INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Fotografías de Dorothea Lange de los campos de concentración de Estados Unidos que el gobierno negó

20 de septiembre de 2018

Beatriz Esquivel

Los campos de concentración también existieron en Estados Unidos y todos los inmigrantes japoneses o personas de ascendencia japonesa vivieron ahí durante los 40. Esta es la historia.


Todos los países del mundo en algún punto de su historia han cometido algún acto atroz del cual se avergüencen e intenten ocultar. Los campos de concentración de japoneses son tan sólo uno de esos actos que Estados Unidos tardó en reconocer y disculparse con su gente por la discriminación y aprisionamiento de sus ciudadanos de ascendencia japonesa —u oriental— durante la Segunda Guerra Mundial y en años posteriores.


-

-

-


-

Nada nuevo bajo el sol


La creación de centros de reclusión no es un asunto nuevo para Estados Unidos: previo a los campos de concentración para los japoneses, el gobierno ya había puesto en marcha la creación de reservas para todos los pueblos indígenas de la región, además de una destrucción sistemática de sus ideas y tradiciones, puesto que en las escuelas indígenas se les enseñaba un “American way of life” de la cultura blanca americana. Estas reservas indígenas años más tarde derivaron en territorios autónomos que se rigen bajo distintas normas y leyes.


-

-

-

-


-

El origen de los campos de concentración de japoneses


Los campos de concentración para japoneses o “internamiento” como el gobierno le ha llamado, comenzaron en 1942, meses después del ataque a Pearl Harbor y bajo la orden de Roosevelt que permitió que “evacuaran” a todos los inmigrantes japoneses y ciudadanos estadounidenses de ascendencia japonesa a “centros de reunión” —o concentración, según quien traduzca— y posteriormente a “centros de reubicación”, que en realidad se trataban de barracas militares en el mejor de los casos, o bien de graneros e instalaciones originalmente pensadas para ganado en estados como California, Oregon, Washington y Arizona.


-

-

-


"Evacuación" tan sólo es un eufemismo utilizado para definir el arrebato de las libertades de los japoneses, pues fueron obligados a vender o abandonar sus casas, negocios, trabajos y cualquier otra pertenencia que escapara de lo que consideraban básico. Por supuesto que cuando fueron liberados de los campos, la mayoría de ellos se encontraron con que sus hogares y negocios habían sido requisados por el gobierno por falta de pagos o apropiados de alguna forma, y vivieron bajo la sombra del miedo y la discriminación por motivos raciales.


-

-

-

-


La vida en los campos (que suele ser comparada con los campos de concentración alemanes) generalmente es descrita como menos cruel y terrible; no obstante, la realidad es que las condiciones de vida eran inferiores: se trataba de espacios reducidos, con pocas condiciones de higiene y se dice que estaban infestados por insectos. El número de personas de ascendencia japonesa alcanzó los 110 mil y se estima que más del 60 % de ellos eran ciudadanos estadounidenses. Asimismo, destaca que los ciudadanos de ascendencia italiana y alemana no fueron sujetos a este tipo de tratos.


-

-

-

-

-


-

La admisión de culpa y la disculpa formal


No fue sino hasta 1976 que el presidente Ford publicó una disculpa formal a todos los internados y en 1988 fueron recompensados económicamente, después de que el movimiento de defensa de derechos civiles en los 60 presionara para que se reconociera el grave impacto psicológico y físico que el aprisionamiento tuvo en los padres y abuelos de los jóvenes de la época. En el 2007 la Oficina del Censo de Estados Unidos confirmó su involucramiento —después de años de intentar ocultarlo— al saberse que proveyó de nombres y direcciones al servicio secreto de los estadounidenses-japoneses en el país. 


-

-

-

-


Las fotografías que ves aquí pertenecen a Dorothea Lange, quien alcanzó la fama y el prestigio por su extenso trabajo y retratos de las personas migrantes, así como de la pobreza que se vivía en los estados del centro de los Estados Unidos. De hecho, todo el material fotográfico de Lange —así como de otros fotógrafos de la época— de los campos de concentración japoneses es resultado de trabajar bajo comisión del gobierno estadounidense con el fin de documentar lo sucedido durante el periodo de la Segunda Guerra Mundial, aunque ninguna de las fotos fue distribuida y fueron censuradas aquellas que no retrataran una imagen medianamente positiva de la vida en estos campos.


-

-

-

-


No obstante, en muchas ocasiones la fotografía y el arte en sí mismo, son medios ideales para transmitir distintos mensajes y ocultar a simple vista una problemática tan profunda como la de los japoneses en Estados Unidos y la discriminación racial que parecen no sacudirse, incluso después de décadas.


*

También te puede interesar:


Los esclavos chinos y prisioneros japoneses de Estados Unidos olvidados por la historia

El campo de concentración mexicano que encerró a inocentes por miedo al nazismo


TAGS: Estados unidos fotografía documental fotografía en blanco y negro
REFERENCIAS: The New York Times, "Rarely Seen Photos of Japanese Internment". History, "Japanese Internment Camps". Time, "Family Separation Is Being Compared to Japanese Internment. It Took Decades for the U.S. to Admit That Policy Was Wrong". PBS, "How American Indian Reservations Came to Be". Dorothea Lange's Censored Photographs of FDR's Japanese Concentration Camps Scientific American, "Confirmed: The U.S. Census Bureau Gave Up Names of Japanese-Americans in WW II".

Beatriz Esquivel


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Los emojis de Whatsapp que podrían estar inspirados en Dragon Ball La especie de enanos que se extinguió misteriosamente Fotografías de Mark Allen Johnson sin censura de cómo es estar en una cirugía de reasignación de sexo Amor, sexo y discriminación: cómo es la vida de las personas trans en Argentina en 17 fotografías de Kike Arnal Pasos para elegir tu outfit si tienes un Tinder date Trucos de maquillaje que nos enseñaron las chicas asiáticas

  TE RECOMENDAMOS