Las mejores pinturas de miedo en la historia del arte
Arte

Las mejores pinturas de miedo en la historia del arte

Avatar of mon_copi

Por: mon_copi

12 de agosto, 2013

Arte Las mejores pinturas de miedo en la historia del arte
Avatar of mon_copi

Por: mon_copi

12 de agosto, 2013

Éstas son algunas de las obras de arte que mejor representan los miedos y demonios de los artistas que las realizan. ¿Las conoces todas?

La representación del infierno, la muerte y la podredumbre humana han sido visiones recurrentes en la producción de artistas de todos los tiempos. Sin importar la corriente, vanguardia o técnica, los grandes artistas dejan escapar a sus propios demonios en una reinterpretación de los escenarios más oscuros que inquietan las mentes de los mortales.

Según The guardian, a través de su sitio de Internet, estas son las mejores pinturas de miedo en la historia del arte:

1. Hans Memling, Infierno, c 1485

Infierno de Memling
Un demonio andrógino aparece en primer plano, también, es un dragón y un perro. Es una criatura que danza mientras se quema en el fuego eterno del infierno. Memling ofrece una visión de quienes lo habitan, y deja leer, en una bandera que sostiene el demonio: «En el infierno no hay redención». Una tajante aseveración que sacrifica la esperanza.

2. Henry Fuseli, La pesadilla, 1781

The nightmare Henry Fuseli
También conocida como El íncubo, esta obra del pintor suizo es la más famosa después de varios intentos de Fuseli sobre la misma. La pintura muestra a una mujer dormida poseída por un demonio íncubo, un tipo de demonio que se presenta en los sueños eróticos; de frente aparece la cabeza de un caballo que observa el acto. Es la pesadilla más popular en el arte, pues conjuga las insinuaciones de violación, bestialidad, el vouyerismo y un sacrificio.

La mujer, se sabe, es una representación de Anna Landoldt, la gran pasión del pintor. 

Relacionadoobras-de-arte-pinturas-con-diferentes-versionesObras de arte que tienen dos o más versiones

3. Andy Warhol, Silla eléctrica, 1964

silla eléctrica Andy Warhol

Una pieza del célebre artista pop, fabricada en 1930, simboliza la idea de la muerte sobre la que Warhol se inspiraría para crear una serie de obras alrededor del tema. Es un modelo que emula el popular instrumento de tortura. Fiel a su personalidad excéntrica, el artista vio en la silla un objeto creativo de “humor negro”, y la usaría años más tarde en su película Flesh for Frankenstein (1973).

«Todo lo que hago está relacionado con la muerte», comentó Warhol. 

Relacionadoartistas-que-plagiaron-a-yayoi-kusamaWarhol, Hirst y otros artistas que plagiaron a Yayoi Kusama

4. William Blake, El Fantasma de la Pulga, c 1819-20

El Fantasma de la Pulga William Blake
El poeta y pintor inglés William Blake deja en claro sus visiones fantásticas en una obra protagonizada por una especie de coloso mitad humano, mitad bestia, acompañado por una pulga que camina entre sus pies y es, se piensa, la encarnación del coloso.

Una estrella puede verse en la composición de esta extensión del pensamiento de Blake, la que perdió su color original, un brillante azul, y se ha pintado de un amarillo más opaco. 

Según Blake: «los seres humanos a veces son confinados al tamaño y forma de insectos, pues están tan sedientos de sangre que si tuviesen el tamaño de un caballo beberían tanta que despoblarían a una gran parte del país». (The Guardian, 19 abril 2003) 

Relacionadowilliam-blake-pintor-de-poesiaWilliam Blake, pintor de poesía

5. Pedro Paul Rubens, Saturno devorando a su hijo 

Saturno devorando a su hijo Pedro
Considerada el antecedente de la pintura del español Francisco de Goya, Rubens representa a Saturno, quien para evitar que se cumpliera la profecía, según la cual sería derrocado por uno de sus hijos, devoraba a todos los que nacían de su unión con Rea. Sin embargo, ésta logró dar a luz en secreto a Júpiter quien más tarde consiguió derrotar a su padre en una larga contienda, sucediéndole en el reino y convirtiéndose en señor de todos los dioses, devorando a su propio hijo arrancando, no la cabeza, sino el pecho tierno del bebé a mordidas. Un canibalismo de los dioses. 

Relacionadopinturas-de-rubens-y-caravaggioTú tan Rubens yo tan Caravaggio, diferencias brutales entre el diplomático y el ‘chico malo’ del arte

Te podría interesar: 

9 artistas que retrataron las fobias más escalofriantes

10 pinturas que sólo los amantes del terror y la violencia se atreverán a ver

Las mejores pinturas de miedo en la historia del arte (Parte 2)


Referencias: