INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Razones por las que debemos dejar de normalizar los insultos y el humor ofensivo

25 de julio de 2018

Cultura Colectiva

No se trata de "ofender a todos", normalizar los insultos y el humor clasista, machista y homofóbico lastima a miles de personas.



Estamos tan acostumbrados a las ofensas que cuando una persona toma una postura al respecto, la llamamos “purista”, “sentida” o la catalogamos como que “se ofende por todo”. Hoy, con el desarrollo y proliferación de movimientos sociales —como el feminismo, el movimiento LGBT+, entre otros—, estamos en una etapa de concientización de ciertas conductas nocivas que se han perpetuando desde hace mucho tiempo y que siempre vimos como normales.


Ser mujer, ser homosexuales, ser moreno o no encajar perfectamente con los modelos de lo socialmente aceptable o masculino pueden acarrear burlas, menosprecio, molestia o discriminación. Se le llama “poco hombre” a aquel que no tiene varias mujeres, a aquel que no pierde la conciencia al alcoholizarse o, para no ir tan lejos, con que muestre un atisbo de feminidad ya se le cataloga de tal o cual forma.





México ha sido construido siguiendo estas formas de socalización, donde se menosprecia a aquel que no encaje en la norma. Han surgido comentarios en redes sociales como el “ahora de todo se ofenden”, pero la verdadera disyuntiva es saber si en realidad no es que ahora todos se ofendan, sino que ahora la gente reacciona y cuestiona este tipo de conductas que antes pasaban desapercibidas, poniendo el dedo en el renglón y tratando de erradicarlas.


Muchas muestras de clasismo surgieron a partir de la postulación y posterior victoria de Andrés Manuel López Obrador, con comentarios en redes sociales como: “no necesitan tinta para votar por MORENA, con poner sus codos será suficiente”. Mucha gente no podía lidiar con la idea de que una persona de bajos estratos sociales y que no encaja con el cliché del político poderoso pudiera ganar la presidencia del país.





Las redes sociales son el escaparate perfecto para mostrar este tipo de conductas nocivas de gente que se esconde en el anonimato y lanza perjurios a diestra y siniestra. Existe también una polémica hacia el lenguaje incluyente, algunos lo catalogan de ridículo y otros de necesario. Se sabe que el masculino prevalece en el castellano, se sabe que si te encuentras en una sala con tres mujeres y dos hombres, lo “correcto” sigue siendo decir “todos” y no “todas”. ¿Pero qué refleja este hecho sobre la sociedad?





Así queda la disyuntiva, y cada quien se puede poner del bando que prefiera. Sea cual sea la respuesta, siempre será positivo que surjan movimientos sociales que pongan sobre la mesa este tipo de conductas nocivas que se han normalizado por décadas. La sociedad debe entender que no hay una manera universal de ser hombre ni mujer, que el género sólo es una categoría para meter en un callejón sin salida a las personas, que se deben aceptar sin ningún inconveniente a quienes no entren en estos estándares para lograr una sociedad más incluyente y abierta.


**



El texto anterior fue escrito por Adrián Espinosa.


**


No es fácil abrirse paso en un mundo laboral cada vez más competitivo, si quieres saber cómo ser un millennial existoso, checa este artículo. Además, te compartimos este artículo sobre cómo Bob Dylan definió a la generación millennial en una canción.


TAGS: Siglo xxi Internet crowdsourcing
REFERENCIAS:

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Is Blue The Warmest Color?: How "The Unsent Project" Shows The Pigments Of Closure El niño que luchó contra el VIH e inspiró una canción de Michael Jackson Here's Why Claudia Romo Edelman Believes You Can Change The World 4 consejos para convertirte en viajero si tienes un trabajo muy demandante Pinturas de Philip Barlow que demuestran cómo ve el mundo la gente con miopía Ideas para tus selfies cuando no sabes cómo posar

  TE RECOMENDAMOS