La diosa prehispánica de la inmundicia, los amores ilícitos y el sexo
Historia

La diosa prehispánica de la inmundicia, los amores ilícitos y el sexo

Avatar of Geovanni M

Por: Geovanni M

20 de diciembre, 2016

Historia La diosa prehispánica de la inmundicia, los amores ilícitos y el sexo
Avatar of Geovanni M

Por: Geovanni M

20 de diciembre, 2016






Manzana de la discordia, imagen de la tentación o diosa de la lujuria, las interpretaciones femeninas a lo largo de la historia no conocen de justicia. Así lo muestra la carga simbólica que durante mucho tiempo ha determinado a la figura femenina. Debido a la incomprensión y molestia en varios momentos históricos, la feminidad se ha relacionado equivocadamente con más de un defecto de la naturaleza o inconvenientes humanos. Al respecto, los filósofos clásicos Platón y Aristóteles llegaron a referirse a la mujer como un varón incompleto.

De acuerdo con la Ley Romana, siglos más tarde, la mujer tenía derechos restringidos debido a la “debilidad de su sexo”. Idea que cimentó las bases para que los padres de la Iglesia consideraran que la mujer, a diferencia del hombre, no fue hecha a imagen y semejanza de Dios. Irónicamente, el rasgo que la condena (debido a su naturaleza para procrear) también la sacraliza y contempla a la mujer como “la tierra en la que crece la semilla del hombre”.

Sin saberlo, con el océano y los siglos de por medio, Mesoamérica no se distinguió mucho de las civilizaciones antiguas del viejo continente y asoció la imagen de la mujer con la inmundicia, los amores ilícitos y el sexo. Ecuación inversa pero igualmente poderosa: los desperfectos humanos necesitaban un responsable y para ello se valieron de Tlazoltéotl, “la diosa de la inmundicia”.

diosa prehispanica UNO

Tlazoltéotl adquiere su nombre de tlazolli "basura" y téotl "dios". También se le conoce como Tlaelquani o Tlacultéotl, nombres que aludían a esta deidad como una "comedora de basura"  y en el mundo prehispánico su imagen estaba relacionada con el mundo carnal. Comúnmente era invocada como diosa de la lujuria y el adulterio. Junto a sus hermanas, Tlazoltéotl simbolizaba también las fases de la luna, belleza del cielo. 

Pero, ¿qué sería de una deidad sin más de un rostro? Mientras una cara de Tlazoltéotl propiciaba la locura y la aparición de enfermedades venéreas; tenía la facultad para curarlas y los médicos de entonces se encomendaban a su resguardo e incluso las parteras le ofrecían la salud de los recién nacidos para que se lograran los partos. Piadosa crueldad, con estas contradicciones era asumida la imagen de una diosa benévola y al mismo tiempo violenta en sus designios. 

diosa prehispanica COVER

En los códices, los pecados de la lujuria se simbolizaban con excrementos y Tlazoltéotl era retratada en la postura habitual para dar a luz o defecando por esa razón. En otras situaciones, la diosa aparecía sosteniendo "la raíz del diablo", planta usada en la antigüedad para hacer más fuertes los efectos del pulque (bebida asociada con la inmoralidad) y aminorar los dolores del parto. 

diosa prehispanica DOS

Tlazoltéotl, debido a lo que representa, siempre está desnuda. Las comisuras de sus labios están acentuadas por la línea negra de toda la porquería que come; incluidos los secretos de quienes se ocultaban para mirarse en los ojos de sus amantes. La parte baja de su cuerpo está cubierta por una falda larga enmarcada por un cinturón hecho de dos serpientes y las cabezas de éstas reposan en el regazo de la diosa, feroces guardianas. 

diosa prehispanica tres

De la Malinche, la hija de la Chingada a Mayahuel, diosa de los 400 pechos, siglos irán y las historias en torno a la figura femenina seguirán incrementándose. Nutridas por los mitos y creencias de una sociedad en desarrollo constante, las mujeres y su representaciones girarán con el mundo hasta poblar de constelaciones invisibles cada una de las falsas ideas que de ellas se tienen. Mágicas, históricas, histéricas, locas o violentas, pero siempre fuertes, las representaciones femeninas cuentan entre sus filas con la guardiana exacta de los secretos amorosos y los besos a destiempo. Tlazoltéotl, confesora de los siglos que guarda un beso robado. 

*

 





Referencias: