Adulto

Carl von Cosel, una perversa historia de amor después de la muerte

Adulto Carl von Cosel, una perversa historia de amor después de la muerte


El amor es eterno, de eso no hay duda. Cuando dos personas viven amándose el tiempo suficiente, todos podemos estar seguros de que la trascendencia es posible y que no importa lo que pase cuando nuestros cuerpos dejen de funcionar, esas dos personas estarán juntas para siempre. Lo malo es cuando una de las dos se adelanta y en lugar de que su cuerpo sea enterrado, es profanado en el intento de hacer que esa magia continúe viva. Esto es lo que hizo un doctor alemán con la joven de la que se enamoró y que dio paso a una de las noticias e historias de amor más escalofriantes de la historia.
 

En Europa, Carl von Cosel (también conocido como Georg, Karl Tänzler, Carl Tanzler y otros nombres) se casó y tuvo dos hijas, pero a lo largo de su vida él aseguró haber sido visitado por el fantasma de una familiar que le aseguraba que el rostro del amor de su vida era el de “una exótica mujer de cabellos negros”. Por esa razón el hombre sabía que aunque amaba a su esposa, aún no había encontrado a quien dictaba la profecía.

von cosel  
Debido a la Primera Guerra MundialCarl von Cosel se instauró en Austria, pero parece que tuvo problemas con la ley (de ahí las distintas ocasiones en que cambió su nombre). En 1926 emigró a Florida, Estados Unidos; y en 1927 consiguió un trabajo como radiólogo en un hospital militar, por lo que sus pacientes siempre eran hombres, sin embargo un día tuvo la visita inesperada de una belleza mitad cubana mitad estadounidense llamada María Helen Milagro-Hoyos. En ella, von Cosel vio ese rostro exótico de cabellos negros que había esperado toda su vida.

von cosel carl

Llamarlo amor sería poco, pero llamarlo obsesión no llegaría a equipararse con lo que pasaría después. María Milagro llegó a la sala del radiólogo pues se encontraba enferma de tuberculosis, enfermedad que era una sentencia de muerte en esa época. Él comenzó a buscar todos los métodos para ayudarla, intentó con medicina que él consideraba haber aprendido por su cuenta, con rayos-X y más. Durante un breve periodo ambos compartieron momentos juntos que él consideró eternos. Le daba regalos y hacía todo por ella. María simplemente no sentía lo mismo y aunque apreciaba la ayuda, no correspondía el amor de Carl von Cosel. Lamentablemente, María Helen Milagro-Hoyos murió el 25 de octubre de 1931. Von Cosel se encargó de pagar todos los servicios funerarios y María fue enterrada en un mausoleo que él diseño y que visitaba cada noche.

La historia parece una clásica tragedia de amor no correspondido, pero von Cosel no dejó que las cosas se quedarán así. Podría ser la locura que lo aquejó toda la vida, o podría ser que finalmente perdió la razón cuando su amada murió, pero en abril de 1933 desenterró el cuerpo putrefacto de la joven cubana que murió a los 22 años y la llevó a su casa. Ahí comenzó todo un tétrico y extraño proceso de momificación en un cuerpo que llevaba dos años pudriéndose bajo tierra. Se dice que unió los huesos con alambre y ganchos, consiguió ojos de vidrio para llenar las cuencas vacías, limpió y le dio cuidados a la piel para protegerla e hizo moldes con yeso para cubrir las partes que ya no tenían piel. También creó una peluca para su amada, a la cual puso un vestido de novia; la limpió y perfumó constantemente para finalmente dormir todas las noches acostado en sus brazos.

von cosel milagro  
La hermana de la difunta nunca sintió agrado por el enfermo hombre y siempre desconfió de la obsesión que éste mostraba por su hermana pequeña. En 1940 escuchó rumores de que el hombre dormía con algo, no alguien, por lo que comenzó una investigación en la que descubrió que ese algo era el cuerpo transgredido de su hermana. Llamó a las autoridades y lo alejaron de su paraíso privado. Von Cosel fue enviado a prisión y el cuerpo fue exhibido en una funeraria. El caso llegó a los tabloides que rápidamente tomaron bandos; algunos lo consideraban un monstruo sin respeto a Dios, pero la mayoría lo consideraba un romántico incomprendido. Debido a esto se ganó el apoyo y carisma de la sociedad en general que veía en él a un triste y solitario hombre que solamente quería estar con su amada.

von cosel maria  
Increíblemente la popularidad del hombre lo ayudó y pronto fue liberado. A pesar de que se presentaron cargos, nunca pasó mucho tiempo tras las rejas. En 1944 se mudó a Pasco County, también en Florida, donde estuvo al cuidado de quien fue su esposa en la que ya parecía una vida pasada. En 1952 fue encontrado muerto en su cama, abrazando una efigie de tamaño natural con un gran parecido a María Milagro; la máscara mortuoria era aún más espeluznante que todo el cuerpo.

von cosel  
A pesar de que parece una leyenda urbana, todo esto realmente sucedió. Lo que siempre quedó en duda son las siguientes cosas. Algunos dicen que la efigie con la que encontraron muerto a von Cosel era el cuerpo de María Mercedes. Algunos creen que la segunda vez que enterraron el cuerpo (en una lápida anónima para evitar otro robo) logró contactar a los sepultureros y así recuperar el cuerpo. Pocos creen que eso sea cierto, pero lo que sí se encuentra en duda es si el hombre llegó a mantener relaciones sexuales con el cuerpo. Se dice que insertó un tubo de metal envuelto en seda en el cadáver con el fin de practicar necrofilia. Más de 30 años después, una nueva investigación negó esa hipótesis, pero hay quienes creen que alguien con tal fascinación por un cadáver específico no pudo evitar llevar el amor a algo más erótico.

***

Te puede interesar:

10 historias de terror que te mantendrán despierto toda la noche

El rostro del clitoris, entre lo grotesco y lo bello

Golpear hasta la muerte, las fotografías del crimen en Los Ángeles

***

Fuente:

webinteresante


Referencias: