INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Cuál es el origen de las posadas navideñas en México

29 de octubre de 2018

Alicia Molina

La primera posada navideña en México, se llevó a cabo en 1587 con permiso del Papa Sixto V.

“En el nombre del cielo, yo os pido posada, pues no puede andar, mi esposa amada (...)”

-Canto para pedir posada (fragmento)


La época de las posadas navideñas en México, como muchas otras celebraciones, se trata de un festejo lleno de color, cantos, y comida tradicional. Los niños y los adultos, se unen para salir a las calles a “pedir posada”, y festejar que al fin alguien les abrió las puertas y pueden tener alojamiento por la noche, o al menos eso es lo que dicta la tradición. Esta tradición lleva años en México, pues mucho antes de la llegada de los españoles, los aztecas celebraban de forma muy distinta.


LEE: Todo lo que debes saber sobre el origen de la Navidad en México



¿Cuál es el origen de las posadas navideñas en México?


Antes de la llegada de los españoles, los aztecas acostumbraban celebrar el mes del Panquetzaliztli, en el que se festejaba la llegada de Huitzilopochtli. Esta celebración comenzaba a partir del 6 de diciembre, y durante 20 días se llevaba a cabo el “levantamiento de banderas”, en el cual se colocaban banderas en los estandartes del templo principal, y en árboles frutales, como parte de la coronación de su Dios. Durante la noche del 24 de diciembre y todo el 25, se realizaban festejos en todas las casas, en la cuales se ofrecía comida a los invitados, mientras que, se esperaba la llegada del solsticio de invierno.


ARTÍCULOS RELACIONADOS: Cuentos cortos de navidad para entender su verdadero significado



Sobre el origen de las posadas navideñas como ahora las conocemos, se tiene registro que la primera posada celebrada en México fue en el año 1587 en el convento de San Agustín Acolman. El fray Diego de Soria, solicitó el permiso del Papa Sixto V, para poder celebrar misas diarias del 16 al 24 de diciembre de cada año, en conmemoración de los 9 días de peregrinaje de José y su esposa María, antes de que diera a luz a su hijo Jesús. Estas misas serían conocidas como “misas de aguinaldo”.


En un inicio, se trató de la celebración meramente religiosa, la cual sólo se llevaba a cabo en las iglesias, pero poco a poco comenzó a expandirse como tradición cultural y fue llevaba a cabo en las calles. Con el paso de los años, más y más gente se congregó en las calles, en las que con velas y cantos, celebraban la época de las posadas junto a los pequeños, quienes en algunas ocasiones eran vestidos de ángeles, y a quienes se les obsequian dulces en una bolsa, ahora conocidos como aguinaldos.



Hasta la fecha, la costumbre de salir a las calles a pedir posada se mantiene vigente dentro de la cultura popular, en el que un grupo de personas se divide en dos grupos; aquellos que van a reflejar el peregrinar de María y José; mientras que, otro grupo se queda dentro de la casa simulando la negativa de recibirlos, pero al final, todos celebran juntos con bebidas tradicionales como el ponche. Otro de los elementos más representativos de las posadas, son las piñatas, las cuales cuentan con 7 picos, que representan los pecados capitales.


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR:

Chignahuapan, el pueblo mágico de las esferas navideñas

5 consejos para disfrutar la Navidad aunque la odies


TAGS: México Datos curiosos historia de méxico
REFERENCIAS: National Geographic México Desconocido Milenio

Alicia Molina


ARTICULISTA

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Actores que tuvieron que ir a terapia despues de acabar la filmación de tus películas favoritas Por qué creían que la sangre de la menstruación era venenosa en la Edad Media La razón por la que Friendly Fires escapó unas horas del Corona Capital 2008 Cómo descubrí que mi abuelo fue un nazi How To Choose The Right Partner, According To Psychology Robbie, indie y amor: 38 fotos de cómo se vivió el Corona Capital 2018

  TE RECOMENDAMOS