10 obras de arte que te mostrarán por qué la vida no tiene sentido y morirás solo
Arte

10 obras de arte que te mostrarán por qué la vida no tiene sentido y morirás solo

Avatar of mediodigital

Por: mediodigital

13 de junio, 2017

Arte 10 obras de arte que te mostrarán por qué la vida no tiene sentido y morirás solo
Avatar of mediodigital

Por: mediodigital

13 de junio, 2017



Probablemente de forma inconsciente,
estaba pintando la soledad de una gran ciudad.

– Edward Hopper



Para hablar sobre soledad y desesperación en el arte quizá no haya nadie mejor que Hopper. Mujeres desnudas, pórticos silenciosos, atardeceres que estrujan al corazón, sutiles vientos que rozan a la figura humana y una convivencia truncada entre sus personajes, invaden una suerte de desazón y suspenso en sus pinturas. Como si se tratara de una fotografía no-movie, sus lienzos dan la impresión de conformar un relato más largo, más complejo, pero hasta cierta medida inacabado y abierto a muchas narrativas; no obstante, todos dirigidos a la insipiente seguridad del fallecimiento triste y solo. La carencia del afecto –por lo menos del cariño tradicional–, los espacios vacíos, las escenas rotas, las luces tenebrosas, son sólo un acompañamiento visual para lo que en verdad subyace a su trabajo: la idea del destino brutal.

obras de arte nighthawks hopper

Hopper alguna vez confesó que él no pintaba sucesos, sino ideas, y éstas muy probablemente se basaban, en su mayoría, en lo que aparentemente es normal y cotidiano, pero que siempre están inundado de una nostalgia por el futuro que jamás se cumplirá, el de la vida eterna y sin complicaciones. Aún cuando se tratase de días soleados, apacibles, en sus cuadros siempre está presente la llegada entonces de la oscuridad, del silencio que ensordece y, en pinturas como “Noctámbulos” (1942), esa realidad inexorable de estar solos aunque parezca que estamos acompañados.

obras de arte nighthawks portico

Siguiendo los intereses estéticos y reflexiones casi filosóficas de Hopper, todos somos cuerpos invadidos por la luz verdosa, somos el camarero que descansa, la mujer distraída que observa a la vanidad misma y el hombre que no se inmuta ante la caricia. Somos esos nighthawkers que sabemos de destierro pero que no nos atrevemos a verle de frente. La vida nocturna que nos hace elucubrar ad nauseam en torno al deseo reprimido, al amor a medias y al andar imparable hacia la muerte, es el escenario esencial de este artista para que entendamos mejor nuestros ratos tristes, por qué el balde siempre está medio vacío y que la desolación siempre es parte de lo que somos y lo que seremos: un hueco.

Hueco que no es exclusivo de su obra y que podemos advertir en muchos otros pintores para sabernos en poder de la desesperanza.

-

“La chelista” (1908)

obras de arte nighthawks decamp

Joseph Rodefer DeCamp dirigió la mirada de esta mujer hacia la oscuridad, ¿o fue la sombra misma quien capturó la mirada desde antes en su modelo? Con un sonido ahogado que podría ser imperceptible para nosotros, sabemos exactamente lo que está escuchando esta mujer en el ocaso y no necesariamente es una nota. Quizá sí, armonía, pero no una pieza de júbilo.

-

“El sollozo” (1939)

obras de arte nighthawks siqueiros

Llorar no es sólo signo de pérdida o dedicación a los muertos. En más de una ocasión es el canto para lo que permanece y los que quedamos; quienes solemos llorar no lo hacemos por lo que se extravía, sino por lo que resta. Retratando a la identidad mexicana, Siqueiros logró en este cuadro uno de los estados más comunes en el humano y de mayor conciencia terrenal.

-

“Desesperación” (1892)

obras de arte nighthawks munch

Como si fuera un momento previo al grito que heló a Edvard Munch mientras atravesaba ese mítico puente, este cuadro cuenta con ese atardecer sanguíneo que tanto reconocemos en su obra, tiene ese horizonte nublado que todos hemos visto alguna vez y se acompaña de aquellos sujetos que pasan constantemente a nuestro lado y no se inmutan siquiera de que allí estamos.

-

“Chico de Tel Aviv” (2009)

obras de arte nighthawks tsakountis

De Michail Tsakountis, esta pintura nos recuerda el enojo que conlleva el vacío y la sensualidad que se puede alcanzar con la oscuridad; de mirada baja, labios taciturnos, cuerpo vulnerable y entorno violento, el chico israelí es el retrato que bien se podría conseguir de cualquiera de nosotros. Es la captura de la desgracia de ser, de estar, el tormento de continuar.

-

“Niña leyendo” (1901)

obras de arte nighthawks ilsted

¿Recuerdas la primera vez en que te diste cuenta de tu camino incierto? Peter Ilsted tiene este gran cuadro para recordártelo; seguro fue durante uno de tus primeros acercamientos a la literatura, al arte, durante una tarde apacible en la que no sabías cuándo volverían tus padres o hasta dónde serías capaz de llegar, pues la idea del futuro se abría ante ti ya como problema y no como un concepto gozoso.

-

“Instrospección” (2010)

obras de arte nighthawks westerberg

Aaron Westerberg, pintor contemporáneo, plasmó en un simple gesto desenfadado, en un par de ojos cerrados, en lo que parece ser un pasillo sombrío –de esos que huelen a humedad y hacen eco a cualquier paso–, lo que ha venido en muchas ocasiones tras un momento a solas o un cigarrillo a medias: la obviedad del solitario.

-

“Sin título” (2013)

obras de arte nighthawks renteria

De grafito sobre óleo nace este día gris sobre angustia. Aitor Rentería mediante una técnica mixta crea un escenario que quizá no existe, que seguramente es una exageración, pero que hemos visto cientos de veces durante aquellas tardes en que nos sentimos más solos que nunca. ¿Ves el fondo de la pintura? Exacto. Ese sinsentido es al que nos dirigimos.

-

“Sin título” (2010)

obras de arte nighthawks yasunari

¿Cómo nombrar a esos segundos eternos? ¿Qué nombre darle a ese abrazo que das a solas? Angustia. Aislamiento. Muerte continua. Incluso podrías bautizarlo como tu homónimo, si es que así gustas. Ikenaga Yasunari ha logrado en un cuadro lo que a muchos nos domina sin límite de horas.

-

“Estudio de Felipe III” (2010)

obras de arte nighthawks kanevsky

De Alex Kanevsky, esta pintura que muestra cómo una persona de aparente vida comprada, de un porvenir sin problema, al ser despojado de todo sigue siendo un humano justo como el resto de nosotros. Así, en una deconstrucción o un blur que dirige el pensamiento a un cuarto de carnicería, Felipe III se dirige como cualquier hombre a la vida sin direcciones y a la muerte segura, a la certeza solitaria.

-

“Retrato de Annette” (1954)

obras de arte nighthawks giacometti

Paciencia. Serenidad. Llanto interno. Eso es todo lo que nos queda. En su colección de miniretratos, Alberto Giacometti logra exponer a esta mujer sentada como un episodio apacible de aire turbio, de torbellino emocional y mirada distante para demostrarnos algo. Sí, podemos sentir que no hay finalidad y que en todo momento hay fin, pero eso no significa que apresuremos la desaparición; al contrario, esto invita en realidad a convertirnos en roca y ser el recuerdo de una gran roca. Si todo está hundido ya, por lo menos hay que ser el mejor hundimiento de todos.

-

Así como estos artistas, especialmente Edward Hopper, quien odiaba a las flores como tema principal de la pintura o a los rascacielos como ejemplo de la grandiosidad humana, lo más seguro es que encuentre a la soledad y la distancia, la desolación absoluta, como constitutivos inamovibles de lo que te rodea; sin embargo, ¿qué sería de nosotros si no nos entregáramos a estos sentimientos y sonriéramos genuinamente a cada segundo? Mucho menos cosas de las que en verdad acontecen. Así que, sentirte turbado no es más que señal de continuar. 

*
Te puede interesar

Pinturas que nos recuerdan que somos adictos a la depresión

Pinturas que nos demuestran cómo se siente vivir con depresión e intentar superarla todos los días 





Referencias: