PUBLICIDAD

CINE

Las mejores frases de Guillermo del Toro

“La perfección no existe, la belleza del mundo es la imperfección, y el éxito es un mito que nos venden”.

Guillermo del Toro es uno de los cineastas más reconocidos alrededor del mundo. Además de su extensa filmografía, es conocido por su amor hacia los monstruos: es uno de los pocos que pueden combinarlos con elementos románticos, en una sensibilidad que une lo bestial con lo clásico y encuentra la belleza en lo grotesco.

Ya exploramos algunos de los mejores momentos del director mexicano. Aquí recordamos algunas de las mejores frases que ha dicho Guillermo del Toro y que sirven como un vistazo a su proceso creativo, el amor por contar historias y la pasión por lo fantástico.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“Desde chico encontré más compasión en los monstruos que en el santoral católico y desde entonces son para mí una vitalidad creativa permanente. Hay gente que se encontró con Jesucristo, yo me encontré con Frankenstein”.

“El viaje más triste del mundo es aquel que sigue un itinerario preciso. Entonces no eres un viajero, eres un pinche turista”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“Es importante que las niñas pequeñas sepan que no todas las historias deben ser historias de amor, y que los niños sepan que los soldados no son los únicos que triunfan en la guerra”.

“Solo te encuentras a ti mismo cuando desobedeces. Creo que la desobediencia es el inicio de la responsabilidad”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“Somos un país conquistado. Si el mundo vino a México y se apropió de lo nuestro, es lo propio ir al mundo a reclamarle lo que nos toca. Tenemos un pinche pasaporte: hay que usarlo”.

“El triunfo es un instrumento de tortura, igual que la belleza y la perfección. La perfección no existe, la belleza del mundo es la imperfección, y el éxito es un mito que nos venden. Si te levantas en la mañana a trabajar en algo que te hace feliz, ya la libraste”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“Ustedes los jóvenes están en la edad exacta de la desesperación. Yo nunca me sentí más acabado y viejo que a los veintitantos. Decía ‘ya me pasó la vida y no hice nada’. Pero estoy aquí para decirles que no: tienen un chingo de tiempo”.


Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD