que terminaría con la muerte de los obreros de Chicago. Dos años antes, durante un congreso, la AFL había sentenciado que si las condiciones no mejoraban y no se lograba llegar a un acuerdo con los patrones, el 1 de mayo los obreros se alzarían contra ellos.





La movilización se manchó de sangre, pero al final se consiguió lo que los trabajadores deseaban: una jornada laboral de ocho horas, con otras tantas para descansar y el mismo número para ocupar su tiempo en lo que más quisieran. A nivel mundial se instauró el 1 de mayo como el Día del Trabajo en memoria de los obreros caídos. De manera irónica, en los Estados Unidos se celebra el 1 de septiembre, al igual que en Canadá.


**

¿Por qué se dan las matanzas y los hechos violentos en la historia de la humanidad? Porque los intereses de los más fuertes se ven de pronto cuestionados por las necesidades de los más débiles. Las luchas de los más valientes para reconocer los derechos laborales son un ejemplo de esto, lo cual ha dado pie a masacres donde han muerto cientos o miles de personas por pensar distinto al resto.


TAGS: Historia mundial Datos curiosos violencia
REFERENCIAS: La Vanguardia Atlas Obscura

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

5 Razones por las que NUNCA deberías intentar un aborto casero Las mejores películas del Festival de Cine de Sundance que puedes ver en Netflix From Watching Legends To Becoming A Legend Herself: Jennifer Lopez Receives The MTV Video Vanguard Award AXR: la artista detrás de los tres personajes que sacuden al arte contemporáneo Cold Brew: la deliciosa manera de disfrutar el café pensando en frío El vino que cambiará la forma en que acostumbras tomarlo

  TE RECOMENDAMOS