La humilde chica que fue modelo de Chanel y musa de Godard
Cine

La humilde chica que fue modelo de Chanel y musa de Godard

Avatar of Aranza Payan

Por: Aranza Payan

10 de marzo, 2016

Cine La humilde chica que fue modelo de Chanel y musa de Godard
Avatar of Aranza Payan

Por: Aranza Payan

10 de marzo, 2016



“Brigitte Bardot es la mujer con la que todo hombre ha soñado (con acostarse); Karina, la mujer con la que toda mujer ha soñado con parecerse”.- Phillip Engel

Anna Karina, antes de ser la famosa actriz francesa modelo de Coco Chanel, era Hanne Karin Bayer; una huérfana de padre que vivía en los barrios más pobres de Copenhague. Nacida en la capital de Dinamarca en 1940, Hanne no tuvo una infancia feliz. Su padre su fue de la casa meses después de que su hija naciera y su madre, como culpándola del abandono paterno, nunca le tuvo mucho afecto. La pequeña Hanne vivió con sus abuelos hasta los cuatro años, cuando la mandaron a un hogar adoptivo -que fue sólo el primero, pues estuvo cambiando de casa y familia-  hasta que su madre se casó con un tipo con tendencias violentas llamado Holger y regresó a vivir con ellos; él golpeaba y maltrataba a su hermosa hijastra, quien después de unos años se cansó de la situación y dijo a su madre: “se va él o me voy yo”.  Al día siguiente Hanne iba rumbo a París  con una meta fija en su mente: ser actriz.

annakarina


Llegó a París sin saber francés y sin dinero. Cuenta Godard (el más tormentoso de sus amores) que Hanne vivíó durante semanas de vagabundear “un día entró en el elegante Café de la Paix, junto a la Ópera y escrutó el menú para ver si había algo que pudiera permitirse. Le satisfizo comprobar que un “couvert” costaba solo veinte céntimos, lo que entraba en sus limitados medios y pidió uno. Un amable camarero le explicó que un “couver” era lo que se pagaba por el servicio de los cubiertos”.

A pesar de no tener ni un céntimo, Hanne Karin jamás perdió el estilo y era tan natural su elegancia que un día mientras estaba sentada en la terraza de Les Deux Margots un mujer se acercó y le propuso participar en un reportaje para la revista Jours de France. Al final de la sesión, la fotógrafa -que era nada más y nada menos que Catherine Harlé- le dijo que no consideraba que tuviera mucho talento, pero aún así le facilitó algunos contactos por si la joven estaba interesada en ganar algo de dinero posando. En poco tiempo, Hanne se había establecido como una de las modelos más solicitadas del país.

annakarina

Durante una sesión para la revista Elle, una mujer de edad avanzada - la legendaria Gabrielle “Coco” Chanel- se le acercó para preguntarle cómo se llamaba y qué le gustaría ser en la vida; Hanne le respondió que quería ser actriz, a lo que Chanel le respondió que sería imposible que llegara a ser actriz con ese nombre. Así fue como nació Anna Karina.

annakarina

En 1959, Anna Karina fue la estrella de un comercial para la marca de jabones Monsavon, que fue visto por el joven director de cine Jean-Luc Godard, quien a partir de ese momento no pudo olvidar a Anna Karina; fue tal  la impresión que le había causado que la buscó y ofreció un papel en su primera película "Al final de la escapada", pero Anna lo rechazó porque tenía que desnudarse para interpretar al personaje. Jean-Luc no se rindió y le ofreció el protagonista de su siguiente película "El pequeño soldado". Incluso el director trajo desde Dinamarca a la mamá de la actriz para que firmara el contrato de la película, ya que Anna era menor de edad.

Para Anna el amor no fue a primera vista, pero igual de intenso: “Podía ver cómo Jean-Luc me miraba todo el día mientras rodábamos, yo también lo miraba a él, no podíamos quitarnos los ojos de encima. Estábamos electrizados. Éramos como animales”.

annakarina

“Un día, estando yo con mi novio de entonces, almorzando los tres, Jean-Luc me deslizó una nota por debajo de la mesa en la que me proponía una cita en otra ciudad. Y se fue. Mi novio rompió a llorar, y lo abandoné. Al cabo de unos días acudí a la cita y allí estaba Jean-Luc, solo, leyendo el periódico. Al despertar por la mañana se había marchado. Volvió al poco tiempo con un vestido blanco con flores, el que llevaría yo en la película que estábamos rodando. Al terminarla nos fuimos a París, y Jean-Luc me preguntó: ¿qué vas a hacer ahora? Pues ahora tengo que quedarme contigo, le contesté, porque no tengo a nadie más en el mundo”.

Jean-Luc y Anna se casaron en 1961 y comenzaron una relación tormentosa con múltiples rupturas y reconciliaciones. Jean-Luc se desaparecía durante días sin avisarle a su joven esposa, quien le demandaba todo el afecto y la atención que no le habían dado de niña. Durante una de las ausencias de Jean-Luc, Anna sufrió un aborto espontáneo, perdiendo al bebé que esperaban. La joven se hundió en una amarga depresión, intentó suicidarse tres veces y sus personajes se volvieron cada vez más melancólicos. Ella jamás dejó de filmar películas, si bien su vida personal era un desastre, su talento no hacía más que aumentar. Se convirtió en la actriz más importante de la Nouvelle Vague francesa.

Hanne

Durante su matrimonio con Godard, Anna filmó "Vivre sa vie" (1962), "Bande à part" (1964), "Lemmy contra Alphaville" (1965) y "Pierrot le fou" (1965). Después de esta película se separaron. En 1966 filmaron Made in USA y después de eso jamás se volvieron a hablar.



Después de Godard, Karina actuó en el teatro, escribió un par de novelas y dirigió dos películas. Finalmente se volvió a casar en 1969 con Pierra Fabre.

Hasta en 1987 volvierona encontrarse en un programa de televisión; durante la entrevista el presentador Thierry Ardisson preguntó: ¿se puede volver a amar después de un amor tan intenso? Anna respondió “de otra manera”.
Jean-Luc dijó: “mucho más”. Ante su respuesta, Anna Karina pronunció antes de salir “me voy a llorar a casa”, él sólo la observó impertérrito, sin mostrar emoción alguna.

Hasta la fecha muchas mujeres francesas toman a Anna Karina como modelo a seguir en su estilo de vestir, en sus peinados, en la forma de moverse y comportarse; Anna es y será la princesa del Nouvelle Vague, la elegancia personificada de una era del cine que jamás podrá ser igualada.

Hanne

En la siguiente  entrevista Anna Karina habla sobre su romance con Godard

  


Te podría interesar
*
Las mejores 50 películas de culto de todos los tiempos
*

Las mejores 50 películas de la historia según los críticos de cine




Referencias: