25 Fotografias que tienes que conocer si te haces llamar mexicano
Fotografía

25 Fotografias que tienes que conocer si te haces llamar mexicano

Avatar of Julieta Sanguino

Por: Julieta Sanguino

27 de agosto, 2016

Fotografía 25 Fotografias que tienes que conocer si te haces llamar mexicano
Avatar of Julieta Sanguino

Por: Julieta Sanguino

27 de agosto, 2016



México. El país que lo tiene todo. En donde no hay tintas a medias sino un claro contraste entre lo malo y lo bueno, la fiesta y el duelo, los ricos y los pobres, el cambio de clima capaz de enfermar al más valiente, la música dispuesta en cualquier lugar, la inseguridad, la increíble comida que no podemos cambiar por ninguna y, por supuesto, sus habitantes, tan diversos como el país.

-

El mexicano es lépero pero también ama con gran intensidad. Para él un día sin albures es un día perdido, un saludo que no implique abrazo y beso es sólo para las formalidades profesionales y empezar la jornada diaria sin mentadas de madre en el transporte público,  un milagroso sueño que hace más aburrida su rutina.

-

No hay nada como escaparse un fin de semana a Acapulco o alguna costa para ver la diferencia y el contraste entre las personalidades. Los de la ciudad viven ajetreados por el tráfico, por llegar antes, por ser más rápidos que los de al lado. Han dejado de interesarse en los demás, viven con los ojos cerrados, sólo caminando para cumplir su rutina; los de la costa, amables, cálidos y los mejores para dominar las groserías y el doble sentido, buscan un instante para presumir su sonrisa que alumbra más por las noches. Todo es más lento, todos ayudan a que el vecino salga adelante, buscan ayudar a su familia y para esto bastan unos clavados en medio del mar, entre enormes piedras para ganar el dinero suficiente.

-
El mexicano está lleno de estereotipos, muchos de ellos bastante apegados a la realidad otros fantasiosos dispuestos a hacer soñar a cualquier extranjero desprevenido: entre nopales y magueyes, un indio con sombrero; en las ciudades, tatuados y con playeras sin mangas, nuestra palabra favorita es “raza” u “órale”. En la vida real, hay tantos tipos de mexicanos que sería difícil englobarlos en categorías, pero siempre, a toda hora, algún mexicano está buscando salir de la pobreza, sacar adelante a su familia, ayudarle a su mamá, ganar más dinero y con eso, sobrepasar la miseria.

 

 


Francisco Mata Rosas mexico

 

-
Madre sólo hay una. Y la mexicana, con su machismo arraigado, sobreprotectora, omnipotente e incondicional, nos llena el alma. Porque aquel que sea mexicano y no diga que su mamá es la mejor del mundo, ha perdido algo en su camino y herencia familiar.

Ese México del sincretismo que nos heredó la Conquista: entre la sangre española y la indígena, entre Quetzalcóatl y Cristo, el repudio al color cobre en nuestra piel, el anhelo por unos ojos claros y cabello rubio. Con todos rezándole a un dios impuesto sobre aquellas deidades indígenas que nos dieron ciudad y vida según los mitos.

 

 

tlaloc ciudad

La piedra de Tláloc cuando llegó a la ciudad de México, ese día cayó una de las tormentas más intensas de la historia.

-

La lucha está presente en cada momento. En las profundas selvas de Chiapas resuenan los ecos de hace 22 años hasta aquellas que enfrentamos por las catástrofes que han sacudido el país como el terremoto del 85, cuando el apoyo solidario de toda la nación pudo más que el gobierno fallido. ¿Esperar para ayudar al prójimo? Nunca. ¿Reaccionar ante los momentos de crisis a pesar de quebrarse por dentro? Siempre.

 

marcos

hotel regis terremoto 85

El hotel Regis en el terremoto de 1985

 

-

Tal vez esa sea la mejor virtud del mexicano. Que ante la adversidad, parece crecer; ser otro, uno que nadie esperaba, la esperanza que nos demuestra que aun ante las crisis en un país donde nunca se acaban, hay alguien que logra no rendirse nunca.

-
Una vez tuvimos un país en el que nos levantamos en armas ante la injusticia y el reparto desigual de las tierras; la Revolución, con héroes que ahora parecen mitológicos. Más grandes que Superman, Iron Man o cualquier personaje de ficción. Un hombre como ningún otro dirigió la lucha en el norte: Pancho Villa, el que logró escapar de la justicia de Estados Unidos después de tener un arranque de locura; el hombre que fue gobernador de Chihuahua y mandó a construir 50 escuelas como primer decreto.

 

-

-

Los mercados también parecen quedar en el pasado. Antes eran el refugio de las ofertas y las rebajas, hoy; las personas deciden asistir con más ímpetu a los supermercados. Paulatinamente intentamos rescatarlos, no dejarlos morir en el olvido y pensamos en Jamaica, la Merced y el Sonora como los mejores, los más importantes, en donde puedes encontrar todo con un toque de folclor y vida.

-
Pero hay tradiciones que no se olvidan. Las que se han convertido en festividades nacionales; rodeadas de colores que las representan con entrega: el naranja de la flor de cempasúchil, el morado de la flor de terciopelo y el negro clásico del luto para el Día de Muertos; o el verde, blanco y rojo para la Independencia y, con menos ahínco, para la Revolución.

-
Existen problemas evidentes en una sociedad machista. Los piropos en la calle, las recientes agresiones, la idea de que las mujeres deben quedarse en casa mientras los hombres marcan el progreso. La manía por dar puestos directivos a ellos en lugar de a quien lo merece. Es una realidad de la que intentamos deslindarnos, pero ¿qué esperar si por años nos hemos desenvuelto con esos roles ya tan arraigados?

-

México también es el país machista que se refleja en todos los ámbitos, incluso en ese México bohemio de los años 40 del que nos sentimos orgullosos. Musas, pintores, artistas… todos convivían entre el jolgorio y la fiesta. Entre una sociedad que progresaba a pasos enormes y la convicción de que salíamos del subdesarrollo para adentrarnos en un Estado Próspero. El Dr. Atl, Diego Rivera, Siqueiros, Tamayo, Frida Kahlo, María Félix, Dolores del Río, Jorge Negrete y demás personalidades convivían en la misma urbe, con el ímpetu de ser mejores y la idea de lograr plantear discursos nuevos en su arte.

 

 

 

-

Hay un México que no se olvida, el nostálgico pasado que nos hace pensar en el futuro. El México que soñamos, lleno de oportunidades y sueños. De familias que no tengan que migrar para alcanzar el éxito, de tecnología digna de grandes países y una educación capaz de hacernos mejores a cada instante… qué México conseguiremos depende de todos y, así, por fin podremos convertirnos en el país que alguna vez soñamos.

 

 


Referencias: