El verdadero significado que no conocías del monólogo al inicio de 'Trainspotting'
Cine

El verdadero significado que no conocías del monólogo al inicio de 'Trainspotting'

Avatar of Daniela  Tovar

Por: Daniela Tovar

12 de octubre, 2017

Cine El verdadero significado que no conocías del monólogo al inicio de 'Trainspotting'
Avatar of Daniela  Tovar

Por: Daniela Tovar

12 de octubre, 2017

"Choose life" es el famoso soliloquio con el que inicia 'Trainspotting', adaptación fílmica de la novela homónima de Irving Welsh

A menudo las distintas formas discursivas y narrativas adoptadas por el cine generan un efecto trascendental en la cultura colectiva. Un mónologo, esa forma omnipresente del diálogo, marcó a toda una generación por su agilidad y especie de mensaje, en perfecta combinación con la historia contada por medio de las imágenes. Se trata de "Choose life", el famoso soliloquio con el que inicia Trainspotting [Danny Boyle, 1996], adaptación fílmica de la novela homónima de Irving Welsh, y que ha contribuido a forjar la fama de la película. De hecho el famoso fragmento inicial está considerado como uno de los mejores monólogos en la historia del cine, en parte porque expone, mediante el discurso de Renton (Ewan McGregor), un sarcástico manifiesto juvenil para justificar la adicción a las drogas. Mientras huye de la ley por una calle de Escocia, de hecho Renton no elige la vida porque hacerlo consiste en adoptar un estilo de cotidianidad que requiere ajustarse a ciertos parámetros socialmente aceptados. Pero eso no quiere decir que sean buenos (como ver programas basura en la televisión, comer comida chatarra y costear lujos innecesarios), como si al seguir esos patrones se alcanzara cierto estatus social. Trainspotting no sólo tiene frases para conocer los efectos de las drogas y su monólogo lo demuestra: el panorama es más amplio, más profundo. "Elegir la vida", traducción de "choose life", es también apostar por el futuro, es seguir adelante con el estilo de vida correcto y aceptable, rechazar las drogas y la contracultura. La frase tiene una implicación más allá de la película.



"Choose life" es un lema acuñado por Katharine Hamnett, diseñadora de modas y activista inglesa que se dio a conocer por sus diseños de playeras de un solo color y letras grandes al centro de la prenda, que generalmente mostraban un mensaje corto y simple, pero con una fuerte carga de denuncia social contra la guerra, las bombas y la poca conciencia ecológica, entre otros temas de índole progre y anticapitalista. En 1986 las playeras de Hamnett gozaron de mucha popularidad, precisamente gracias a una en blanco que tenía la mencionada frase, que le daría cierta fama. Por encima del incuestionable éxito comercial, la icónica prenda de vestir empezó a ser reconocida en la cultura popular, sobre todo después de que celebridades como George Michael, del grupo Wham! la usara en el video de “Wake Me Up Before You Go Go”, que inicia con una secuencia de primeros planos en el que el mensaje es claramente visible.



La frase luego fue retomada por su popularidad en campañas antisuicidio, antiaborto y antidrogas, en especial porque el contexto británico y anglosajón norteamericano, en general conservador, lo permitía. La década de los 80 se caracterizó entre otras cosas por una epidemia de sida y por el enorme problema de drogadicción que afectaba a millones de personas. Nancy Reagan, primera dama de Estados Unidos, en 1982 encabezó una dura campaña antidrogas bajo el lema de “Just Say No”, que básicamente pretendía difundir la idea de que si todos decían no a las drogas, el problema desaparecería. La campaña de Reagan también buscaba enseñarle a la juventud a cerrar la puerta a las adicciones y no adentrarse en el mundo de las drogas al decirle siempre "sí a la vida, siempre elegir la vida". El problema de ésa y otras campañas antidrogas, según lo asegurado por varios expertos en el tema, fue que no se ocupaban de analizar el contexto real de la problemática, como el modo de vida y el estatus socioeconómico de las personas afectadas.


El verdadero significado que no conocías del monólogo al inicio de Trainspotting 1


Cuando el libro Trainspotting fue publicado en 1993, Irvine Welsh retomó el contexto social de finales de los 80 —la epidemia de VIH/Sida y las campañas antidrogas— en voz de Renton, un joven heroinómano que vive inmerso en la vida fácil y el crimen para sostener su vicio, quien junto con sus amigos yonquis se mofa precisamente de las campañas que decían qué debían ser y elegir las personas de bien. ¿Por qué iban a querer ellos elegir la vida? Los personajes de Welsh eligen el placer momentáneo que la heroína provoca. La vida, sí, pero a través de la aguja, la jeringa y el poderoso opioide.

Welsh intervino en el guión de la adaptación cinematográfica de su libro tres años después, lo que ayudó a que la cinta no perdiera su esencia. Entre el escritor y el director decidieron que la película debía iniciar con un discurso dinámico que, complementado con la música de Iggy Pop y las tomas correctas, enganchara de inmediato. En todo caso podría decirse que la misión fue cumplida. En definitiva, el monólogo de "choose life" que sigue marcando a generaciones y espectadores alrededor del mundo es una total burla hacia las campañas antidrogas. Sin embargo, no deja de impactar pues el significado del "mensaje" trasciende sus propias palabras, sobredimensiona el contexto y la historia, además de cumplir con el objetivo primordial de introducir al espectador al universo decadente de Trainspotting.

***

Si eres un fanático de la película y no has leído el libro pero piensas hacerlo, tal vez notes rápidamente que de hecho existen 10 diferencias entre una obra y a otra.


Referencias: