¿Qué ocurrió detrás del asesinato más famoso hecho fotografía?

miércoles, 17 de mayo de 2017 11:58

|Rodrigo Ayala



5 mil hombres de raza negra fueron linchados en los Estados Unidos entre 1882 y 1968.

¿La causa? En su mayoría se trataban de acusaciones injustas hechas por hombres blancos sobre supuestas violaciones o asaltos. En realidad todo era una treta para joder la vida de una raza que todavía hoy es vista como inferior en los Estados Unidos.

Estos lamentables hechos ocurrieron sobre todo en los estados del Sur. Era tanto el revuelo que despertaban los linchamientos y ahorcamientos, que algunos fotógrafos locales vieron la oportunidad de hacer negocio y no la desaprovecharon: sacaban fotografías de los cuerpos y las vendían como recuerdo a las personas que se agolpaban por decenas para presenciar estos sádicos rituales de castigo.

linchamiento de indiana fotografia
linchamiento de indiana cadaver

Algunos tenían ideas mucho más macabras y destazaban los cuerpos de los linchados para vender algún órgano como souvenir. James Allen, uno de los principales coleccionistas de estos materiales visuales, afirma: «Creo que los fotógrafos fueron algo más que despiertos espectadores de los linchamientos. La fotografía jugó un papel significativo para convertir el ritual de la tortura en una mercancía de souvenir. Como si sufriesen una maldición bíblica a través de las fotos que muestran el pecado colectivo, las víctimas, aun después de la muerte, no tienen refugio, están expuestas».

La siguiente fotografía es una de tantas que han sobrevivido con el correr de los años y que tiene como antecedente una triste historia:

linchamiento de indiana

Ocurrió en Marion, Indiana, en agosto de 1930. El sheriff Jacob Campbell y algunos de sus hombres detuvieron a cuatro adolescentes negros: James Cameron, de 16 años, Abram Smith, de 19, Thomas Shipp, de 18 años, y Robert Sullivan (este último fue puesto en libertad antes de llegar a prisión). Los cuatro fueron llevados a la comisaría por un supuesto acto de violación en contra de Mary Ball, de 19 años de edad. Su novio, Claude Deeter fue el encargado de presentar la denuncia.

Deeter afirmó que los chicos se habían acercado hasta él y Mary cuando estaban en su camioneta y que los habían obligado a salir. Ahí violaron a la chica y golpearon y dispararon contra Deeter.

Los acusados fueron encerrados y golpeados en el interior de la prisión por el Sheriff y sus hombres. En el exterior, los habitantes de Marion ya se habían enterado de la noticia y poco a poco se arremolinaban en los alrededores de la prisión a la espera de la resolución de la policía.

Claude Deeter falleció en la tarde a causa de las heridas y el Sheriff tuvo la ocurrencia de colgar afuera de la comisaría la camisa llena de sangre del muerto. Esto enardeció a los casi 15 mil blancos agrupados. La multitud comenzó a exigir que el Sheriff hiciera salir a los acusados. Ante la negativa de Campbell, alguno de los jóvenes más fuertes lograron internarse en la comisaría, llegar hasta las celdas y sacar a los acusados.

Thomas Shipp recibió una monumental golpiza que lo dejó malherido y a punto de morir. Abram Smith fue el segundo en sentir la furia de los reunidos: cuando intentaba zafarse la cuerda que le pusieron en el cuello para ahorcarlo, alguien decidió romperle los brazos y apuñalarlo. Sólo así lo levantaron de nuevo para colgarlo. Hicieron lo mismo con Thomas Shipp. Los dos cuerpos lucían de manera siniestra colgando en el árbol y la multitud lo celebraba con júbilo y una macabra sonrisa en su rostro.

linchamiento de indiana asistentes

Laurence Beitler, un fotógrafo local, fue llamado para registrar la escena. La gente reclamaba por la presencia de James Cameron para aplicarle el mismo tratamiento que a sus compañeros. Cuando todo estaba listo para que muriera de la misma manera que sus desafortunados compañeros, una voz interrumpió gritando que Cameron era inocente y que nada había tenido que ver en la muerte de Deeter y la violación de Mary. El joven fue conducido lejos de ahí para ponerlo a salvo.

Lo que resulta impactante en la imagen no es sólo la terrible visión de los cuerpos colgando sino la expresión de burla que algunos de los personajes muestran. Incluso hay un gozo en su rostro, una risa siniestra que parece deleitarse ante lo que ve. Abajo, un sujeto señala los cadáveres y parece decir: «vean, bien merecido lo tienen...»

Cameron se mantuvo en espera de la resolución que lo absolviera del crimen. Un año después se descubrió que él no había participado en el ataque a Deteer cuando se percató de que era un conocido suyo. Huyó antes de que los demás lo balearan. Asimismo, Mary Ball confesaría que no había sido objeto de violación alguna.

En 1993, 58 años después de lo ocurrido, Evan Bayh, gobernador de Indiana, oficialmente perdonó a Cameron y le fue dada una llave de la ciudad.

**

La fotografía es un registro visual que delata lo mejor y lo peor de los seres humanos dentro de sus círculos de vida. Aquí te presentamos las fotografías que muestran la decadente vida dentro de las sectas. Por otro lado, haz un viaje al pasado y conoce la decadencia y pobreza que se vivió en el México de los años 20

*

Fuentes

20 minutos
America Black Holocaust Museum




TAGS: historia
REFERENCIAS:
Rodrigo Ayala

Rodrigo Ayala


  COMENTARIOS