INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Fotografías de Andrea de Franciscis de las familias obligadas a cultivar marihuana para sobrevivir

17 de octubre de 2018

Beatriz Esquivel

Escondidos en las altas montañas del Himalaya indio, decenas de cultivos de marihuana esperan ser trabajados por los pobladores de este lugar remoto.


El Himalaya es la casa de una de las mejores variedades de hachís de todo el globo, gracias a una tradición milenaria que ha sido el sustento de muchas familias que se han dedicado a cultivar cannabis indica y producir el hachís por el que miles de turistas acuden a esta lejana región todos los años.


-


Andrea de Franciscis retrató a los productores de marihuana y chara, así como el estilo de vida de estos pobladores. A través de sus fotos es posible ver que aún no cuentan con agua potable hasta sus hogares, pero sí electricidad (misma que suelen perder cuando una avalancha alcanza el poblado), festivales en los que diversos grupos de la región se juntan para socializar, así como arreglar matrimonios; retrata niños en sus escuelas —que en ocasiones se encuentran a horas de caminata— o jugando en las montañas, entre los campos, mismos que al final de la temporada, cuando están más secos, son proclives a incendios forestales inmensos.


-



-

Cannabis: tradición, espiritualidad y religión


Llegar hasta las comunidades que se dedican al hachís no es sencillo: la mayoría se encuentran entre los 2 mil 700 y 3 mil metros de altura, y se requieren aproximadamente tres horas de caminata para llegar al pueblo. El cultivo de marihuana no es sorpresa, se trata de una planta nativa de la región que está inmiscuida en la forma de vida de los pobladores de estas montañas por una cuestión religiosa, lo cual ha difundido su uso a lo largo de la India, así como a través de los años hasta nuestros días.


-


La marihuana es mencionada por primera vez en los Vedas, textos sagrados hindúes, en los que se cuenta que Shiva encontró la planta después de dormir una siesta en el campo. Llevado por su curiosidad la probó y al sentirse rejuvenecido, se convirtió en su comida y bebida favorita. Esto dio paso a que posteriormente fuera utilizada como un brebaje para la guerra, que le daba valor y coraje a los guerreros. A tal brebaje le nombraron bhang, preparado principalmente con leche y otras especias y semillas.


-


Posteriormente, los monjes que viajaban hasta los Himalayas en retiros espirituales comenzaron a tratar la planta con sus propias manos, extrayendo la resina de ésta hasta crear lo que hoy se conoce como “charas”, un hachís hecho con la planta viva que se frota entre las manos lentamente —contrario a otros métodos que usan la planta seca y tratan con diversos filtros—.


-


Es precisamente su método de producción artesanal y hecho con lentitud, lo que asegura la gran calidad de los charas y por lo tanto su popularidad a nivel mundial. Su fama ha provocado que tanto el precio como la demanda incremente, aunque no necesariamente implica que la comunidad en el Himalaya haya mejorado sus condiciones de vida.


-



-

Charas: entre el sustento de vida y una sentencia de cárcel


A pesar de que el consumo de marihuana en la India es una tradición cultural, la presión internacional provocó que el país asiático se sumara a los esfuerzos de la ONU para detener el tráfico y consumo de drogas ilícitas. En 1961 firmó el Tratado Internacional de la Convención Única sobre Estupefacientes y el compromiso de la India se concretó en 1985, cuando prohibió el cultivo y comercio de la marihuana.


-


Actualmente la sentencia por cultivar marihuana o traficar charas es de 10 años y en caso de reincidir hay sentencia de muerte. No obstante, a pesar del riesgo que implica, las familias del Himalaya mantienen su cultivo, pues el crecimiento natural de la planta en la montaña imposibilita que la policía rastree a quién le pertenecen. Asimismo, los pobladores plantan cada vez a mayor altura, lejos de las autoridades que suelen acudir a cortar los plantíos. Esta táctica la han adoptado ya que la policía no puede culparlos por el plantío en una tierra que no es de su propiedad.


-


El cultivo de la marihuana se trata de la única labor que conocen para subsistir y la mejor oportunidad de proveer a sus familias. Si bien los productores no perciben la ganancia de que el precio haya incrementado con los años, es suficiente para que en estos pueblos se hagan caminos de cemento y vean en los charas el sustento material de su vida.


-


Al cultivo se han sumado rezos para evitar que las autoridades corten sus cultivos o los apresen. Además existe un sentimiento generalizado que rechaza abandonar el cultivo de la marihuana y la producción de charas. Sea por un motivo religioso o de supervivencia, la noción de pertenencia es tan sólo es síntoma de una política que falló en considerar las tradiciones de su pueblo, así como de proveer alternativas para aquellos que no conocen otra forma de vida más que el cultivo de cannabis.


-


**


Conoce más del trabajo de Andrea de Franciscis en su Instagram.


*

También te puede interesar:


Cómo es vivir en la cárcel más sobrepoblada del mundo en 35 fotografías de Noel Celis

Ejecuciones, sangre y dolor: 15 crudas fotografías de la guerra contra el narcotráfico en Filipinas de Eloisa Lopez


TAGS: Marihuana Drogas fotografía documental
REFERENCIAS: National Geographic, "See Inside the Himalayan Villages That Grow Cannabis". Psychology Today, "History of Cannabis in India". The Independent, "The village where cannabis is the only livelihood". Al Jazeera, "Cannabis farmers hidden in India's Himalayas". ONU

Beatriz Esquivel


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Tupac Amaru II: El líder indígena de la primera revolución latinoamericana Pedro Díaz Parada “El Cacique de Oaxaca”, el capo más violento y sigiloso del sur de México Las 10 pinturas más caras de artistas vivos Poema para recordar a los periodistas que defendieron la verdad hasta la muerte 100 consejos que hubiéramos querido escuchar cuando teníamos 15 años Bioenergética: cómo dominar la terapia que te liberará de la angustia del pasado

  TE RECOMENDAMOS