No hay penetración, sólo amor. Cuando Koons y Cicciolina hicieron de su amor, historia
Adulto

No hay penetración, sólo amor. Cuando Koons y Cicciolina hicieron de su amor, historia

Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

26 de febrero, 2016

Adulto No hay penetración, sólo amor. Cuando Koons y Cicciolina hicieron de su amor, historia
Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

26 de febrero, 2016


jeff koons

Jeff Koons es uno de esos personajes que no sabemos si amamos u odiamos en el mundo del arte, aunque a ese mundo en que él se maneja no sea considerado más que un mercado y un escenario de parafernalia empresarial. Koons, rodeado de controversia y demandas legales, es un artista contemporáneo que ha encontrado las formas y los contenidos de su trabajo en situaciones poco ortodoxas, en estéticas escandalosas y en la banalidad de nuestro tiempo. Quizá el momento más polemizado tanto por sus seguidores como por sus detractores haya sido en 1990 con su serie de fotografía interdisciplinaria y escultura: “Made in Heaven”. Nada que ver con esa escultura metálica de belleza pop que adorna al mundo ahora; hubo una era en su producción que contrariamente a lo que estamos acostumbrados en él, fue impulsado por lo grotesco y el porno kitsch.

Esta colección fue mostrada al público por primera vez durante la Biennale de Venecia con que se inauguraba la última década del siglo XX; dichas imágenes que le componen son una suerte de reinterpretaciones en torno a Adán y Eva en contrastes de color y luces que se acercan a la composición modernista de la pintura. El verdadero conflicto con respecto a estos retratos es que expusieron a un joven Koons teniendo relaciones sexuales con su entonces prometida Ilona Staller, estrella porno húngara, en un intento por borrar las líneas divisorias entre el arte y la exhibición del cuerpo.

jeff koons

El artista norteamericano ha defendido su producción de aquél entonces como una respuesta a los tabúes con los que se concebía al cuerpo humano y a las disertaciones morales establecidas de una sociedad necesitada de cambios radicales. Años más tarde, La Cicciolina (nombre artístico de Staller) tomó la decisión de separarse de Koons e incluso de no permitirle ver a su hijo, pero en estas reproducciones gráficas quedó el testimonio de un amor, de una pasión hecha historia.

“Made in heaven” es una experiencia visual no de la burda y simple penetración a un cuerpo, sino del placer y de la felicidad; es una captura de la revolución ante una moral establecida que se ha tenido que modificar a fuerza de golpe.


jeff koons

jeff koons

jeff koons

jeff koons

jeff koons

jeff koons

jeff koons

jeff koons

Muchos creadores a lo largo del tiempo se han obsesionado con la desnudez del cuerpo humano y cómo se maneja la carga sexual de nuestros movimientos/actos, pero en la era contemporánea del arte, Koons ha sido el más destacado en ese intento por tratar dichos temas a partir de una estética barroca y rococó en los medios actuales.


jeff koons

[Esta ha sido la fotografía más controversial de todas, no sólo por su contenido explícito sino por la incertidumbre de si en verdad Koons y Cicciolina son los modelos y por la exhorbitante cantidad de dinero que fue pagada por ella en Sotheby’s ($800,000.00 dólares)]

***
Te puede interesar:

Arte y mercado inoxidable, el rostro de Jeff Koons

10 artistas que revolucionaron el arte del siglo XX


Referencias: