El sádico General que traicionó a Madero y lo condujo a la muerte

El sádico General que traicionó a Madero y lo condujo a la muerte

Por: Francisco Priego -

Algunos pasajes de la historia de México esconden oscuros episodios de deslealtad.


Este artículo fue publicado originalmente por Francisco Priego el 3 de septiembre, 2016 y ha sido actualizado. 

Entre los nombres más controversiales en la historia de México se encuentra el del general Aureliano Blanquet, nacido en Morelia, Michoacán, en 1849. Inició su vida militar durante la intervención francesa, siendo parte del ejército que sitió la ciudad de Querétaro hasta obtener la rendición de los imperialistas.

Después de triunfar la República, al joven Blanquet, de apenas 18 años, se le comisionó la vigilancia del emperador, quien estaba prisionero, esperando su sentencia. El 19 de junio de 1867, fue el encargado de encabezar el pelotón de fusilamiento que acabó con la vida de Maximiliano de Habsburgo y de sus dos generales más fieles, Tomás Mejía y Miguel Miramón. Al caer moribundo el emperador, Aureliano fue el encargado de darle el tiro de gracia.

Aurelio Blanquet, el General que traicionó a Madero

Lee: Secretaría de Cultura de la CDMX confunde a Victoriano Huerta con Madero

Años después, ya con el grado de capitán, fue comisionado por el presidente Porfirio Díaz para combatir a los mayas, quienes se habían sublevado en la península de Yucatán. La campaña fue larga y cruenta. Se dice que Blanquet llegó a cometer todo tipo de atrocidades, entre ellas, desollar vivos a los rebeldes y dejar que se quemaran bajo el sol.

  Artículos Relacionadosel-ocultismo-y-su-relacion-con-la-revolucion-mexicanahistoriaMagia, espíritus y ocultismo: la verdad detrás de la Revolución Mexicana

  Artículos Relacionadosquien-inicio-la-revolucion-mexicana-1910historia¿Quién inició la Revolución Mexicana?

Aureliano Blanquet

Siempre fue leal a Porfirio Díaz y luchó contra la revolución, no obstante, tras la rendición del mandatario y su posterior exilio, se mantuvo en el ejército, jurando servir al nuevo gobierno, encabezado por Francisco I. Madero.

Dos años más tarde, siguiendo órdenes de Victoriano Huerta, fue el encargado de apresar, con sus propias manos, al presidente Madero, quien todavía alcanzó a asestar una cachetada a Blanquet y espetarle: «es usted un traidor». El general encerró a Madero en un cuarto de intendencia de donde saldría tres días después para morir asesinado, junto al vicepresidente José María Pino Suárez, mientras eran trasladados al “palacio negro” de Lecumberri.

Aurelio Blanquet, el General

Tras esta acción, Blanquet fue nombrado por Victoriano Huerta ministro de Guerra y Marina. Sin embargo, un año más tarde, tras la caída de éste, el general se vio obligado a escapar a Cuba, donde permanecería exiliado durante cuatro años.

  Artículos Relacionadoslos-diarios-espirituales-de-madero-y-su-conexion-con-el-mas-allahistoriaLos diarios espirituales de Madero y su conexión con el más allá

  Artículos Relacionadoslos-lugares-mas-importantes-de-la-revolucion-mexicanahistoriaLa Revolución Mexicana vista a través de 7 lugares importantes

Blanquet volvió a México en 1918, listo para encabezar una rebelión contra el presidente Venustiano Carranza, con el objetivo de llevar al poder a Félix Díaz, sobrino de Porfirio. Sin embargo, pocos días después, Aureliano encontró la muerte cuando, mientras huía del general Guadalupe Sánchez, su caballo cayó en la barranca de Chavaxtla. Los carrancistas, tras buscar en el fondo del precipicio el cadáver del general, le cercenaron la cabeza y durante varios días la exhibieron como trofeo en el puerto de Veracruz.

Aureliano Blanquet, el sádico General que traicionó a Madero y lo condujo a la muerte

La historia está lleno de pasajes poco conocidos, por eso te recomendamos leer sobre El hombre que creías bueno pero que intentó vender a México.

En portada: Poetas y cuentistas 

Te podría interesar: 

5 cosas que debes saber sobre el nuevo billete de 500

10 extrañas prácticas sexuales del pasado

La prostitución masculina en Roma que la historia ocultó

Referencias: