Poemas para leer cuando te sientes perdida y partida en dos

Poemas para leer cuando te sientes perdida y partida en dos

Por: Natalia Lomelí -


Cómo lidiar contra la sensación de estar perdida, en aquellos momentos cuando miras a tu alrededor y sientes que flotas sin rumbo. En esos instantes deseas estar en casa, protegida por el hogar y el techo que te alberga en los momentos oscuros. Todos tenemos esa necesidad de pertenecer, de sentirnos seguros en algún rincón de este mundo, destinado sólo para nosotros, a veces incluso en un lugar inventado, en nuestro interior. Un lugar al cual huir cuando la vida nos parte en dos y nos arroja ante el destino sin una dirección hacia dónde correr cuando eres prófuga de los errores y el hastío.

Este refugio se encuentra en las letras de Adriana Ventura, una joven poeta mexicana que entiende la poesía como una manera de asomarse y enfrentar el mundo, al narrar los conflictos de aquellos momentos en los que la vida nos sacude y sólo podemos protegernos con muros cimentados por palabras y distancia ante lo que nos amenaza. Los siguientes poemas del libro Boceto de una vida sin casa describen aquellos instantes en los cuales no encontramos estabilidad porque pareciera que el hogar, esos lugares y personas con quienes se enlaza nuestro tiempo, pierden sentido y nos dejan vulnerables ante el dolor y la incertidumbre.


Poemas para leer cuando te sientes perdida y partida en dos 1


Si tuviera un centro, una casa, paredes de concreto, de madera, guardaría el calor de mi

aliento. No tengo. Voy hacia la grieta donde un cuervo me dicta estribillos. Siempre se va

hacia una hendidura. El pulso de una boca que reniega con fuerza. No tengo la llave para

abrir los candados de la noche. No podré asentarme nunca. Me quejo y ladro, no muerdo.

Ya no sé cómo esconder esta rabia que me hace salivar en seco.

Poemas para leer cuando te sientes perdida y partida en dos 2

_

La vida despierta sin levantarse y el repiqueteo de su esqueleto vibra en los medidores de

luz. Del ambiente lo que me gusta es describir determinadas maneras de la sombra. A cierta

hora, cada día despierta la vida y está condenada. Pasa el tiempo y en la población ciertas

manías se desarrollan. Ejemplo: cuando los habitantes cuelgan las agujetas de sus tenis en

los cables, exhiben un recurso fácil para dar tensión a las horas. La vida aburrida de sus

vecinos se detiene a escuchar ladridos, mira el fuego naciendo en el bordo, abre sus

persianas y nota que la arrendataria con su forma de bombón viene. La vida quisiera colgar

los tenis, no para dar tensión, colgarlos nada más. Recuerda, mientras junta los billetes de la

renta, que el fuego también es fisura por donde se escapa el ser. Nada sostiene los muros.

Entrega el dinero y sigue durmiendo. Todo se resguarda mejor sin luz.


Poemas para leer cuando te sientes perdida y partida en dos 3

_

Prófuga. Nací en un abismo, sus ojos descansan en mi herida. Errar. Irse. Partida. Soy dos.

Una la que se queda. Yo aquí, sin llaves frente a una casa sin vigas. Palma hueca donde no

se puede hacer del amor un grito. Estoy caída. Quise andar, pero el camino era agresivo. La

tempestad azota mi cuerpo, no le guardo furia. Todo cabe en el estanque de mi pecho, el

resentimiento no. Miro con los ojos del abismo. Así es como todos mis septiembres crecen

hasta octubre y luego el otoño viene a tumbarme las hojas. Quedarme ha sido el consuelo.

Las rocas en las que rasgué mis vestidos no me otorgan su perdón, no me dejan ir.

Poemas para leer cuando te sientes perdida y partida en dos 4


_

Desánimo. Más frío. Más hambre.

Por fin los roedores y parásitos ajustan el hueco,

les basta una cáscara, semillas, migajas.


No tengo casa,

lo admito,

me perforan los dedos del viento,

hacen anillos en mi carne

y tiemblo.


Hambre. Frío. Mas ánimo.

Quizá desde antes ya estaba rota.

Poemas para leer cuando te sientes perdida y partida en dos 5

_

Boceto: una bóveda, el pasillo largo, sin luz. El túnel sin puerta, sin ventanas ni decoración,

seco y extendido. Podría jurar que este trayecto me lleva por fin al centro, de la tierra.

Encuentro una antorcha que ilumina el sueño, la ilusión de un temporal, un tornado

acercando los nervios a mi ventana. No tengo ventana, pero las cortinas bailan con el

viento. Desconozco esta bóveda. No puedo tener sueños tan amargos mientras viajo. Mi

vida al ritmo de las olas, el gasóleo y el repiqueteo de este autobús repujándome siempre

hacia un margen.


Poemas para leer cuando te sientes perdida y partida en dos 6

_

Los collages que acompañan estos poemas son obras de Giovanna Tommasi, quien crea un mundo de recortes habitado por la nostalgia, donde experimenta el collage como posibilidad infinita para contar breves historias.

Puedes conocer más de su trabajo en Instagram y Facebook.


Poemas para leer cuando te sientes perdida y partida en dos 7

_

Hay ocasiones en que la vida nos golpea y la poesía nos sana momentáneamente, como los poemas eternos de una mujer que se quitó la vida porque el amor le dolió demasiado y algunos poemas que nos muestran que hay heridas que nos marcan de por vida.

Referencias: