Arte

Rafael Lozano-Hemmer y “La Invención de Morel”

Arte Rafael Lozano-Hemmer y “La Invención de Morel”

Texto escrito por:  Andrea Noriega para galatea-arte.com

 

En 1940 el escritor argentino Adolfo Bioy Casares, publicó La invención de Morel, su novela más famosa y clasificada dentro del género de literatura fantástica; ésta reflexiona en torno al mayor temor que ha perseguido al hombre desde siempre: la muerte propia y la de sus seres queridos.

 

Página a página, el autor alimenta la nostalgia prematura que todos sentimos ante la idea de la muerte, así como nuestra inevitable necesidad de permanencia.

 

La  bien lograda narrativa nos permite vivir los hechos junto con el protagonista, experimentando sus propias dudas y encontrando las respuesta de forma paulatina a lo largo de las páginas del libro. Cuando junto con él hemos logrado descifrar la mayor parte de nuestros cuestionamientos, comprendemos que el planteamiento de la novela es la posibilidad de una recreación absoluta de la realidad: una reproducción de objetos, espacios y seres vivos tan perfecta que logra engañar a la vista, el oído, el olfato y el tacto.

 

El protagonista de la novela narra sus días en una isla con dos soles, mareas irregulares, vegetación inestable y personajes misteriosos que no parecen percatarse de su propia realidad, ni de la de aquéllos ajenos a su grupo. Los fenómenos que enfrenta son producto de una proyección tridimensional que recrea los eventos de una realidad pasada por medio de el invento de Morel, un aparato capaz de grabar eventos reales y  reproducirlos de manera visual, audible y táctil por un tiempo indeterminado. Sin embargo, el costo del método es la muerte de los modelos reales tras haber sido detectados por la máquina grabadora.

 

Esta idea de presencia y ausencia no son conceptos opuestos, ya ha sido trabajada por autores como Adolfo Bioy Casares y Octavio Paz, mediante la producción de obras y proyectos que mezclan con el presente grabaciones del pasado y recreaciones virtuales, promoviendo la interacción del público con un evento ya concluido.

 

Esta teoría ha sido retomada y explotada desde el inicio de su carrera por el artista electrónico mexicano Rafael Lozano-Hemmer, quien en varias de sus obras reflexiona en torno a los conceptos de presencia y ausencia, vida y muerte. La pieza Please Empty Your Pockets (2010) hace referencia directa a la historia de Bioy Cazares, ya que consiste en un scanner con técnicas tradicionales de realidad aumentada, capaz de proyectar la imagen de los objetos que pasan bajo su lente de manera casi idéntica a la realidad. A diferencia de la invención de Morel, el aparato ideado por Lozano-Hemmer reproduce los objetos en un soporte bidimensional del que no pueden ser extraídos, y el único sentido que los puede detectar es la vista.

 

 

Rafael Lozano-Hemmer, Please Empty Your Pockets, 2010. Fotos: Peter Mallet

 

De manera similiar, Bifurcation, Shadow Object 2 (2012) proyecta sobre la pared la sombra de una rama en forma de “Y” que se encuentra suspendida en el aire. En  realidad el trozo de madera se divide únicamente en dos partes, pero la imagen virtual presenta al espectador cientos de pequeñas divisiones que nacen de la sombra de la rama. Se trata de una ilusión creada con algoritmos, permitiendo que la sombra repita el comportamiento del objeto real girando a la misma velocidad, siguiendo su dirección y perspectiva, y produciendo una versión virtual –quizá mejorada– de la realidad.

 

Microphones (2008), por otro lado, es una obra que el artista mexicano creó con la intención de establecer una relación entre el público y la memoria registrada en la pieza de aquéllos que interactuaron con la obra previamente. Un grupo de micrófonos con capacidad de memoria, conversa con el público y responde a sus frases mediante la reproducción de las palabras de los participantes anteriores, “como un eco del pasado”. Cada micrófono graba las palabras que se dicen frente a él, y responde al espectador con  una de las 600,000 frases almacenadas en su memoria, elegida aleatoriamente. Es decir, a un “hola”, por ejemplo, el micrófono podría responder con un saludo o con una frase como “hoy no quiero ir a la escuela”.

 

Rafael Lozano-Hemmer, Bifurcation, Shadow Object 2, 2012. Foto: Marco Casado

 

Rafael Lozano-Hemmer, Microphones, 2008. Foto: Peter Mallet

 

Finalmente, Last Breath (2012) es una obra que se relaciona directamente con la intención que la pieza lleva en su título, ya que busca acercar a la realidad la idea utópica de la vida eterna. El aliento de una persona fluye a través de una manguera, desde una bolsa de papel de estraza hasta un acordeón, a una velocidad constante y predefinida que recrea la respiración de un adulto en reposo, añadiendo aproximadamente 160 suspiros aleatorios. La obra actúa entonces como un pulmón artificial, una prótesis de la vida capaz de contener y extender el aliento de una persona, por tanto tiempo, que podría sobrevivir a su muerte.

 

 
 
 

Rafael Lozano-Hemmer, Last Breath, 2012. Fotos: Marco Casado

 

Adolfo Bioy Casares ideó en su literatura una máquina capaz de grabar y reproducir la realidad engañando a los sentidos y a la percepción humana mediante la absorción de la imagen de los modelos. De manera similar, Please Empty Your Pockets, Microphones y Last Breath, trabajan con la imagen –o con el residuo efímero del Último suspiro– pero necesitan de la participación del público para existir en su totalidad.

 

Bifurcation, en cambio, proyecta una imagen independientemente de la presencia del espectador, a la manera en que las grabaciones en la novela se activan por sí mismas.

 

Adolfo Bioy Casares comenzó por plantear la posibilidad de creación de una máquina que reprodujese la realidad frente a los sentidos humanos, y Rafael Lozano-Hemmer ha explorado poco a poco el terreno de la tecnología para crear la obra de arte que más se acerque a tal ambición.

 

Esto solamente puede ocurrir en el terreno de la literatura y las artes, espacio abstracto y formalmente ilimitado que permite la creación de figuras imaginarias mediante la explotación de conceptos visuales y filosóficos imposibles de darse en el mundo físico; en el que a lo largo de la historia se ha buscado reproducir de manera fidedigna la figura humana mediante el retrato físico e intelectual, con la intención de igualar la llamada creación divina, pero principalmente para asegurar la permanencia en el mundo después de la muerte.

 


Referencias: