Obras que demuestran que el arte contemporáneo ya no es original
Arte

Obras que demuestran que el arte contemporáneo ya no es original

Avatar of Rodrigo Ayala

Por: Rodrigo Ayala

27 de junio, 2017

Arte Obras que demuestran que el arte contemporáneo ya no es original
Avatar of Rodrigo Ayala

Por: Rodrigo Ayala

27 de junio, 2017


Con títulos como “Orgullo y prejuicio y zombis”, “La isla del tesoro Z”, “Quijote Z”, “La casa de Bernarda Alba Zombi”, comenzó una moda en la literatura que reinterpreta las tramas de algunas novelas clásicas, dándoles un enfoque hacia el tema de los muertos vivientes. Para muchos se trató de una estrategia divertida, al darle una nueva visión a novelas fundamentales y atraer la atención de los lectores hacia las historias originales y la literatura zombi. Para otros, fue una ofensa que manchaba e insultaba la memoria de sus autores y una manera de desprestigiar sus historias, las cuales habían marcado una época y una tendencia. Además, lo tomaron como una especie de “robo” que demostraba que cierta literatura entraba en un lapsus de cumbre y que adueñarse de lo ajeno para realizar un producto “original” no era la mejore vía para una expansión literaria.

Con casos como el anterior surge la pregunta, ¿hasta dónde es lícito tomar prestado elementos de una obra y a partir de ella crear otra? El arte contemporáneo tiene ejemplos evidentes sobre este fenómeno: artistas que se disponen a hacer creaciones propias a partir de lo ya realizado. Aquí no se habla de plagio, sino de tomar elementos dispersos para unirlos en una nueva pieza. podríamos llamarlo una especie de “reciclaje”, al que muchos ven con ojos suspicaces.

¿Qué artistas están en la situación anterior y hasta qué punto están haciendo una obra a la que se le podría clasificar de original? Desafiando los conceptos de autoría, ¿podríamos decir que el arte contemporáneo –a partir de estas reapropiaciones– es original?

-
"Are You Rea" (1964-1968)
Robert Heinecken

Obras que demuestran que el arte contemporáneo ya no es original 1

Durante cuatro años, Heinecken se dedicó a reunir recortes de diversas publicaciones como Time y de imágenes televisivas para después confeccionar collages o ilustraciones yuxtapuestas que podían ser vistas por ambos lados. La cultura pop y el impacto de los medios masivos sobre la audiencia era reunida por Heinecken en un mismo momento y lugar. De esa manera demostraba la influencia que tienen sobre las personas y los mensajes ocultos que crean para tomar el control de las audiencias.

-
“Toolshed Study” (2004)
Steven Shearer

Obras que demuestran que el arte contemporáneo ya no es original 2

Este artista crea enormes collages tomando la mayor parte de sus imágenes de Internet. Con ellas explora temas como el heavy metal, la soledad, la melancolía y la depresión del mundo actual. Todo el vacío de la modernidad en el gran mundo en el que habitamos pasa ante los ojos de Shearer como en un gran desfile carnavalesco de grotescas magnitudes.

-
“Fabulous Gentleman”
Eugenia Loli

Obras que demuestran que el arte contemporáneo ya no es original 3

La artista griega es una de las más célebres representantes actuales del collage a nivel mundial. Sus ilustraciones provienen sobre todo de revistas científicas y de arte de las décadas de 1940 y 1950. Los críticos sitúan su obra entre el dadaísmo, el surrealismo y el pop art. Cada ilustración posee una narrativa fuerte, una interpretación llena de impacto y un sentido agudo de la distribución que se cuenta como uno de sus principales aliados.

-
“Rancorous / Spiteful” (2012)
Matthieu Bourel

Obras que demuestran que el arte contemporáneo ya no es original 4

Bourel se basa en imágenes tomadas del cine para crear un universo nuevo, uno que emana acción, movimiento e historias de gran impacto visual. La excelente combinación que hace de las imágenes en blanco y negro con ciertos detalles de color logran hacer un cruce perfecto entre lo antiguo y lo moderno; entre la luz y las sombras.

-
“Astronaut”
Joseba Elorza

Obras que demuestran que el arte contemporáneo ya no es original 5

Perderse en la infinidad de los espacios parece ser la misión de Elorza, uno de los artistas más representativos del collage español, movimiento que, a decir de los expertos, ha tenido un claro resurgimiento. Las grandes vistas, los llanos inmensos y los espacios al aire libre dotados de elementos fantásticos han creado una marca registrada en él. El cielo es una de sus grandes obsesiones.

-
“American Spirit” (2017)
Roe Ethridge

Obras que demuestran que el arte contemporáneo ya no es original 6

Todo lo que significa Estados Unidos para Etheridge está reunido en esta serie de collages y fotografías. Deporte, modelos, la vida cotidiana, marcas y consumismo confluyen en imágenes que el artista extrae de internet y de sus propio portafolios para colocarlo en consonancia con una amplia gama de colores y juegos de luz.

-
“Souper Man” (2015)
Guillaume Chiron

Obras que demuestran que el arte contemporáneo ya no es original 7

Tanto de revistas de época como actuales, este artista francés se dispone a llevarnos con sus recortes y subsecuentes collages por increíbles paisajes de dimensiones opuestas y personajes gigantes extraídos de cintas de ciencia ficción. En su arte confluye todo aquello que abarca su exuberante imaginación: escenas de época con inserciones de cómics, modelos, fotografías de postales. Como sus paisajes y dimensiones de edificios y personas, la mente de Chiron abarca lo que pocos se atreven a explorar. 

-
“Sin título”
Oro Jondo

Obras que demuestran que el arte contemporáneo ya no es original 8

Otro artista para el que lo pop alimenta su obra por completo. Collages llenos de buen humor, risas y toques vintage son su característica principal. Prácticamente todo lo popular está a sus disposición para conformar imágenes inverosímiles con personajes del cine, la música y la televisión. Los recortes que conforman su obra son tomadas de revistas de diversas épocas. 

-

Si estás interesado en seguir indagando las claves para acercarte al arte contemporáneo entonces tienes que conocer a los 6 autores para comprenderlo y también sus puntos más bajos como los 5 momentos en los que el arte contemporáneo nos demostró que es una estafa ridícula.

**

Fuentes

The New Yorker
Art Discover
Sssstendhal



Referencias: