Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

HISTORIA

Criollo, mestizo, castizo y más: cuáles eran la diferencia entre castas

Por: Jesùs Cruz Lòpez20 de octubre de 2021

Con la conquista y la llegada de los españoles a América, era inevitable que formaran familias, creando consigo un sistema de castas donde cada una tenía sus propios derechos

Durante la conquista y la época colonial de América, uno de los efectos más importantes y de los que somos resultado fue la mezcla entre ‘razas’ que se dio al mezclarse españoles, indígenas y afroamericanos en América, derivando en un sistema de castas que más que ser una clasificación científica, fue un sistema racial para administrar la colonia.

¿Qué es exactamente lo que se buscaba administrar? Pues a través de este nuevo sistema se definían que derechos y posesiones tenía cada nueva ‘mezcla’ o ‘casta’ que aparecía en la colonia, y llegó a ser tan complejo que hubo hasta 16 clasificaciones. Sin embargo, a partir de cierto estrato, ya ninguna contaba con derechos.

Españoles o peninsulares

Empecemos con los que estaban en la cima del sistema: los españoles, quienes también se diferenciaban en dos grandes grupos denominados peninsulares y criollos.

Los peninsulares eran españoles, nacidos en España o en la península, que llegaban a América, y eran estos quienes tenían todos los derechos: tierras, educación, salud y la posibilidad de ser virreyes.

Criollos

Por otro lado, los criollos eran hijos de padres españoles pero nacidos en la colonia, quienes contaban con casi todos los mismos derechos que los peninsulares con excepción de la posibilidad de convertirse en virreyes. De hecho, muchos de nuestros héroes independentistas era criollos.

Mestizos

Los mestizos son la casta más conocida de ese entonces y quizás el grupo más numeroso durante la colonia, eran aquellos hijos que venían de la mezcla de un español con un indígena.

Aquí, sólo los mestizos que eran hijos de las élites criollas o peninsulares tenían derecho a la educación, pero ninguno tenía la oportunidad de convertirse en gobernante, mucho menos en virrey. Mientras tanto, los mestizos que no eran hijos de estas élites no tenían derecho a la educación, por lo que prácticamente estaban en el mismo ‘nivel’ que los indígenas, recibiendo las mismas facultades y derechos que ellos.

Castizos

Por último, llegamos a los castizos, donde a partir de esta mezcla ya ninguna otra ‘para abajo’ tenía el derecho a estudiar, salud, posesión de tierra, y claro, ninguna posibilidad de ser gobernante.

Decimos que es a partir de esta mezcla porque, con cada nueva ‘casta’ que aparecía, se desarrollaría un nuevo descendiente que sería un grupo totalmente distinto a los que ya existían, aunque ninguno de ellos ya tendría derecho alguno por lo que la clasificación de estos grupos no cumplía ningún objetivo práctico.

Así se nombraron muchísimas más castas: El hijo de un castizo con una española se le llamaba español, pero a pesar del nombre ellos no tenían derechos como los peninsulares.

Zambos, jarochos, mulatos, moriscos

También tuvieron relaciones los indios con los negros, cuyos hijos fueron conocidos como zambos o jarochos, y así sucesivamente hasta tener un mínimo de 16 castas, aunque muy probablemente había más, entre las que estaban los zambos prietos, los mulatos, los moriscos, etc.

Con la independencia, este sistema de castas también desapareció por completo, aunque las repercusiones que tuvo aún persisten hasta nuestros días. Aún existen sectores de la población descendientes de españoles que permanecieron durante mucho tiempo en la esfera alta de la sociedad mexicana, y aunque en el presente la diferencia no es tan obvia, sigue estando bastante marcada.

*Con imágenes de: Wikipedia


Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: