NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Yobai: la romántica práctica japonesa que hoy podría ser considerada acoso sexual

18 de noviembre de 2017

Alonso Martínez

¿Y si pudieras ir a la casa de cualquier persona para pedirle sexo? Aunque ahora todos se ofenderían, en Japón era una de las formas de encontrar el amor.



Es horrible tratar de encontrar el amor. No sólo es casi es imposible acercarte a alguien en la calle sin parecer un acosador, los juegos de las citas virtuales en Tinder son una apuesta que no suele resultar en relaciones fructíferas. Estamos lejos de los tiempos en que nuestros abuelos asistían a bailes y conocían a los demás jóvenes de las zonas en las que crecieron y de aquellas épocas en que las personas no buscaban constantemente una "mejor opción".


Tan diferente es nuestra perspectiva, que incluso algunas de las prácticas de la Antigüedad nos parecen insólitas. Por ejemplo, ¿qué pensarías si un completo desconocido entra a tu cuarto y te pide tener sexo? Probablemente pensarías que es un enfermo, un psicópata o un acosador que podría ponerte en peligro; sin embargo, en el antiguo Japón, las personas lo veían como algo normal; era el primer paso para comenzar una relación íntima, siempre y cuando todos estuviesen de acuerdo.



Llamada Yobai, que literalmente significa "arrastrarse por la noche", esa práctica se realizaba previo al siglo XIX, principalmente en las zonas rurales de Japón donde era más complicado encontrar una pareja. Al no existir métodos concisos ni reuniones para hallar pareja, las personas se limitaban a pedir pasar una noche con una persona, y si todo funcionaba bien, podían repetirlo hasta desarrollar una relación. Todo se realizaba en un ambiente de respeto y una genuina atracción.



Siguiendo la tradición, los hombres eran quienes, durante la noche, entraban de manera silenciosa en la casa de las jóvenes por las que se sentían atraídos y les decían lo que deseaban. Si ella accedía, podían tener sexo o sólo pasar la noche juntos. Aunque todo esto era discreto, las familias por lo general estaban conscientes de lo que sucedía, pero se mantenían en silencio al respecto. Esto se hacía principalmente con el propósito de encontrar una pareja para casarse, sin embargo, también le permitía a las mujeres tener distintas parejas sexuales antes de elegir a un pretendiente serio, lo cual es muy diferente a cómo funcionaban los acuerdos matrimoniales alrededor del mundo.



De acuerdo con la etnóloga Akamatsu Keisuke, en algunas zonas rurales el yobai sólo estaba permitido para los residentes, no para los visitantes, pero también existían zonas en las que cualquier persona podía ir a "probar suerte" y conocer a alguien. La historiadora también asegura que en otros lugares las mujeres solteras no tenían permitido recibir visitas, pero las mujeres casadas sí, para tener relaciones fuera del matrimonio que no afectaran gravemente el vínculo entre la familia. De la misma forma, los hombres casados podían ir con otra mujer sin poner en riesgo su vínculo nupcial.



El yobai se podía hacer sólo con mujeres adolescentes y adultas, y se sospecha que algunas chicas también buscaban a los hombres en sus hogares. Sólo se realizaba con el consentimiento de ambas partes, así que nunca se llevaba a cabo de manera forzada, no se faltaba al respeto a nadie y todo tenía cierta aura de romanticismo. Si eso lo viéramos en la actualidad, definitivamente no actuaríamos con tanta naturalidad.



-

En el municipio de San Miguel El Alto, en México, existe una tradición en la que un grupo de mujeres desfila para encontrar novio. Los chicos les dan una rosa si les gusta y ellas pueden elegir si se quedan con él o si intentan con otro joven. Incluso en el contexto actual eso sería visto como sexista y retrógrada, pero es una tradición que, al igual que el yobai, sólo vemos extraña por la perspectiva que nosotros tenemos con las relaciones. En la actualidad tenemos Tinder, en San Miguel tienen el desfile y en el antiguo Japón, el yobai era la respuesta perfecta para hallar al amor de tu vida.


TAGS: Historia mundial Asia Datos curiosos
REFERENCIAS:

Alonso Martínez


Editor de Cine

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

La escuela que te permite estudiar mientras viajas por el mar Absurdos de la política que sólo pasan en México El Sistema Nacional Anticorrupción, ¿será la solución a la corrupción? Los 15 personajes más famosos de la Historia que se quitaron la vida Why Falling In Love With A Weirdo Is The Best Thing Ever The Book That Shows What Happens When The Devil Comes To Town

  TE RECOMENDAMOS