La montaña en la que debes tener sexo con desconocidos para tener fortuna
Adulto

La montaña en la que debes tener sexo con desconocidos para tener fortuna

Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

12 de enero, 2017

Adulto La montaña en la que debes tener sexo con desconocidos para tener fortuna
Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

12 de enero, 2017



Imagina un lugar en el que ser infiel no sólo es bien visto, incluso se considera de buena suerte. Existe una montaña en Indonesia en la que se hace una peregrinación para cometer adulterio y así bendecirte de la energía de un príncipe enterrado ahí. Parece algo salido de la imaginación de alguien con serias dudas acerca de su relación, pero gracias a un reportaje de la ABC de Australia sabemos que es cierto. 

Gunung Kemukus, mejor conocida como la montaña del sexo. contiene los restos del joven Pangeran Samodro, príncipe de la región, quien en el siglo XVI huyó ahí con la reina Nyai Ontrowulan, su madrastra. Un día, mientras tenían sexo, los encontraron y asesinaron. De acuerdo con el ciclo Wetonan, que es distinto al que todos usamos, las noches para los rituales es cada 35 días y se repite cada siete semanas. Es importante que las personas que acuden regresen 35 días después y cumplan los siete ciclos con la misma persona. De esa forma serán bendecidos con buena suerte y lo más importante, dinero y prosperidad en sus negocios. 

la montana del sexo kemukus

La remota montaña llega a congregar a cerca de 8 mil personas en sus mejores noches. La gente comienza rezando el Corán y dejando flores en las tumbas del lugar, después los peregrinos se bañan cerca de la montaña y es entonces cuando la búsqueda por una pareja comienza. Hombres y mujeres se buscan entre la multitud, con la esperanza de lograr ganar algo mucho más profundo que una noche de pasión. 

"La mayoría son dueños de pequeños negocios que vienen con la esperanza de que si completan el ritual, sus ventas mejorarán, ganarán mucho dinero y serán exitosos", declaró Keontjoro Soeparno, psicólogo de la Universidad Gadjah Mada, en entrevista para ABC Australia.

La gente visita el lugar para prosperar económicamente y mantener a su familia, pero muchos lo hacen en secreto. Hombres que mienten diciendo que van a la mezquita suben a buscar mujeres, según ellos, sin que importe tanto el físico, sino el interior y que tengan los mismos intereses. Mujeres que también esperan recibir las mismas bendiciones evitan las cámaras de televisión y cualquier dispositivo que las pueda exponer. Cubren sus caras con velos y no se los quitan hasta que entran a los pequeños cuartos que se han ido acondicionando a lo largo de los años. 

la montana del sexo peregrinos

Ibu Winda tiene cerca de 60 años y en lugar de cumplir siete veces el ciclo e irse a disfrutar sus bendiciones, continúa yendo a Gunung Kemukus a ver al hombre con el que comparte una vida secreta. Él le prometió que si duraban tres años cumpliendo el ritual, la llevaría a hacer el peregrinaje Hajj a Meca. La buscó en su pueblo, pero ella lo negó por su verdadero esposo y familia, así que ahora se limitan a llamadas por teléfono y cada 35 días se ven en Kemukus, donde conviven como esposos. 

El ritual no es una práctica del islam. Se trata de una mezcla de ritos y creencias islámicas, hindúes, budistas y animismo conocidas como Kejawen. Desde los años ochenta y noventa los negocios prosperaron en lo que antes era una montaña repleta de árboles. Antes la gente llegaba y en un solemne ritual tenían relaciones en contacto con la naturaleza. Hoy, entre bares, karaokes, restaurantes y una pequeña zona roja, la prostitución es un gran negocio. Antes tierra sagrada, ahora Kemukus es víctima de la industria más redituable de la historia, el sexo.

la montana del sexo

Ya sea por buscar prosperidad o por rendirse ante el placer de estar con un extraño, las personas que visitan este lugar incrementan año con año. La montaña del sexo es un sitio religioso que si bien ha llamado la atención de las autoridades (que ahora cobran por la entrada de autos para mejorar la seguridad y salubridad) no tienen pensado cerrar el lugar. A veces la religión gana incluso a las costumbres morales más fuertes. 
-

Una leyenda que nace del adulterio se ha convertido en la razón de peregrinaje de miles. Las costumbres pueden ser extrañas para los extranjeros, pero estos actos muestran la naturaleza del ser humano, la comunión con el cuerpo y el sentimiento que hay algo que nos conecta de forma íntima. 

**
Fuente: 

BBC







Referencias: