Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

HISTORIA

La espía inglesa que inspiró a las mujeres de 007: M y Moneypenny

Por: Jesùs Cruz Lòpez12 de octubre de 2021

Pocos personajes como M Y Moneypenny han ayudado al super espía secreto 007 en sus misiones, pero ¿sabías que ambas mujeres están inspiradas en una espía de verdad? Te presentamos a Vera Atkins

Las historias de James Bond, el super espía británico, a veces nos hacen olvidar que el trabajo de espionaje realmente existe, y aunque no es tan glamouroso o repleto de acción como las películas de Daniel Craig, igual está lleno de peligro en la vida real. No es de sorprenderse, entonces, que el mismo 007 esté basado en un personaje real, pero ¿sabías que M y Moneypenny también están inspirados en una espía real? Su nombre es Vera Atkins, oficial de inteligencia británica que fue una pieza clave durante la Segunda Guerra Mundial.

¿Quién fue Vera Atkins

Vera Atkins fue una oficial británica, a pesar de haber nacido en Rumania, encargada de reclutar y entrenar espías para la causa de los aliados contra los nazis, así como de ayudar en la planeación de operaciones en Francia.

Fue gracias a su estudio de lenguas modernas mientras vivía en Bucarest que logró ejercer tan bien como espía, pues esto le permitió tener contacto con múltiples diplomáticos, entre ellos el embajador de Alemania en Rumania, quien fue el primero en llevar a Atkins al oficio de espionaje.

Sin embargo, su papel grande llegó cuando huyó de Rumania por su política fascista y antisemita. Después de obtener su ciudadanía británica, se unió al Special Operations Executive (SOE) en respuesta a la invasión alemana a Francia.

El ejército secreto de Churchill

Ya en Inglaterra, Atkins se unió al SOE, también conocido como Churchill’s Secret Army, donde fungió como secretaria en un principio, para después ser ascendida a jefa de inteligencia de la división francesa.

El SOE se especializaba en espionaje y entrenamiento de agentes secretos, y Atkins, como jefa de inteligencia, se encargó de contactar y entrenar a más de 400 agentes:

Antes de reclutar a un nuevo espía Atkins se aseguraba de que supieran todos los peligros que llevaba el trabajo, después les enseñaba como vestir, les conseguía los papeles para pasar como ciudadanos normales y hasta les mostraba cómo usar explosivos.

Un genuino interés por las personas

Hay que recordar que todos los agentes que Vera Atkins reclutó eran ciudadanos normales, sin ningún entrenamiento previo, pero con una pasión por ayudar a la causa en contra de los Nazis.

Probablemente fue esta valentía mezclada con el carácter honorario de Atkins los que hicieron que la espía se ‘encariñara’ con ellos, pues después de que terminó la guerra, Vera se encargo que cada agente que murió bajo su tiempo activa recibiera reconocimiento del gobierno británico.

Incluso si la SOE se había desmantelado después de la guerra, eso no la frenó, y hasta llegó más lejos de lo que cualquiera le hubiera exigido al investigar decenas de campos de concentración y hacer múltiples entrevistas con tal de ubicar a 118 agentes perdidos en acción durante el conflicto.

Una espía tan comprometida con su trabajo y sus reclutas merecía su propio homenaje, y Fleming, autor de los libros de James Bond, se aseguró que los personajes inspirados en ella estuvieran a la altura de su labor real. Vera Atkins falleció en el 2000, pero su legado quedará plasmado por siempre en el universo del 007.

*Con imágenes de: Digital Spy, Mujeres Bacanas, Canal Historia


Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: