NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Derrame cerebral, envenenamiento y otras teorías acerca de la muerte de Stalin

January 31, 2018

Alejandro I. López

Después de no dar señal alguna, un guardia forzó la puerta y encontró al dictador tirado en el suelo, consciente pero imposibilitado para hablar o realizar movimiento alguno. ¿Quién mató a Stalin?



A pesar de que en los círculos de izquierda más doctrinarios y trasnochados Stalin se mantiene como un ejemplo a seguir, lo cierto es que sus decisiones políticas están manchadas de tiranía y represión, tanto como el vanagloriado Churchill o el propio Hitler.


La mancha con la que carga la noción moderna de socialismo en la opinión pública (además de la efectiva maquinaria propagandística del
American Way of Life
durante la Guerra Fría) se puede atribuir directamente al papel del dictador: la represión generalizada, los destierros, los campos de trabajo forzado,
la hambruna
que acabó con millones de ucranianos entre 1932 y 1934, y la gran purga son algunas de las acciones por las que el nombre de Stalin es asociado con palabras como “asesino”, “genocida” o “tirano” con justa razón.



La vida de Iósif Stalin terminó el 5 de marzo en una cama de hospital bajo extrañas circunstancias y en un contexto lleno de rivales políticos y un auténtico convencimiento propio de que sería asesinado, pero ¿cómo murió realmente el líder soviético?


La versión oficial dicta que Stalin se reunió durante la tarde del 28 de febrero de 1953 con sus hombres de confianza en su dacha (casa de campo) de Kuntsevo, Moscú. Septuagenario y acarreando distintos problemas de salud, el dictador enfrentaba un periodo de tensión marcado por el fantasma del “complot de los médicos”, una teoría creada por el propio Stalin que afirmaba, existía una conspiración de los médicos de origen judío para asesinar a los máximos dirigentes soviéticos.



Después de cenar a altas horas de la noche, los cinco hombres presentes abandonaron la residencia de Stalin durante la madrugada. Habían bebido alcohol y conscientes de ello, los guardias y empleados del líder evitaron acercarse a su habitación durante buena parte de la mañana y la tarde, hasta que la falta de movimiento les pareció intrigante.


Cerca de las diez de la noche y después de varios intentos fallidos de entablar una conversación con el dirigente, un guardia forzó la puerta y encontró al dictador tirado en el suelo, consciente pero imposibilitado para hablar o realizar movimiento alguno. Los altos mandos del Politburó del Partido Comunista de la Unión Soviética fueron alertados de la situación y a cargo quedó Lavrenti Beria, mano derecha de Stalin y líder del servicio secreto soviético.



De este punto parten dos versiones distintas: la primera afirma que, lejos de tomar la situación como una urgencia, Beria fue uno de los pocos hombres que pudo entrar al dormitorio donde yacía Stalin, víctima de un accidente cerebrovascular y tomó el hecho con aparente calma. El escándalo del supuesto complot había llevado al arresto del médico de Mirón Vovsi, médico de cabecera de Stalin, su cardiólogo y otros especialistas cercanos al dictador, por lo que la atención médica demoró al menos 24 horas.


La historia oficial recalca la imposibilidad de recuperar la salud del líder ante el derrame cerebral que en lo sucesivo habría de consumirlo lentamente, hasta que finalmente falleció el 5 de marzo. No obstante, algunas versiones apuntan con más o menos dureza a la inacción de Lavrenti Beria, presuntamente motivada por la intención de dejar morir al líder soviético.



Otra teoría apunta aún más lejos en la complicidad de Beria, afirmando que el jefe del servicio secreto se aseguró de su deceso dándole a beber un veneno mientras estaban juntos en la habitación. Esta versión, respaldada por el historiador Nikoái Dobriuja, se basa en el testimonio del otrora ministro del exterior, Viacheslav Molotov, quien habría citado textualmente a Beria, que habría revelado al Politburó la autoría de la muerte de Stalin con un “
yo los salvé a todos”.


¿Es posible hablar de un asesino de Stalin, murió por causas naturales o él mismo sentenció sus días cuando denunció el complot de los médicos? Conoce otros misterios asociados con la muerte de distintas personalidades en la historia luego de leer “
El verdadero asesino de Luis Donaldo Colosio
” o “
El libro que inspiró el asesinato de John Lennon
”.


TAGS: Historia mundial Siglo xx guerra fría
REFERENCIAS: The Death of Stalin Death of Stalin

Alejandro I. López


Editor de Historia y Ciencia

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Los gallos salvajes: la obra de teatro que desentraña el lado más oscuro del machismo El algoritmo que puede predecir si tu relación amorosa será un fracaso El icónico grito de México ya no es el mismo para el próximo mundial Guns N’ Roses presenta el videoclip inédito de "It's So Easy" 6 Infographics That Explain The Wonders Of The Animal Kingdom Estas son las palabras más tristes que te escribiré alguna vez

  TE RECOMENDAMOS