Breve historia de Cuba a través de sus cocteles más representativos

Breve historia de Cuba a través de sus cocteles más representativos

Por: Ollinca Torres Rodriguez -

El daiquiri cobra fama mundial con las palabras del escritor Ernest Hemingway: "Mi mojito en La Bodeguita, mi daiquiri en El Floridita". Iniciando la época de oro de la coctelería cubana.

El ron cubano, ese espirituoso que bebemos en los quince años de nuestras amigas, en la boda de un familiar o en la graduación de un primo. Es una bebida que ha evolucionado a lo largo del tiempo. No sólo en su fabricación e historia sino en la creatividad que aloja como uno de los elementos vitales para la coctelería cubana.

Así como el resto de expresiones culturales y sociales de Cuba, cada coctel representativo de la isla está repleto de simbolismos, que permiten recordar su origen y el objetivo de su ser.

La creación de este espirituoso es llevada a cabo por maestros roneros, una élite casi mística que conserva el conocimiento de los procesos del ron a través de la tradición oral de una generación a otra. Sólo aquellos con un dominio sensorial único, años de aprendizaje bajo la tutela de otro maestro ronero, una formación científica y un apasionado sentir por el ron pueden ser parte su creación. En Cuba existen sólo 8 maestros roneros, entre ellos Salomé Alemán, ingeniera química cubana y la única mujer del grupo.

El buen ron se alimenta de dos cosas: De la tierra cubana y de años de entrega y dedicación para una sola botella. Se requiere de al menos cinco años para producir un buen ron y 15 años o más para rones con mayor complejidad o añejamiento. Similar a la elaboración de un buen perfume, un ron complejo está formado con diferentes bases que aportan diversas notas al producto y que han atravesado procesos de añejamiento diferentes. Los rones de Havana Club 15 años, por ejemplo, su base más joven tiene 7 años de trabajo.

Los cocteles a base de ron más representativos de Cuba son:

Breve historia de Cuba a través de sus cocteles más representativos 1

Mojito (de la tafia al ron ligero)

A mediados del siglo XVI, el pirata y comerciante de esclavos inglés Francis Drake llegaba a La Habana con la idea de saquear su oro, pero la misión tuvo que detenerse debido a que su tripulación había enfermado de disentería y escorbuto.

Un pequeño grupo fue designado para conseguir una cura y así fue que desembarcaron y volvieron con una mezcla de aguardiente de caña, hojas de menta, los jugos de la caña de azúcar y limones. El cual funcionó.

Breve historia de Cuba a través de sus cocteles más representativos 2

La vitamina C del jugo de limón combatía el escorbuto mientras que los jugos de la caña mejoraban su sabor. La bebida fue conocida desde entonces como “El Draque”. Se cree que los esclavos africanos le nombraron a la bebida como mojito por “mojo” una palabra que hace referencia al aderezamiento con limón.

Después, en 1942, la fama de la La Bodeguita del Medio uno de sus principales devotos,  populariza la bebida.

Breve historia de Cuba a través de sus cocteles más representativos 3

Canchánchara (El primer coctel cubano)

Hacia finales de siglo XIX, la Guerra de Independencia Cubana se encontraba en su punto más álgido. El ejército rebelde o insurrecto conocido como mambises estaba conformado por esclavos, cubanos y mulatos libres. 

Estos ejércitos pasaban largas y frías madrugadas con poco cobijo y alimentos insuficientes. Vulnerables al frío y a la desnutrición, se dice que en las filas de estos rebeldes es que nace la canchánchara, el tónico que mantenía el cuerpo caliente y protegía las vías respiratorias.

Breve historia de Cuba a través de sus cocteles más representativos 4

Su preparación consistía en aguardiente, miel y limón y se servía en una jícara. Con el refinamiento de la producción de ron y la evolución de la coctelería, se revive la chanchánchara pero ahora con ron cubano. Y se ha nombrado de esa manera en honor al sonido del hielo en el mezclador. 

Breve historia de Cuba a través de sus cocteles más representativos 5

Cuba libre (El festejo de la libertad)

1898, en el puerto de La Habana estalla el acorazado estadounidense Maine. Estados Unidos culpa a España de ello, lo que detona (junto con otros sucesos) la guerra hispano-estadounidense. Tras la victoria de los Estados Unidos y el fin del colonialismo español en Cuba, las fuerzas norteamericanas que ya mezclaban el refresco de cola con ron, festejaron al lado de cubanos la liberación de Cuba. Se dice que el brindis de los soldados exclamaba:  ¡Por Cuba Libre! 

Breve historia de Cuba a través de sus cocteles más representativos 6

Finalmente en 1940, el hit Rum and Coca-Cola de Andrew Sisters se puso de moda. Y el coctel se popularizó alrededor del mundo. 

Breve historia de Cuba a través de sus cocteles más representativos 7

Daiquiri (antes de que llegue la Revolución)

1896.  Santiago de Cuba, Zona Daiquiri. Jennings Cox, un ingeniero americano, lideraba una exploración en las minas de hierro de Daiquirí. La bebida era preparada con ron y zumo de limón. Su colega Giacomo Pagliuchi fue quien bautizó a la bebida en honor a la zona de la mina donde trabajaban.

Para 1914, gracias a los americanos, la bebida viaja de Santiago de Cuba a Washington. Mientras, en La Habana, Constantino Ribalaigua, el entonces propietario del Floridita, transforma el coctel, creando varias combinaciones hasta obtener el Daiquiri Frappé.

Finalmente en 1930, el daiquiri cobra fama mundial con las palabras del escritor Ernest Hemingway: "Mi mojito en La Bodeguita, mi daiquiri en El Floridita". Iniciando la época de oro de la coctelería cubana.


Tras la revolución cubana y con recrudecimiento de las condiciones económicas en Cuba. La coctelería en la isla pasó por dificultades que fueron transformadas en desafíos creativos. Nuevas combinaciones de espirituosos, giros inesperados en cócteles clásicos como el Old fashion con ron, así como la depuración y perfeccionamiento de los procesos de elaboración de ron que han sido cada vez más sofisticados. Donde la artesanía y el conocimiento centenario del ron cubano  se encuentra en cada sorbo del high-ball.

Las ilustraciones de este artículo fueron realizadas por Ollinca Torres.  

Referencias: