Edward Kienholz: Memorial de guerra portatil
Arte

Edward Kienholz: Memorial de guerra portatil

Avatar of Pilar Turu

Por: Pilar Turu

10 de enero, 2015

Arte Edward Kienholz: Memorial de guerra portatil
Avatar of Pilar Turu

Por: Pilar Turu

10 de enero, 2015


Se le considera el modelo de artista, el ejemplo de lo que se debe hacer con el arte. Sirvió de conciencia en un momento en el que el arte parecía buscar solamente dinero y fama. Sus instalaciones fueron tan criticadas como aclamadas. Se trata del artista Edward Kienholz (1927-1994), famoso por rescatar la memoria con objetos viejos o desechados.

 “Edward Kienholz usaba los objetos de la misma manera que Mark Twain usó el lenguaje. Como Twain, era un americano satírico y moralista que podía percibir lo absurdo de la condición humana. También, como Twain, siempre tuvo simpatía por los menos afortunados. Sin embargo, mostró poca misericordia por aquellos que abusaron de las relaciones interpersonales o de la política”. – Marge Bulmer 

A diferencia de los readymades que hizo su contemporáneo Duchamp, por ejemplo, con materiales nuevos comprados en tiendas, Kienholz buscaba mantener y rescatar la memoria mediante el uso de viejas fotografías, retales de telas, muebles viejos, etc. Con esto creo sus instalaciones, listas para despertar conciencia en el espectador. En estas obras Kienholz rescató la tradición de Goya y Daumier de exponer la inhumanidad del hombre.

Edward Kienholz. jpg 
The Illegal Operation (1962)

roxy
Roxy

Memorial de guerra portátil es una de las obras más importantes del artista. Aunque su trabajo sería difícil de categorizar, se le asocia al arte pop estadounidense por la inclusión de objetos cotidianos de la cultura popular. Se trata de un gran retablo tridimensional que muestra una actitud ambivalente hacia el pasado militar de la nación[1]. Este tipo de obras se reconocen como assemblages. El proceso artístico de un assemblage o ensamblaje busca lograr la tridimensionalidad colocando diferentes objetos en una misma superficie, próximos los unos a los otros.

memorial de guerra portatilMemorial de guerra portátil  


Ha de leerse de izquierda a derecha. En este orden se puede apreciar primero, dentro de un barril, a la cantante Kate Smith mientras se escucha la canción “God Bless America”.  En el panel de la parte de atrás, sobre la cantante, se asoma la icónica imagen del Tío Sam (fundamental en la historia estadounidense por ser parte de la campaña del reclutamiento para la primera guerra mundial). Y más a su derecha, militares de las dos guerras mundiales.

memorial de guerra portatil 2
En el centro empiezan a aparecer mesas de cafetería. La primera, con un muro negro detrás que contiene una lápida en forma de cruz invertida.

memorial portatil 4

El muro negro está grabado con el nombre de las 475 ciudades que dejaron de existir. La pared en blanco es el espacio reservado para las pérdidas que traerán consigo las guerras del futuro. Más a la derecha, casi al límite de la obra, aparece una máquina expendedora de Coca-Cola: referencia a la cultura popular. Antes de ella, una pareja estadounidense disfrutando de una tarde en el bar.

memorial portatil 2

Aunque todos estos signos, podrían ser clara denuncia y ofensa a sus compatriotas estadounidenses y a su propia cultura, Kienholz afirmó que nunca trató de ofender a los suyos, sino, por lo contrario, ejercer como mediador, dar algo en qué pensar; hacer un memorial a los caídos.

 ***

Referencia:

[1]Farthing, Stephen. Arte, toda la historia. Blume: Barcelona, 2010

 


Referencias: