7 mujeres que escribieron los libros de sus esposos y jamás fueron reconocidas
Letras

7 mujeres que escribieron los libros de sus esposos y jamás fueron reconocidas

Avatar of Beatriz Esquivel

Por: Beatriz Esquivel

14 de diciembre, 2018

Letras 7 mujeres que escribieron los libros de sus esposos y jamás fueron reconocidas
Avatar of Beatriz Esquivel

Por: Beatriz Esquivel

14 de diciembre, 2018

Históricamente, las mujeres han tenido que ocultar sus identidades y escribir bajo seudónimos para poder ser publicadas.


La escritura automática tuvo una vertiente muy popular en el siglo XIX, cuando varios autores comenzaron a argumentar que durante el trance de escritura los médiums podían canalizar a espíritus que dictaban todo tipo de textos como cartas y libros completos, e incluso hubo aquellos que declararon ser contactados por escritores famosos que ya habían fallecido para terminar sus obras o publicar nuevas novelas de forma póstuma.

Si bien esta escritura en un principio resultó creíble en sesiones espiritistas que suponían contactar a un ser vivo con sus muertos, muy pronto se convirtió en la forma ideal en la que los hombres podían tomar el crédito de los textos escritos por las mujeres de la época. Así como la escritura automática, existen otras mujeres que han trabajado de la mano con sus esposos y escritores. Relegadas y cumpliendo por completo con la figura de un escritor fantasma —aquel que escribe a nombre de otros— o bien, simplemente como copiadoras y transcriptoras a la sombra de un hombre:

Georgie Hyde-Lees

escritoras fantasmas sin credito escribian espososYeats, afamado poeta inglés, cambió el nombre de su esposa a George y de acuerdo a Emily Ludolph, ella comenzó a experimentar con la escritura automática en un intento por distraer a su esposo de sus otras enamoradas. Yeats, impresionado por la habilidad como médium de Georgie, se fascinó con la habilidad de su esposa por lo que acumularon hasta 4 mil páginas de material que supuestamente fue dictado por los espíritus. Margaret Mills Harper, especialista en la literatura de Yeats escribió en 1988: 


«Gran parte de la producción literaria de uno de nuestros grandes poetas del siglo estuvo directamente influenciada desde el año de su matrimonio por una asociación única e imaginativa con una mujer altamente creativa».


De acuerdo con la crítica literaria, A Vision fue escrito a través del recurso de Georgie como médium, aunque no ha recibido crédito como coautora. 


Jean Leckie. Lady Doyle

escritoras fantasmas sin credito escribian espososSir Arthur Conan Doyle es famoso por Sherlock Holmes, aunque también fue un ferviente creyente del movimiento espiritista, por lo que la escritura automática fue de su gran interés, tanto así que se casó con Jean, una médium que también emprendió en este estilo y comenzó a escribir una serie de historias con dicha técnica. En Pheneas Speaks, Conan Doyle escribió a manera de introducción: 


«Han pasado cinco años desde que el gran don de la escritura inspirada llegó a mi esposa. Los sentimientos expresados no representan aquellos de la Médium o míos.»


Sidonie-Gabrielle Colette 

escritoras fantasmas sin credito escribian espososSi bien ella no escribió bajo el dictado de espíritus, por muchos años fue la escritora fantasma de su esposo, Henry Gauthier-Villars, quien publicaba bajo el seudónimo Willy. Ella fue la autora de la serie de novelas Claudine y solía pasar largos periodos encerrada hasta que cumplía con el número de hojas que su marido requería. Años más tarde se divorciaría y comenzaría a publicar bajo su propio apellido: Colette.

Vera Nabokov 

escritoras fantasmas sin credito escribian espososA Vera se le atribuyen muchos papeles en la vida literaria de su esposo Vladimir. Ella se encargaba de transcribir los textos, así como revisarlos, editarlos e incluso llevar sus cuentas. A cambio, Vladimir le dedicó la mayoría de sus obras. Del mismo modo, en The New Yorker se cuenta cómo Vera detuvo un intento de Vladimir de quemar el manuscrito de Lolita

Blythe Newlon Brown

escritoras fantasmas sin credito escribian espososSu esposo es Dan Brown, un escritor que alcanzó la fama y la categoría de best seller con las novelas de El Código Da Vinci. Si bien ella no escribió directamente las páginas, su esposo sí le dio el crédito como su asistente de investigación que confirmaba los datos y descubría nueva información que ayudó a que Brown lograra conectar la trama y crear intriga en sus novelas. 

Dorothy Wordsworth

escritoras fantasmas sin credito escribian espososElla fue hermana de William Wordsworth, poeta romántico inglés. Fue la principal encargada de copiar y transcribir los poemas de Wordsworth, en conjunto con la esposa y cuñada de éste, que también estuvieron involucradas en el proceso de transcripción. Algunos alegan que la labor de Dorothy no sólo fue la de copista, sino de escritora como tal, aunque no existe certeza alguna de esto hasta el momento.

Anna Grigoryevna

escritoras fantasmas sin credito escribian espososAntes de contraer matrimonio, Anna trabajaba como estenógrafa de Fyodor Dostoyevsky y cuenta la leyenda que le ayudó a terminar de copiar una novela a mano en tan poco tiempo, que permitió que el autor no perdiera los derechos de todas sus obras por 9 años sin compensación. Una vez que contrajeron matrimonio, Anna también se encargó de las finanzas de la pareja y actuó en una suerte de manager. 


Con el tiempo, la mayoría de estas mujeres fueron develadas como las mentes creativas detrás de los textos supuestamente escritos por hombres. En otros casos, los propios autores han confesado el papel relevante de sus esposas y familiares, pero fuese de un modo u otro evidencian un problema que abarca buena parte del desempeño y los roles de género que se cumplen en nuestra sociedad, en los que el hombre suele tener el protagónico, a pesar de que detrás del telón existan esposas, madres o hijas que colaboren o hagan el mismo trabajo sin el crédito debido.


*

Te podría interesar: 

Carmilla, el primer vampiro de la literatura fue mujer 

Las mujeres no venden: grandes escritoras que tuvieron que ser hombres