PUBLICIDAD

COMIDA

Tlayudas: Origen e historia del famoso platillo oaxaqueño

Conoce con qué se prepara este mítico platillo proveniente de los Valles Centrales de Oaxaca y la historia detrás de él.

La gastronomía mexicana se caracteriza por tener una diversidad de sabores y colores en todos sus platillos típicos. Uno de estos es la tlayuda o clayuda, proveniente del estado de Oaxaca.

Se dice que los mexicanos sabemos hacer magia con el maíz y en este manjar queda demostrado. No nos basta con los tacos, las garnachas, tostadas o toda la variedad que existe para cocinar este ingrediente tan arraigado de nuestra cultura.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Así como la mayoría de los platillos mexicanos, la tlayuda tiene una historia y origen muy interesante. Es por eso que hoy te contaremos todo en cuanto a este mítico platillo oaxaqueño.


¿Qué es una tlayuda?

Empecemos por el nombre: La palabra ‘tlayuda’ viene del náhuatl. Por una parte tenemos ‘tlao-li’, que quiere decir maíz desgranado, y ‘uda’, que significa o hace referencia a la abundancia.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

A diferencia del sope, las quesadillas o algún otro platillo mexicano que tenga como base maíz, las tlayudas normalmente se destacan por su consistencia, que es un poco rígida y crujiente, pero no totalmente sólida, como las tostadas, debido a su paso por el comal.

Una de las cosas que más distinguen a una la tlayuda es su tamaño, ya que en algunas ocasiones rebasa los 30 centímetros de diámetro. A este delicioso platillo proveniente de Oaxaca se le puede poner de todo, sin embargo, hay una forma clásica de prepararlo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO


¿Con qué se hace la tlayuda?

En las tierras natales de la tlayuda, las y los expertos en el tema suelen servirlas con un asiento de puerco, quesillo, también conocido como queso Oaxaca, col bien picada, tasajo asado, que es como la cecina de res, y la joya de la corona, una buena salsa de molcajete bien picosa. Imagina todos esos sabores combinados mientras cruje el maíz a cada mordida.

Otra de las cosas que no puede faltar si comes una tlayuda en Oaxaca es que venga acompañada de un chile verde asado al que llaman ‘chile de agua’, cebollitas asadas y, a los que gusten, limón.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Asimismo, hay muchas variantes de la tlayuda en los diferentes estados del país. Por ejemplo, algunos acostumbran darle una ‘embarrada’ de frijoles refritos y acompañarla de algún corte de carne, chapulines, chorizo o incluso chicharrón, lechuga, aguacate, queso, nopales y, por supuesto, salsa.


Origen de la tlayuda

Si quieres probar una auténtica tlayuda, tienes que ir sí o sí a San Antonio de la Cal, en los Valles Centrales de Oaxaca. En este estado, se encuentran 35 de las 64 razas de maíz existentes en México.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Incluso, en el pueblo de San Antonio de la Cal ha adoptado a la tlayuda como principal atracción turística. Se dice que su origen se remonta a la conquista, pues los zapotecos se dedicaban a sembrar en sus regiones el maíz Bolita, maíz con el que está hecho la tlayuda.

Este tipo de maíz es el que le da toda la textura tan característica a la tlayuda.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD