Mujeres cuentan su historia sobre el sexismo cotidiano
Adulto

Mujeres cuentan su historia sobre el sexismo cotidiano

Avatar of Andrea Mendez

Por: Andrea Mendez

14 de noviembre, 2015

Adulto Mujeres cuentan su historia sobre el sexismo cotidiano
Avatar of Andrea Mendez

Por: Andrea Mendez

14 de noviembre, 2015


"Cuando una manada de machistas piropean a una mujer por la calle ¡es sexismo! No somos un buzón de sugerencias, no nos arreglamos para gustarles, no queremos sus piropos, ¡queremos su respeto! Ánimo a todas las mujeres a contestarles bien alto cada vez que pasen por una situación así. ¡Basta ya!"

Me pongo guapa para mí. Everyday Sexism.


Actualmente la equidad de género es un tema que se da por hecho. Realmente pensamos que la sociedad moderna “liberal” ya dejó atrás el sexismo y que la equidad de género se respira en todas partes. La verdad es que no es así. Incluso parece que cada vez se vuelve más complicado hablar y protestar a favor de la equidad y los derechos de las mujeres, no falta quien las tache de “militantes feministas”. El sexismo vive en la vida cotidiana, en cada pequeña e insignificante palabra y acción.

Existe un proyecto llamado "Sexismo Cotidiano" o "Everyday Sexism", que busca mostrarle al mundo que el sexismo aún existe. Fundado por Laura Bates, quien también escribe para The Guardian, este blog abierto al público sirve como una plataforma donde las mujeres que han sufrido algún tipo de abuso o discriminación de género comparten sus experiencias, ya sean casos serios o menores, ofensivos e indignantes o incluso tan triviales y "familiares" que normalmente no nos atrevemos a denunciar.

Everyday Sexism

 Cualquier persona puede compartir su historia, bajo su nombre real o bajo algún pseudónimo. El proyecto incentiva a las mujeres a hablar sobre sus malas experiencias; al compartir tu historia estás mostrándole al mundo que el sexismo existe, que las mujeres lo vivimos todos los días y que es un problema que debe acabar ya. El blog está disponible tanto en español como en inglés. "Everyday Sexism" ha sido catalogado como "uno de los más grandes proyectos en las redes sociales". Cada vez crece más la cantidad de publicaciones en el blog y aquí te mostramos algunas de ellas, son pequeñas historias o comentarios de mujeres reales que ya están cansadas del sexismo cotidiano. 

laura bates

Una chica que aparece con el nombre de "Jane" cuenta su experiencia sobre las páginas de Couchsurfing, en la que muchos hombres tienen la idea de: "Le doy a una chica una cama dónde dormir a cambio de sexo".  

Rose: "Soy una bebedora experimentada. Incluso cuando he pedido una jarra de cerveza para compartir, la mesera o mesero, le entrega dicha jarra a alguno de mis amigos hombres".

Martha: "Estoy cansada de que piensen que no puedo ser exitosa estudiando ingeniería, pero me cansa aún más darme cuenta que la primera en desmotivarse soy yo misma".

Amanda: "Hoy iba por la calle y un hombre me dijo que me daría su Iphone si le hacía sexo oral...
¿Hasta dónde vamos a llegar? ¿Hasta cuándo nos vamos a dejar someter?

Pili: "Tenía 11-12 años, iba caminando por la calle cuando dos niños de mi edad que no conocía de la nada, me empezaron a gritar puta, zorra y cosas similares. No me quiero imaginar cómo serán ahora de mayores".

sexism

Pepa: "Me han hecho correr tantas veces por la calle que perdí la cuenta. Estoy cansada de no poder ir a casa por la noche sin compañía porque de nuevo puedan intentar violarme. Estoy tan cansada..."

Gimnasia: "Sexismo es que mis amigos me digan que no apruebo gimnasia porque en clase de educación física visto holgada y no muestro las tetas".

Melissa: "Hace dos años en el Festival de La Mercé en Barcelona, estaba usando unos pantalones 'hiphoperos' y una playera ancha, muy masculina. Un hombre de alrededor de 50 años me agarró de la cintura, colocó su pene en mi trasero y comenzó a bailar. Cuando le quité las manos de encima me preguntó: ¿Qué no bailas? Cuando le contesté: "Sí, pero no contigo", me gritó un sin fin de palabras sucias y ofensivas. Fue desagradable".  

Anónimo: "Soy chica y tengo algunas aficiones de chico (videojuegos, fútbol...), y siempre hay el típico listillo que piensa que sólo finjo para gustar a los chicos, me hacen preguntas para ver si me gusta 'de verdad' o soy una farsante. Parece ser que las chicas no podemos tener gustos 'de chicos' por nuestra cuenta, que toda nuestra vida gira alrededor de ellos y todo lo hacemos para gustarles... obviamente para un chico no hay preguntas, ni test, ni nada. La situación es hartante".

N.: "Tengo 22 años y hace tiempo que me vienen presionando con que tenga hijos. Nunca he querido tenerlos, lo tenía claro desde pequeña. Para mi familia eso 'es lo que piensas ahora, eres muy joven', 'ya cambiarás de idea'. Para una mujer no querer hijos parece ser un pecado. Las últimas veces han ido del 'ya te sonará el reloj biológico' al 'morirás sola y comida por tus gatos'. ¡Basta ya de chantajes y amenazas!

sexismo cotidiano

Ari: "Odio no poder llevar la ropa que quiera, sobre todo en verano, sólo porque así me ahorro escuchar comentarios obscenos. El machismo coarta nuestra libertad".

Guadalupe: "Es irónico. Ayer, en el Día Internacional de la Mujer, dos hombres me gritaron que me quitara la falda. Está claro que estamos progresando".

Lisa: "El otro día estaba con mi novio comprando en un supermercado, cuando se nos acerca un hombre de unos 60 años y me dice: "Chica, tú que entenderás de estas cosas, ¿me ayudas a elegir qué bote de cloro compro?

Ali: "Hace unos días, estaban robando a un chico en la calle. Yo le grité al ladrón de atrás y éste se asustó y salió corriendo. El chico me dio las gracias... Pero luego me dio a entender que le daba vergüenza que él no se haya podido defender y que una mujer lo haya 'salvado'".

Laura: "Conozco hombres de mediana edad que dicen que los hombres que van a las manifestaciones contra la violencia machista son 'unos maricas'".

sexismo


Marina: "Harta de ver en la televisión colonias de hombre para atraer a mujeres, ¿qué somos, moscas? ¿Hasta dónde vamos a llegar? Vergüenza".

Anónimo: "Hace un par de años (yo tenía 18 ó 19), fui al médico porque estaba sintiendo ahogos. Le comenté que no tenía ninguna enfermedad, pero que estaba yendo a la psicóloga porque sufría mucha angustia, y cuando la angustia aumentaba los ahogos también.  Su respuesta: '¿Por qué la angustia, te peleaste con algún novio?'"

Javiera: "La mayoría de las veces no me puedo vestir como quiero para evitar que los hombres se fijen sexualmente en mí y me digan comentarios en la calle... siempre termino optando por jeans en vez de vestidos short o faldas. Es injusto. No debemos tener miedo y ser libres".

Anónimo: "Cuando voy a un restaurante con mi novio, los meseros, al traer la cuenta, casi siempre se la dan a él, nunca a mí. Y el dinero de vuelta también se lo dan a él, algunas veces, incluso ¡después de haberme visto pagar a mí!"

Laura: "¡¡¡No quiero lavar más platos!!!
¿Por qué cuando termina una comida en familia o con amigos las mujeres nos levantamos a ordenar y lavar los platos mientras los hombres se quedan alegremente conversando y tomando?(¡ojo, los vasos no deben levantarse de la mesa!) ¡Podríamos ya revelarnos por el amor de Dios!"

sexismo en mujeres

Anónimo: "Peor que hombres que pueden ser tus padres -o en caso de un país tercermundista, tus abuelos- te digan cochinadas en la calle, es que tu padre se lo diga a chicas de tu edad, contigo al lado".

Soy un hombre: "Tuve una novia con la que tenía mucho sexo. En ocasiones, cuando volvíamos de salir de copas ella quería acostarse conmigo, y yo, cansado, lo intentaba posponer al día siguiente. Ella, furiosa, me decía que no era hombre y que era un puto maricón. Me ponía malo. ¿Esto puede considerarse sexismo?

Alhambra: "¿Por qué en las peluquerías sólo hay revistas del corazón o de decoración? ¿Que me quiera arreglar el pelo significa que mis intereses son superficiales? ¿Tan difícil sería poner algún periódico o revistas de otros tipos?"

Dina: "Soy taxista. Y joven. Estoy cansada de aguantar a hombres sentados en el asiento del copiloto, permitiéndose el lujo de darme consejos sobre conducción. Sabemos conducir. Y mejor que ellos, me atrevería a decir basándome en lo que veo en la calle a diario".

Verónica: "Estoy cansada de que aún algunos compañeros de trabajo y familiares hablen de 'feministas' casi como si fuera un insulto, desconociendo la historia y la importancia del feminismo para la igualdad de la mujer. Feminismo no es el antónimo de machismo".


Puedes seguir el proyecto a través redes sociales y también compartir tus historias por ahí: @EverydaySexism (inglés), @SexismoES (España) y @SexismoLatinoam (América Latina).


***

Te puede interesar: Por qué ser feminista no tiene nada que ver con victimizar a la mujer


Referencias: