Takahiro Kondo: esculturas de luz y agua

Takahiro Kondo: esculturas de luz y agua

Por: Regina Tapia -

El agua es un elemento recurrente en representaciones de diferentes artistas. 
La fluidez y transparencia de este líquido ha tratado de capturarse en más de una obra, aunque nunca con tanta fidelidad como en las esculturas de Takahiro Kondo.

kondo cabeza negra 
Kondo es el cuarto de una familia de ceramistas reconocidos en Kyoto, Japón. Su trabajo ha fascinado por el realismo con que transforma la cerámica en un elemento transparente y con movimiento como es el agua, gracias al uso de materiales sólidos.

Para lograr este efecto, Kondo aplica vidrio sobre las figuras de porcelana, para posteriormente utilizar gotas de plata, oro y platino sobre los objetos de diferentes formas.

kondo caja azul


El resultado emerge en su serie Reflections, en la que muestra esculturas que parecen estar formadas por gotas en peligro de alterar sus formas con el ligero roce del viento.

https://img.culturacolectiva.com/content/2013/10/kondo-cara-blanca.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/10/kondo-cabeza-verde.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/10/kondo-cara-roja.jpg


En 2011 el artista quiso realizar un homenaje a las víctimas del desastre nuclear en Fukushima. Su primera instalación, Hotaru, que en japonés significa luciérnaga, recuerda a las más de 20 mil víctimas que resultaron del terremoto de nueve grados en la costa noroeste de Japón.

El propósito de esta instalación es hacer 20 mil figuras en representación de cada una de las almas de las víctimas. Cada una brilla en la oscuridad y este brillo proviene del cristal de uranio colocado dentro de una base cuadrada de vidrio, el que representa el agua contaminada con el material nuclear empleado para la producción de energía.

https://img.culturacolectiva.com/content/2013/10/kondo-2.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/10/kondo-3.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/10/kondo-hotaru-6.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/10/kondo-hotaru-7.jpg


Así como la radiación resulta imperceptible para el ojo humano, el brillo atrapado en las hotaru es, también, invisible, a menos que se observe bajo la oscuridad.

Estas piezas fueron creadas para recordar a las personas que murieron por el desastre en Fukushima, y funcionan, además, como un recordatorio para todos de la promesa de respetar nuestra relación con el medio ambiente.

Las creaciones de Kondo celebran este balance, ahora perdido; confía en que sus reproducciones de la naturaleza tendrán un eco positivo en el mundo.

Referencias: