Actitudes machistas por las que ellos pagarán muy caro
Estilo de vida

Actitudes machistas por las que ellos pagarán muy caro

Avatar of Paola Vazquez

Por: Paola Vazquez

25 de febrero, 2016

Estilo de vida Actitudes machistas por las que ellos pagarán muy caro
Avatar of Paola Vazquez

Por: Paola Vazquez

25 de febrero, 2016


"El fascismo que existe en todos nosotros, en nuestras cabezas y en nuestra conducta cotidiana; el fascismo que nos lleva a enamorarnos del poder, que nos hace desear aquello mismo que nos domina y explota".
Michael Foucault, "Introducción a la vida no fascista"

De la misma manera que hablamos de liberación femenina ¿podríamos hablar de una liberación masculina? Es evidente que en nuestra sociedad los estereotipos y el machismo pesan tanto a las mujeres como a los hombres, ambos géneros cargamos el mismo peso aunque de diferente manera. A las mujeres se nos impuso ser “femeninas” y a ellos ser “masculinos”, así que del mismo modo, sufren la cosificación sobre su cuerpo y son ninguneados cuando no son capaces de mantener una actitud de fortaleza y virilidad ante el mundo.

machismo-genero

¿Qué es un hombre viril? Un hombre capaz de mantener una familia, ser el proveedor, tener un empleo y tener aspecto “masculino”. Estas ideas, basadas en un argumento falso en relación a lo biológico, carecen de sustento científico. Si bien la testosterona genera ciertos comportamientos y determina una fisonomía, lo “masculino” es meramente una construcción cultural.

En nuestra sociedad, la familia nuclear impuso al hombre roles de proveedor y de la misma manera, a ellas les adjudicó el papel de amas de casa reducidas al hogar. A él se le asignó la figura de hombre de negocios, en plena era industrial, miles de hombres se vieron arrojados de la fábrica familiar a las fábricas. Sabemos que en las primeras fábricas se llegó a usar fuerza femenina e infantil; sin embargo, ellos eran la fuerza principal de la producción.

machismo cigarro

Esta situación sostuvo la idea de la superioridad del varón sobre la mujer. Este estilo de vida les ha impuesto en la sociedad moderna un estilo de vida que los ha condenado a pagar el alto costo de los valores machistas. No se trata sólo de una cuestión biológica o de niveles de testosterona, ellos aprendieron también estereotipos de comportamiento en la que se ven obligados a enfrentar un mundo de competencia, y en la que han heredado valores que amenazan sus vidas.
He aquí algunos índices que nos harán tomar conciencia de cómo el género masculino puede estar pagando el costo de un esquema machista de “hombría”.


Hombre Vs Hombre: violencia por competencia

machismo

Están expuestos a una competencia que los enfrenta entre sí, es el costo de una violencia en la que se lucha por ser el “macho Alfa”. Los hombres exitosos son en esta sociedad los dominantes. Esta situación los enfrenta desde niños a peleas y a actitudes que buscan demostrar superioridad. Para todos son típicos los enfrentamientos callejeros o eventuales por demostrar fuerza y poder.

Fuman más

machismo

Fumar es una actitud que se ha convertido en un vicio. Este hábito que era común en el género masculino y el símbolo de virilidad ha comenzado a invertirse en el mundo; ahora, en Europa se ha duplicado la mortalidad por cáncer de pulmón en las mujeres dejando de lado el hecho de que, los hombres están expuestos a desarrollar enfermedades patológicas y crónico degenerativas como cánceres de pulmón y próstata.



Comen más carnes rojas

Superman

Seguramente has oído alguna vez la frase de “los verdaderos hombres comen carne, no hierbitas”. Esta sentencia tiene una base biológica; si bien la evolución humana tuvo como base el consumo de proteína animal, puede decirse que es un mito el hecho que de comer carne y estar más musculoso te haga “más hombre”.
 Bajo la idea del hombre cazador que mataba mamuts en manada, pareciera que aún la población masculina cree que tendrá más poder y virilidad si come carne. Si bien la proteína es necesaria para la regeneración muscular, es un mito que la hombría se base en la cantidad de músculos que un hombre tenga. Definitivamente, ya no estamos en la era de las cavernas y se ha demostrado que  los altos consumos de carne son también es una causa de desarrollo de enfermedades cardiovasculares, generadas por el consumo de grasas saturadas.



Beben más alcohol

machismo

La virilidad se prueba muchas veces con la bebida. En nuestro país es común esa competencia de tragos que prueba quien es “más macho”. Sin embargo, el alcoholismo genera cirrocis hepática e históricamente el consumo de alcohol, asociado a la virilidad, -en México- es una de las mayores causas de muerte. Aunque en el mundo es otro índice que está cambiando, pues parece ser que las mujeres están igualando o superando los índices de consumo



Consumen más drogas

cocaina scarface

Los hombres consumen históricamente más drogas, pues al ser “business man”, el género masculino estuvo al mando del negocio del tráfico de drogas y alcohol, además de que para los hombres siempre ha existido culturalmente una mayor permisividad para salir a la calle involucrarse en el mundo de las drogas.



Tienen trabajos de mayor riesgo

soldado-ryan

En el mundo laboral se ha impuesto un monopolio de ciertos quehaceres que han sido desempeñados en su mayoría por hombres. Estos trabajos que ponen en riesgo su vida: bomberos, ingenieros, mineros, militares, son oficios en los cuales ha penetrado ya el género femenino, pero hoy día siguen siendo labores en las cuales ellos siguen predominando; a pesar de que se ha demostrado la capacidad de ambos géneros para ejecutarlos.  


Conducen a mayores velocidades

marihuana carro

El automóvil surgió como una máquina que es símbolo de poder masculino. Ellos eran quienes se desplazaban y conducían, a pesar de que hoy esto ha cambiado y las mujeres se han puesto al volante, sigue siendo un símbolo del hombre blanco y poderoso Occidental. Las competencias entre hombres al volante son la causa de un alto índice para la población masculina de accidentes automovilísticos.

 

Estas actitudes han empezado a debatirse también en el contexto de liberarnos de ataduras que en los siglos pasados encajonaron a hombres y mujeres en esquemas que no nos traen beneficios. Hacernos conscientes de los problemas de género que acosan a ambos sexos, nos permitirá liberarnos de actitudes que en nuestra época que constituyen un prejuicio.

Con estos datos, la próxima vez que comiences a manejar a alta velocidad sólo por ganarle a otro hombre o comer carne todos los días sólo para estar más “fornido”, piénsalo dos veces, quizá estos cánones machistas son la otra cara de la moneda y pueden llevarte a pagar un alto costo.

***

Te puede interesar:

10 carteles que marcaron a la propaganda de la Segunda Guerra MundialTransgresión y machismo, la publicidad más ofensiva del pasado


Referencias: