Obras de videoarte que perturban tu mente

Obras de videoarte que perturban tu mente

Por: Natalia Lomelí -



La invención del cine y el video nos permitió crear lenguajes a través de la repetición de imágenes, que combinadas con el sonido generan nuevas estructuras para narrar el mundo. De esta manera, la carga simbólica se convirtió en un misterio oculto entre la escenografía y la utilería, porque en la construcción audiovisual nada es casualidad.


videoarte


Con el tiempo, como ha sucedido con otros géneros, los artistas comenzaron a experimentar con los tiempos narrativos y la estructura del guión que no necesariamente cuenta con una secuencia, dando como resultado composiciones en las que resalta la abstracción y el valor plástico del medio, es decir: el videoarte habla por sí mismo sin importar la historia o la interpretación del espectador.

El arte se ha desarrollado siempre ligado a la creación técnica y las herramientas que impulsan las manifestaciones libres de las personas cuya creatividad se desborda más allá de los medios tradicionales. El videoarte se ha consolidado como un género experimental compuesto no sólo por música sino por frecuencias que alteran los sentidos, y metáforas visuales abiertas a múltiples lecturas. 


videoarte loop

Las posibilidades que tiene un artista para expresarse son casi infinitas, y el video, al poseer elementos visuales y sonoros, es un género de mensajes aparentemente directos. El videoarte crea atmósferas y experiencias que involucran más de un sentido humano, a diferencia de la música o la pintura, sin dejar de lado la imaginación. En la mente del espectador se proyecta la pieza creada por el artista, pero se alterna con la interpretación que cada uno obtiene de acuerdo con nuestras experiencias, recuerdos, lo cercanos que somos al tema que aborda el videasta, o incluso nuestra situación emocional. El videoarte no necesita diálogos para penetrar hasta nuestros pensamientos más íntimos, hecho que resulta perturbador no sólo por la composición, sino porque nunca sabremos cuál es la verdadera historia tras la cámara, y ese es el valor real de esta manifestación artística: los enigmas ocultos y aleatorios entre cada toma. 

A continuación te presentamos una selección de piezas para adentrarte en el mundo del videoarte, piezas que alterarán tus sentidos y te harán reconsiderar aquello que creías saber acerca de qué puede o no ser llamado arte:


Meshes of the Afternoon
Maya Deren
1943

 




Esta pieza de 1943 pertenece al nacimiento del videoarte, en el que se presenta un guión experimental que genera una amplitud de significados casi infinita, pues se relaciona con el surrealismo que privilegia el inconsciente sobre la lógica. Los objetos equivalen a gestos y metáforas en versos: flor, llave, cuchillo, teléfonos, espejos… femenino, destino, dolor, lenguaje, reflejos...los planos cuentan secretos.


Esta pieza ha sido considerada como una manifestación del cine-poesía cuyos encuadres oníricos se filman con un misterio que se resiste a interpretarse de manera lineal, lo importante en esta pieza no es aquello que vemos, sino lo que se oculta tras el manto negro y es imposible de descifrar.


Meshes of the Afternoon



Surface Tension
Hollis Frampton
1968



En esta pieza no hay una historia, los personajes son únicamente el tiempo y el lenguaje que interactúan entre el caos de las secuencias que no se encadenan con alguna acción. La forma es la estructura que dirige a la cámara, que es a su vez es la protagonista porque en ella se descubren nuevas intenciones de generar imágenes desde los súbitos cortes, encuadres aleatorios, hasta el time lapse como medida temporal. Las tipografías en el videoarte, por lo general, se leen como una imagen y no como una palabra, y el concepto se construye desde la manipulación técnica de las herramientas fílmicas.


Hollis Frampton




I´m not the girl who misses much
Pipilotti Rist
1986




Pippilotti Rist escogió como eje narrativo para esta pieza la adaptación de una frase de la canción de The Beatles:  ‘Happiness is a Warm Gun", con ésta explora, a través del video, la locura del amor, la angustia y el caos irremediable que dejan a su paso las despedidas.

Todo lo que vemos en la pantalla puede cuestionarse como personaje: el vestido negro, la coreografía, la canción. Uno de los discursos de esta artista es una crítica a la visión pop que tenemos del género femenino, el estereotipo de la histérica amante, lo repetitivos que resultan los roles en nuestra sociedad y lo absurdo que resulta querer establecer un cánon de representación único para todas las mujeres. Entre las interferencias de la pieza se manifiesta el descontrol cercano a la locura como respuesta ante lo autodestructivo que puede ser el deseo inalcanzable de felicidad. 


videoarte



Tony Oursler





Oursler rebasa los límites del videoarte y el filme al crear instalaciones multimedia, llamadas "esculturas de video" que no pueden existir sin un espacio físico habitado por monitores.  Su trabajo reflexiona acerca de las conexiones entre los medios digitales y aquello que nos hace humanos, el cuerpo es reemplazado por pantallas comunicadas entre sí, tal como la realidad contemporánea. 


oursler- videoarte




A strange thing to say

Anna Varney






Esta pieza es una armónica mezcla entre la música y el video performance, Varney es un personaje transgénero repulsivamente atractivo, vocalista del grupo "Sopor Aeternus & the Ensemble of Shadows" , además de ser director y actor de sus videos musicales. Decidimos incluirlo en esta lista por el valor estético de su trabajo, a pesar de que su función original no persigue la composición artística. Es imposible mantenerse inmune ante las imágenes y sonidos de Varney, su presencia supera el morbo y atraviesa la lógica para instalarse en lo visceral, descubriendo lo que nos incomoda del mundo y de nosotros mismos, nuestra propia lucha por no reconocer el componente grotesco que también nos constituye como humanos. 


anna varney - videoarte


El videoarte lleva la fuerza expresiva corporal a un nivel que alcanza otra dimensión, fuera de nosotros mismos para trascender los límites de nuestra presencia humana. Transmisiones del cuerpo coexistiendo con la posibilidad latente de transformar la realidad en instantes surreales y encuentros imposibles. 


Referencias: