Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

HISTORIA

Travis, el chimpancé que inspiró el ataque animal en ‘¡Nop!’

Por: Anna Brenda Sánchez6 de septiembre de 2022

La nueva película de Jordan Peele podría estar inspirada en un trágico caso de ataque animal que conmocionó al mundo.

‘¡Nop!’, la nueva película de Jordan Peele que recientemente se estrenó en cines y que pertenece a los géneros terror y ciencia ficción se ha convertido en una de las más reflexivas sobre el papel que tiene el ser humano ante la naturaleza, apropiándose de un hábitat que no le pertenece y tratando de dominar la vida salvaje.

Esto no es un spoiler pero en particular, el caso con el que comienza la cinta se sitúa en un set de filmación en el que acaba de ocurrir una tragedia de ataque animal, cuando el famoso chimpancé llamado Godoy, protagonista de la serie ‘La Casa de Gordy’ se vuelve loco y ataca a los humanos presentes sin compasión alguna.

¿Qué tan real pudo ser el caso anterior? Aquella impactante escena no estuvo tan alejada de la realidad y evocó un caso que conmocionó a Estados Unidos hace poco más de una década, precisamente en 2009.

En 2014, el director Jordan Peele publicó un tweet en el que se leía: “Hoy he soñado que una cría de chimpancé atacaba a varias personas y luego corría hacia mí, asustada, y me abrazaba. Me desperté llorando”. Dicen que los sueños son retazos de vida real y piezas de ficción que vamos consumiendo a lo largo de los años, quizá eso fue lo que ocurrió en la mente del director para sentarse a escribir ‘¡Nop!’.

Travis, el chimpancé que le arrancó el rostro a una mujer

En la vida real, el chimpancé no se llamaba Godoy sino Travis, el cual fue adoptado por Sandy y su esposo Jerome Herold en 1995, cuando el primate tan solo tenía tres días de nacido.

Según el periodista Dan P. Lee en el artículo ‘Travis the Menace’, publicado en la revista New York Magazine en 2011, la mujer habría pagado aproximadamente 50 mil dólares a un criadero de chimpancés de San Luis -Misuri- para que le entregaran al animal.

Sandy y Jerome, quienes vivían en Stamford -Connecticut, Estados Unidos, tenían una empresa de remolques de vehículos y adaptaron su hogar para que Travis pudiera vivir con ellos, como si se tratara de un hijo. Y así fue, lo criaron como tal.

Travis se vestía solo, usaba el baño, se lavaba los dientes e incluso en una entrevista, su dueña/madre confesó que sabía utilizar el control remoto de la televisión para cambiar de canal. “Era capaz de abrir puertas por sí mismo. Podía conducir. Se fue con el coche un par de veces”, comentó al programa ‘Today’ de la cadena NBC en 2009.

El chimpancé se hizo tan famoso que los vecinos de los Herold le pedían fotos cuando iban al negocio de remolques, de hecho, apareció en comerciales de televisión de marcas como Coca-Cola y Old Navy.

Luego, Travis se convirtió en el único consuelo de Sandy Herold, cuando en el año 2000, su única hija llamada Suzan falleció en un accidente automovilístico y cuatro años más tarde, su esposo Jerome perdió la vida, víctima de cáncer.

Aunque Travis por lo regular se comportaba como un humano, protagonizó algunos incidentes que no pasaron a mayores, como una ocasión en la que una persona lanzó un objeto al auto en el que viajaba, lo cual provocó que el chimpancé bajará para perseguirlo pero sin alcanzarlo.

La trágica historia de Charla Nash

Fue el 16 de febrero de 2009 cuando el comportamiento de Travis se salió de control, de acuerdo a su dueña/madre, el chimpancé estaba exaltado, le robó las llaves del auto y salió al patio.

Mientras el animal estaba afuera, Sandy llamó a su amiga y empleada, Charla Nash, para explicarle la situación, ella se ofreció a ayudarle a que Travis regresara a casa.

Antes de que Nash llegara a la casa, según Sandy en una entrevista posterior, logró darle a Travis un té que contenía pastillas de Xanax -alprazolam, el nombre genérico del medicamento ansiolítico- para tranquilizarlo, sin embargo, fue contraproducente.

Nash llegó a la casa de Sandy sin imaginar lo que pasaría unos minutos después; al encontrarse con el chimpancé, éste se abalanzó sobre ella y con sus afilados dientes comenzó a arrancarle las manos después le mordió la nariz, los ojos, labios y párpados, dejando a la mujer sin rostro.

✓ Travis fue un chimpancé de 14 años conocido por haber atacado y desfigurado a Charla Nash, amiga de su dueña Sandra Herold.

Fue en 2009 cuando el animal se confundió y at4co a la mujer, arranc4nd0le el rostro y las manos. pic.twitter.com/EGTbYRnu0U

— 23 (@MatySwag23) June 15, 2022

Sandy al ver lo que sucedía, intentó detener al animal y lo apuñaló tres veces, sin embargo, no logró evitar la tragedia. Inmediatamente llamó a la policía.

“¡Se la está comiendo!”, informó al operador entre gritos. “¡Está matando a mi amiga!”, alertó. Al preguntarle: “¿Quién está matando a tu amiga”, ella respondió: “Chimpancé, ¡mi chimpancé!” ¡Él la destrozó! ¡Dense prisa! ¡Dense prisa! ¡Por favor!”.

El trágico ataque animal duró 12 minutos en lo que llegó la policía, cuando la patrulla llegó, Travis se acercó, abrió la puerta y atacó a uno de los oficiales.Fue el oficial Frank Chiafari quien disparó en cuatro ocasiones a Travis, hasta que éste cayó muerto en el interior de su casa.

Aunque hasta la actualidad se desconoce el verdadero motivo por el que Travis se abalanzó sobre Nash, algunos medios locales apuntaron que pudo desconocerla, debido a que ese día, la mujer se había presentado con un cambio de look.

Sandy murió a los 72 años en el 2010, mientras que Nash fue sometida a una operación compleja de siete horas en la que le hicieron un transplante de manos y rostro, aunque resultó exitosa en un principio a pesar de todos los factores en contra, en 2016, los doctores descubrieron que su cuerpo rechazó el transplante.

En una entrevista con el periódico Boston Herald en 2014, confesó: “Perdí mucha independencia. Podía cambiar la rueda de mi camión y ahora no puedo ni alimentarme. Es muy difícil vivir. Ni siquiera vivir, medio vivir. A veces quieres llorar, quieres salir, quieres algún tipo de hogar. No sé cuál es mi futuro, eso es lo que da miedo”.

Asimismo, ha abogado por leyes que prohíban tener primates como mascotas. Actualmente la ley estatal de Connecticut no permite a los ciudadanos tener como mascotas a primates que pesen más de 22 kilos, además de que los dueños de animales exóticos deben solicitar un permiso especial.

Inspiración o no, este caso dio la vuelta al mundo y se asemeja a cierta trágica escena en la película ‘¡Nop!’.


Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: