Fotografía

Fotos del antes y después de Amy Winehouse y otras famosas adictas a las drogas

Fotografía Fotos del antes y después de Amy Winehouse y otras famosas adictas a las drogas

Amy Winehouse tenía todo para triunfar... incluso drogas.

Apenas había concluido la primera mitad del 2011 cuando la música se silenció. Amy Winehouse había muerto. La causa era —casi— obvia: sobredosis.


La cantante de soul y R&B nunca ocultó su fascinación por las sustancias ilícitas; éstas la hacían libre y le permitían volar en cuanto a creatividad se trataba. Ella, como muchas otras mujeres del mundo sólo pretendía ser escuchada y tomada en cuenta. Necesitaba de la aprobación de la sociedad, pero a decir verdad, nadie le daba el lugar que merecía.



Amy Winehouse

post-image


Siempre fue vista como una chiquilla con estilo y talento, pero le faltaba algo, tal vez más fuerza, más valor, menos pena... Así que comenzó a consumir drogas siendo una adolescente para ocultar el dolor que le causaba y así poder desinhibirse. Pero, desafortunadamente, éstas no sólo la llevaron a la muerte sino que convirtieron su camino en un calvario cruel. Amy no dudó un segundo en tomar todo a su alcance para salir del bache, pero lo único que tenía cerca eran drogas. Las peores, quizá.


Así, Amy falleció en 2011 a causa de una sobredosis con la esperanza de dejar huella en la música, lo cual no tardó en suceder. De este modo, Amy se transformó en un ícono más del "club de los 27" y en una de las tantas famosas que caen en las manos de las adicciones y otros padecimientos propios del consumo desmedido. Pero no es un caso aislado, de hecho, muchas actrices y cantantes —como las siguientes— han intentado evadir el mismo final que Amy, pero el camino que han tomado es casi el mismo.


post-image


-



Demi Lovato


post-image


La exchica Disney se aventuró a salir por sí sola al mundo cuando apenas era una adolescente. Su mejor amiga, Selena Gómez, la acompañaba siempre y se les notaba plenas y contentas; pero Demi escondía una severa depresión causada por la escasa relación que mantenía con su familia. Y no por gusto, sino porque vivía trabajando. Incluso dejó de lado su amistad con Gómez, se aisló y presentó problemas de anorexia. Desde 2005, intenta luchar contra todo ello, consiguiendo ir y venir dentro de las adicciones, pero sin dejarlas por completo.


-



Whitney Houston


post-image


El éxito trae consigo una carga dolorosa de estrés, y la cantante de "I Will Always Love You" lo aprendió de la manera más cruel y caótica. Entre conciertos, giras, entrevistas y un sinnúmero de paparazzis siguiendo su vida, Houston no aguantó más la presión de los medios y de pronto dejó de arreglarse, de montarse en los tacones y caminar con la frente en alto. Se dejó ver tirada al suelo, con el cabello enmarañado y las piernas cortadas. De igual forma, dejó el glamour de lado para verse como una mujer avejentada hasta el momento de su muerte, a los 48 años, a causa de un paro cardíaco provocado por el abuso de cocaína.



-



Miley Cyrus


post-image


Miley se ha coronado como la exchica Disney más rebelde de todas. No le importa si la captan fumando marihuana o haciendo disturbios en una fiesta. Desde que terminó con la doble vida de Hannah Montana en 2011, se dedicó a desaparecer la imagen de niña buena con sus actitudes que fueron desde un corte de cabello radical y hacer twerk —cuando aún no era visto como un poderoso ejercicio— hasta fumar cannabis en las calles o subir selfies desnuda a la menor provocación. Aunque la hierba es la droga favorita de la rubia, se sabe que Miley usaba otras de origen químico, mismas que la hicieron bajar de peso y perder el control de su cuerpo.


-



May-Kate Olsen


post-image


Aunque ella comenzó a actuar desde muy pequeña, la fama la sobrepasó. Así que desde niña se nota un halo de tristeza en su rostro. No la pasa bien y se nota. Por ello no fue sorpresa cuando se anunció que junto a su hermana gemela sufría de anorexia nerviosa, pero sorprendió menos el hecho de que años más tarde se diera a conocer que gran parte de su pérdida de peso no fue gracias al trastorno alimenticio, sino al uso de cocaína para acelerar el proceso de aligerar el peso. Existen publicaciones que aseguran que, aún a la fecha, Mary-Kate es fan del polvo blanco.



-



Lindsay Lohan


post-image


No podemos dejar fuera a la reina del cambio físico por drogas. Lohan empezó en el medio siendo una dulce y linda niña protagonista de películas que le dieron un estatus de estrella con apenas 8 años y claro, los expertos le auguraban una carrera brillante. Sin embargo, en la adolescencia se le presentó un obstáculo que tenía que ver directamente con su salud: las drogas. Entonces, rodeada de persona adictas, aunadas a su propia adicción, Lindsay se convirtió en la referencia obligada cuando se habla de drogadicción.


-



Kirsten Dunst


post-image


Nadie pensaría que la dulce Claudia, la niña vampiro en Interview With the Vampire, terminaría por convertirse en una mujer demacrada y con síndrome de abstinencia. En 2012, la actriz aumentó su consumo de alcohol considerablemente, así como su dosis diaria de cigarrillos. De pronto, se le podía ver alcoholizada y bajo la influencia de otras sustancias, mismas que terminaron por hundirla un poco en el olvido.



-



Kate Moss


post-image


No hay nada que cause mas estrés que ser una supermodelo, acudir a las exclusivas fiestas de Elton John, ser novia de Johnny Depp y anfitriona de las orgías de Jude Law. Suena demasiado demandante y aún con ello, Kate Moss lo lograba en los noventa. Pero no todo es eterno y llegó un momento en el que la chica se dejaba ver con una actitud diferente. Se le notaba desorientada, cansada y deteriorada. Esta racha siguió hasta el nuevo milenio cuando apareció Pete Doherty el cantante inglés con el que salía a pasear con la nariz llena de polvo blanco y los ojos desorbitados. Sin embargo, en 2010 se sometió a un proceso de desintoxicación, mismo que la ayudó a sobrellevar su vida.


-



Drew Barrymore


post-image


Ella era considerada una niña prodigio en la actuación hasta que se vio envuelta en serios problemas de alcohol a los 11 años, a los 12 estaba inmersa en las drogas y a los 14 se emancipó. Así, a los 19 posó para Playboy. La joven y talentosa actriz se volvió adicta a las sustancias químicas luego de que su madre la llevara con frecuencia al Estudio 54. Pero todo se hizo más evidente durante su adultez y juventud, pero ella misma declararía que lentamente le pareció absurdo el hecho de ser una adicta más, ya que había probado de todo muy joven y para entonces nada le sorprendía.



-



Britney Spears


post-image


Nada como el 2007. El año más caótico de Britney en el que su adicción a los calmantes la llevó a protagonizar uno de los escándalos más populares del espectáculo. Ttuvo lugar en California con una eufórica y alterada Britney sin cabello y con lágrimas en los ojos. Spears estaba bajo la influencia de estupefacientes y calmantes, mismos que la hicieron subir de peso y perder cabello (sí, aún más). Es un hecho que Britney es casi la reina de las drogas, pero también suele verse como ese estandarte de superación que todos quieren alcanzar.


-



Angelina Jolie


post-image


Como era de esperarse, la exesposa de Brad Pitt se quedó en el imaginario de lo noventa, cuando se dio a conocer como la hija sexy y alocada de John Voight; pero no hubo peor agujero para la actriz que el caer en las drogas. Desde muy niña fue presa de las adicciones y la vida precoz, por lo que una calada de marihuana, un cuadro de LSD o una inyección de heroína no significaban nada en su adolescencia. A ello se le sumaron sus problemas alimenticios y una infinidad de malestares extras que la consagraron como la representante de la locura.


-



Amanda Bynes


post-image


Nickelodeon la dio a conocer como la dulce y potencial estrella cuando apenas era una puberta. Gracias a El Show de Amanda, la chica de mejillas redondas se convirtió en una sexy mujer que se sumergiría en las drogas y el alcohol para no salir por mucho tiempo. Durante su período de adicción tomó la actitud equivocada, ahuyentando oportunidades de trabajo valiosas y su propia imagen se vio lacerada. Luego de 7 años luchando con la adicción, Amanda subió de peso y se apartó del mundo artístico, hecho que la llevó a la depresión y al abuso de ansiolíticos. Hoy intenta luchar con ello.


-


Tanto Amy Winehouse como el resto de las famosas aquí mencionadas fueron víctimas de un sistema de estrellas que las somete a estrés llevándolas a caer en el agujeros de estupefacientes y otras adicciones tan crueles como es posible.Es triste saber que pasaron de tener todo para triunfar a caer súbita y repentinamente en un abismo sin final. algunas han hecho hasta lo imposible por salir de la racha y otras sólo se dejan llevar hasta donde las drogas les permitan.


Referencias: