Travesías de una coleccionista de paisajes
Fotografía

Travesías de una coleccionista de paisajes

Avatar of Natalia Lomelí

Por: Natalia Lomelí

6 de abril, 2016

Fotografía Travesías de una coleccionista de paisajes
Avatar of Natalia Lomelí

Por: Natalia Lomelí

6 de abril, 2016



Existir nos convierte en coleccionistas de paisajes, recopilados en un inmenso álbum de escenas que proyectan nuestra historia. En la filosofía japonesa la vida humana se compara con los ciclos de la naturaleza, estaciones que forman parte de un proceso de cambios y colores que expresan por sí mismos la renovación y la metamorfosis del tiempo, la niñez es nuestra floreciente primavera en la cual retoñamos y nos presentamos ante el mundo, el verano es la juventud, cálida y llena de energía, hasta que llega el otoño y las hojas maduras de los árboles vuelan con libertad durante la etapa adulta que nos prepara para el invierno, fin del ciclo en el que nuestro sustento serán los frutos que recogimos y almacenamos con los años. 


Nuestra propia naturaleza es un viaje guiado por gran diversidad de climas y lugares. Cada lugar cuenta historias, una multitud de lazos y recuerdos que podemos interpretar y sentir con sólo mirar una fotografía, ¿han mirado su galería de fotos? se darán cuenta de que en realidad los lugares que visitamos ya no hablan por sí mismos, ahora es nuestro propio relato el que se narra frente a nuestros ojos. La fotografía es el registro de nuestras pasiones, documento de las experiencias que componen nuestra identidad.

La obra documental de Alejandra López- Zaballa nos invita a reflexionar acerca de la energía que habita los paisajes y la fuerza expresiva que le inyecta la presencia humana, viajera incansable quien ha desarrollado una capacidad de observación minuciosa para apropiarse y reconocerse en las ciudades donde ella deja de ser una extranjera y se convierte en traductora del mundo que la rodea. 

 

Los sitios que nos pertenecen son los escenarios donde nacimos, donde experimentamos y nos equivocamos, donde aprendemos, y donde pasamos nuestros últimos días, todos ellos forman parte de nuestra identidad, como lo transmiten las fotografías de Alejandra López-Zaballa en "Places", una serie que plasma las vibraciones de las regiones que visita, relatos de la vida humana que comparten un hogar rico de texturas, plantas y tonos de azul en el cielo. Fue un trabajo de cinco años, en cuatro continentes y 20 países, una labor de tejer lazos entre puestas de sol y horizontes que se vuelven memorias compartidas.

Después de todo, estamos hechos de momentos que no se repiten, que están determinados por los espacios donde ocurren, instantes efímeros que lo cambian todo, como la luz del sol que nunca volverá a pintar el rostro del ser amado como aquella mañana en que despertamos por primera vez a su lado. 

Travel Photography

El viaje es además crecimiento y madurez, los cuatro elementos puestos en el juego de la armonía, el camino al igual que la vida es una lucha constante entre permanecer resguardados por lo conocido o enfrentarnos ante lo nuevo, algo que siempre es aterrador y excitante al mismo tiempo. 

Paradójicamente viajamos para conocernos a nosotros mismos, volvemos al origen y al contacto con la mirada curiosa de la infancia. El viaje de la vida inicia con la niñez, etapa de inocencia que anhela conocerlo todo, con ganas insaciables de salir a comerse el mundo. Llegar a la vejez es alcanzar la sabiduría, culminar el recorrido, cruzar por última vez los senderos que fueron hechos para albergar nuestra historia. Ambas realidades se retratan por la lente de Alejandra quien plantea un discurso para entender las similitudes que tienen los viejos con el alma de un niño, los que somos afortunados de convivir con nuestros abuelos sabemos que necesitan la misma protección y comprensión que alguna vez ellos nos dieron cuando éramos pequeños, y que además necesitan ser escuchados a pesar de repetir las mismas historias una y otra vez, historias que permanecerán grabadas en nuestra memoria y serán lo más valioso que nos dejen cuando se hayan marchado.


principioyfin-encanto

Puedes conocer los relatos de la travesía humana en las rutas del tiempo en la exposición "Principio y fin" que permanecerá hasta el  14 de mayo en el Centro Cultural de España  y comparte los paisajes de los sueños del mundo que nos rodea en la exposición "Places" que se exhibe hasta el día 9 de abril en la Alianza Francesa de  México

 

Conoce más de su obra en:
Instagram
Facebook
Twitter
Página web

Referencias: