La locura según los grandes escritores
Letras

La locura según los grandes escritores

Avatar of Julieta Sanguino

Por: Julieta Sanguino

17 de septiembre, 2015

Letras La locura según los grandes escritores
Avatar of Julieta Sanguino

Por: Julieta Sanguino

17 de septiembre, 2015


Serios padecimientos y trastornos hacen de la vida de algunas personas algo difícil, una constante lucha con sus demonios internos, esos demonios que los convierten en personas aisladas, solitarias y rechazadas por los demás. Son recluidos y dejados de lado. Su persona deja de importar y su libertad crece desmedidamente. Nadie les pone límites, nadie los comprende ni entiende por qué hacen lo que hacen. Para ellos la barrera social ha quedado olvidada. Son los que, diría Freud, se atreven a romper con los tabúes, las normas y el contrato social. Se convierten en seres que viven otra realidad, ni mejor ni peor, la suya.

La locura ha sido descrita por muchos, las interpretaciones entorno al concepto giran aleatorias. Algunos aprovechan la palabra para hacer la más bella poesía; otros la convierten en una palabra prohibida, que no debe decirse a menos que sea 100 por ciento necesario. Para unos cuantos es anhelada, la palabra más bella de la historia, que provee de libertad ilimitada a aquel que dice padecerla.

Antiguamente se creía que la locura no era más que la manifestación de un ser de otro mundo que realizaba la posesión de una persona. En el Renacimiento, la locura era una encarnación del mal, cuyo síntoma principal era un furor extraordinario. Pero en esa misma época, muchos literatos y filósofos como Miguel de Cervantes, William Shakespeare o Erasmo de Rotterdam se enfocaron en desmitificar el tema. En sus estudios buscaban, de manera contraria, criticar a la razón a través de la locura.

Bosch pintura
Se ha convertido en un tema que los estudiosos, románticos, artistas, filósofos y teóricos han explicado. Cada uno de ellos le da un carácter distinto.

Te presentamos las mejores definiciones de locura de grandes escritores.

Uno de los ensayos más celebres de Erasmo de Rotterdam giró alrededor de este concepto. En él, la locura protagoniza la historia y se convierte en la crítica y justiciera de su nombre. La locura, para Erasmo, se presenta en todos nosotros, nadie se salva, ni siquiera los Reyes ni los príncipes, ni los teólogos, papas u obispos. A través de su voz, la locura nos muestra lo agradable de la vida. Se burla de aquellos que reniegan de ella. Su definición es clara: “la locura es sabiduría y la sabiduría locura”.

Hay dos clases de locura. Una es la que las “Furias vengadoras vomitan en los infiernos cuando lanzan sus serpientes para encender en el corazón de los mortales, ya el ardor de la guerra, ya la sed insaciable del oro, ya los amores criminales y vergonzosos, ya el parricidio, ya el incesto, ya el sacrilegio, ya cualquier otro designio depravado, o cuando, en fin, alumbran la conciencia del culpable con la terrible antorcha del remordimiento. Pero hay otra locura muy distinta que es por todos apetecida con la mayor ansiedad. Manifiéstase ordinariamente, por cierto, alegre extravío de la razón, que a un mismo tiempo libra al alma de angustiosos cuidados y la sumerge en un mar de delicias”. Para Rotterdam aquél que sufre una enfermedad mental vive feliz y divertido, no en la prisión cotidiana que nos encontramos todos los demás.

bacon cabeza 6
A Sebastian Brant le debemos el famoso libro La nave de los locos, en el que critica la sociedad de su época, en la que la necedad se hacía cada vez más presente, del mismo modo que la estupidez. En él, cuenta la historia de un grupo de locos que deben de embarcarse a un nuevo sitio, dejando la civilización y todo lo conocido, como si se tratara de un éxodo obligado. Cada personaje del barco tiene aventuras entre sí. En su obra, el loco muestra la sinrazón no sólo de los tripulantes sino del mundo. La demencia se convierte en una señal de que el fin del mundo está cerca.

A lo largo de la literatura, existen más autores que tienen opiniones sobre la locura, algunas coinciden, la mayoría de ellos quisieran estar locos, locos de remate en un mundo en el que la razón es lo que prevalece.

la nave de los locos

Edgar Allan Poe, uno de los cuentistas de terror más importantes en la literatura, tenía un gran interés por definir la locura. 

“Más cuerdo es, el que acepta su propia locura”.

“La ciencia no nos ha enseñado aún si la locura es o no lo más sublime de la inteligencia”.

“Me volví loco, con largos intervalos de horrible cordura”.

el grito munch

“Loco no es el que ha perdido la razón, sino el que lo ha perdido todo, todo, menos la razón”.

–Gilbert Keith Chesterton


“Es cosa admirable que todos los grandes hombres tengan siempre alguna ventolera, algún granito de locura mezclado con su ciencia”.

–Molière

la locura

El amor y la locura son los motores que hacen andar la vida”.

–Marguerite Yourcenar


La locura, la verdadera locura, nos está haciendo mucha falta, a ver si nos cura de esta peste del sentido común que nos tiene a cada uno ahogado el propio”.

–Miguel de Unamuno

Zdzisław Beksiński

“Si el loco persistiera en su locura, se volvería sabio”.

–William Blake


“Vamos a plantearnos que estamos todos locos, eso explicaría cómo somos y resolvería muchos misterios”.

–Mark Twain


“En el amor siempre hay algo de locura, mas en la locura siempre hay algo de razón”.

–Friedrich Nietzsche



“La demencia en el individuo es algo raro; en los grupos, en los partidos, en los pueblos, en las épocas, es la regla”.

–Friedrich Nietzsche


la piedra de la locura


“La locura, a veces, no es otra cosa que la razón presentada bajo diferente forma”.

–Goethe


“Alguna gente no enloquece nunca. Qué vida verdaderamente horrible deben tener”.

–Charles Bukowski


“Todos nacemos locos. Algunos continúan así siempre”.

–Samuel Beckett


“Generalmente se encuentra en la naturaleza humana más de locura que de sabiduría”.

–Francis Bacon

Philippe Pinel


“Las únicas personas que me agradan son las que están locas: locas por vivir, locas por hablar, locas por ser salvadas.

–Jack Kerouac



“No hay loco de quien algo no pueda aprender el cuerdo”.

–Calderón de la Barca



“El loco se cree cuerdo, mientras que el cuerdo reconoce que no es sino un loco”.

–William Shakespeare

***

Te puede interesar: Retratos de la locura en el siglo  XIX


Referencias: