Por qué el lenguaje inclusivo ayuda a combatir la violencia de género y no es sólo un absurdo capricho

Viernes, 22 de junio de 2018 12:49

|Mariana Corona García
importancia del lenguaje inclusivo para combatir la violencia de genero

Cuando se habla de lenguaje inlcuyente algunas personas consideran que sólo se trata de hablar en género femenino y masculino, "ellas y ellos". Pero el conocimiento muy superficial de éste que da pauta a chistes o bromas en los que hablar de "pensamiento y pensamienta" es hacer uso del lenguaje incluyente; sin embargo, al analizar este ejemplo, nos damos cuenta —o recordamos— que esta palabra: 1) es un concepto, 2) es una palabra neutra, y —lo más importante— 3) es que esta palabra no es una persona, la cual forme parte de la humanidad, y que por tanto deba ser nombrada con dignidad en respeto a su calidad como persona.


Partiendo de la idea de que como personas, mujeres y hombres, constituimos una sociedad en la que las diferencias no tienen por qué menoscabar nuestras oportunidades y desarrollo, se plantea la necesidad de visibilizar e incluir a cada una de las personas que formamos parte de esta colectividad. Uno de los ámbitos en los que se tiene que reflexionar sobre tal necesidad, es el del lenguaje.


El lenguaje es uno de los medios con el que se transmite la concepción del mundo en el que vivimos y también es un elemento social que nos permite interactuar cotidianamente con las personas, éste puede estar permeado de sesgos culturales que mantienen ideas discriminatorias, como es el caso del que se ejerce hacia las mujeres, esto al minimizarlas e invisibilizarlas al tomar como referencia al hombre como medida de las cosas; por ejemplo, al masculinizar las profesiones y oficios, o al hacer uso genérico del masculino a la hora de hablar de mujeres y hombres.


importancia del lenguaje inclusivo para combatir la violencia de genero 1


Si bien, las mujeres constituyen uno de los principales grupos en situación de discriminación y exclusión, también cabe resaltar que hay otras personas, grupos y colectivos que experimentan tales prácticas. A estas personas cuando se les nombra —si es que se les nombra— se hace de una manera denigrante o que no corresponde con su autodenominación dignificante como persona, grupo y colectivo. Un ejemplo de esto es para referirse a aquellas que se dedican al trabajo del hogar de manera remunerada, algunas veces son llamadas despectivamente: "chachas", "criadas" o "domésticas"; pero la forma en que este colectivo se autodenomina es trabajadora o trabajador del hogar. Otro ejemplo lo encontramos con las personas con VIH, al referirse a ellas como "portadoras", "infectadas" o "sidosas", lo que es una forma estigmatizante y excluyente.


Cuando no se nombra o se nombra de manera peyorativa a las personas, se ejerce violencia y dicha acción contribuye al deterioro del tejido social; al excluir y minimizar desde uno de los elementos que nos conducen a la vida social. Es por ello que el lenguaje debe reflejar concepciones de igualdad, inclusión y respeto, para encaminarnos hacia sociedades armónicas y equilibradas, es decir, incluir e incluirnos en esta dinámica social partiendo desde el lenguaje.


Ser inclusivo para referirnos a las personas, grupos y colectivos no sólo es un acto ético, también es un Derecho por el cual distintos colectivos han luchado hasta lograr que se vuelva ley. El marco normativo que se consideró para dar sustento a la necesidad de hacer uso del lenguaje incluyente es a nivel local, Ciudad de México; sin embargo, existen más normas tanto a nivel nacional como internacional que también dan un claro y profundo sustento.





Lenguaje incluyente y normatividad


importancia del lenguaje inclusivo para combatir la violencia de genero 2


Por lo mencionado en líneas anteriores, se plantea la necesidad de hacer uso del lenguaje incluyente, pero, ¿en qué consiste?:

es aquel que visibiliza y dignifica la presencia a todas las personas; mujeres, hombres, grupos y comunidades, además de que contribuye a relaciones de respeto e igualdad. Considerando tales concepciones, se parte de tres enfoques que transversalizan este tipo de lenguaje:


El primero de estos enfoques tiene que ver con la erradicación de la discriminación hacia las mujeres, así como de la violencia ejercida hacia ellas. La Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia del Distrito Federal menciona que se deben establecer los mecanismos pertinentes para "(…) garantizar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia" (Artículo 2°).


El segundo apunta hacia la igualdad de género; mujeres y hombres. El marco normativo de este fundamento es la Ley de Igualdad Sustantiva entre Mujeres y Hombres en el Distrito Federal, el cual contempla el acceso a "(…) los bienes, servicios, recursos y oportunidades de la sociedad, así como a la toma de decisiones en todos los ámbitos de la vida social, económica, política, cultural y familiar" (Artículo 5°) para mujeres y hombres de manera igualitaria. La intención es fomentar y fortalecer relaciones de género equilibradas y que tal relación se vea reflejada.


En armonización y complementariedad con los dos enfoques mencionados, este último se refiere a la no discriminación de manera general. La Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación del Distrito Federal (Artículo 2°) hace referencia a este hecho, y menciona que es obligación de las autoridades garantizar que todas las personas gocen de Derechos sin distinción alguna, como condición social, económica y migratoria, preferencias u orientaciones sexuales, discapacidades de cualquier tipo, sexo, etnia y creencias religiosas. Y para el cumplimiento de ello, se deben adoptar las medidas adecuadas para llevar a cabo tal acción (Artículo 9°).


importancia del lenguaje inclusivo para combatir la violencia de genero 3


En síntesis, hablar de lenguaje incluyente parte del enfoque de no violencia, igualdad y no discriminación, enfoques que dan razón de ser al Derecho de que se nos refiera de manera inclusiva y con respeto, el cual debe de expresarse en la forma de comunicarnos.



**


Si quieres aprender a utilizar el lenguaje inclusivo, te compartimos una guía básica que debes seguir.


REFERENCIAS:
Mariana Corona García

Mariana Corona García


  COMENTARIOS