10 poemas de Federico García Lorca que debes conocer
Letras

10 poemas de Federico García Lorca que debes conocer

Avatar of Alejandro Arroyo Cano

Por: Alejandro Arroyo Cano

3 de noviembre, 2016

Letras 10 poemas de Federico García Lorca que debes conocer
Avatar of Alejandro Arroyo Cano

Por: Alejandro Arroyo Cano

3 de noviembre, 2016

Descubre en estos poemas de Federico García Lorca el trabajo de un poeta limpio y puro, de amplio corazón, lleno de comprensión humanista.


Entre los pueblos del Soto de Roma, hay uno que se llama Fuente Vaqueros y otro Asquerosa. En el primero de los dos nació Federico García Lorca el 5 de junio de 1898. Poco después, su familia se trasladó al poblado más cercano, es decir, a Asquerosa. Aquí vivió su niñez y su adolescencia, cuyo paisaje influyó sus primeros versos. Así inició la historia de un poeta limpio y puro, de amplio corazón que hacía grande y honda su poesía y vida, llena de humanismo.

Biografía de Federico García Lorca

En 1915 empieza a nacer el poeta en García Lorca. Una poesía íntima, de adolescente impulsado por el ansia de crear. Los primeros escritos que publica son trabajos en prosa. Años más tarde se traslada a Madrid y se hospeda en la famosa Residencia de Estudiantes, donde conoce a Salvador Dalí y Luis Buñuel entre tertulias y noches sin fin en el Café Alameda. A partir de este momento la obra de Federico fue un éxito. Publica "El romancero" (1924), "Mariana Pineda" (1925), "Romancero Gitano" (1928), "Poeta en Nueva York" (1930) y "Bodas de sangre" (1933) que concentran los mejore poemas de Federico García Lorca.

La personalidad humanista con la que se bendijo a Lorca llegó desde su casa. Su padre, Federico García Rodríguez, hombre sencillo, robusto, acomodado e inteligente, se casó con Vicenta Lorca, una maestra callada, discreta, amable y de dulce voz. Así se formó un hogar lleno de comprensión y armonía. El pequeño Federico y sus hermanos, niños sanos, alegres inteligentes y traviesos, jugueteaban en el vasto campo. Perseguían polluelos de perdiz o mariposas, cortaban amapolas o espigas de trigo. Sólo la monotonía de la escuela ensombrecía su alegre existencia.

En la serenidad de las primeras horas del día, volvió a caminar por aquellos campos que décadas atrás le dieron tantos momentos de amor entre amigos y hermanos. Ahí, entre la tierra y el polvo su cuerpo cayó sin vida tras el fusilamiento.

Poemas de Federico García Lorca

El poeta habla por teléfono con el amor

Tu voz regó la duna de mi pecho
en la dulce cabina de madera.
Por el sur de mis pies fue primavera
y al norte de mi frente flor de helecho.

Pino de luz por el espacio estrecho
cantó sin alborada y sementera
y mi llanto prendió por vez primera
coronas de esperanza por el techo.

Dulce y lejana voz por mí vertida.
Dulce y lejana voz por mí gustada.
Lejana y dulce voz amortecida.

Lejana como oscura corza herida.
Dulce como un sollozo en la nevada.
¡Lejana y dulce en tuétano metida!

También lee: Poemas de Amado Nervo para dedicarte justo el día que me quieras

Llagas de amor 

Esta luz, este fuego que devora.
Este paisaje gris que me rodea.
Este dolor por una sola idea.
Esta angustia de cielo, mundo y hora.

Este llanto de sangre que decora
lira sin pulso ya, lúbrica tea.
Este peso del mar que me golpea.
Este alacrán que por mi pecho mora.

Son guirnalda de amor, cama de herido,
donde sin sueño, sueño tu presencia
entre las ruinas de mi pecho hundido.

Y aunque busco la cumbre de prudencia
me da tu corazón valle tendido
con cicuta y pasión de amarga ciencia.

Federico Garcia Lorca poemas

Largo espectro

Largo espectro de plata conmovida
el viento de la noche suspirando,
abrió con mano gris mi vieja herida
y se alejó: yo estaba deseando.

Llaga de amor que me dará la vida
perpetua sangre y pura luz brotando.
Grieta en que Filomela enmudecida
tendrá bosque, dolor y nido blando.

¡Ay qué dulce rumor en mi cabeza!
Me tenderé junto a la flor sencilla
donde flota sin alma tu belleza.
Y el agua errante se pondrá amarilla,
mientras corre mi sangre en la maleza
mojada y olorosa de la orilla.

El pecho del poeta

Tú nunca entenderás lo que te quiero
porque duermes en mí y estás dormido.
Yo te oculto llorando, perseguido
por una voz de penetrante acero.

Norma que agita igual carne y lucero
traspasa ya mi pecho dolorido
y las turbias palabras han mordido
las alas de tu espíritu severo.

Grupo de gente salta en los jardines
esperando tu cuerpo y mi agonía
en caballos de luz y verdes crines.

Pero sigue durmiendo, vida mía.
¡Oye mi sangre rota en los violines!
¡Mira que nos acechan todavía!

Frases de Federico García Lorca

Si mis manos pudieran deshojar

Yo pronuncio tu nombre
en las noches oscuras,
cuando vienen los astros
a beber en la luna
y duermen los ramajes
de las frondas ocultas.

Y yo me siento hueco
de pasión y de música.
Loco reloj que canta
muertas horas antiguas.

Yo pronuncio tu nombre,
en esta noche oscura,
y tu nombre me suena
más lejano que nunca.
Más lejano que todas las estrellas
y más doliente que la mansa lluvia.

¿Te querré como entonces alguna vez?
¿Qué culpa tiene mi corazón?
Si la niebla se esfuma,
¿qué otra pasión me espera?
¿Será tranquila y pura?
¡¡Si mis dedos pudieran
deshojar a la luna!!

Alba

Mi corazón oprimido
siente junto a la alborada
el dolor de sus amores
y el sueño de las distancias.

La luz de la aurora lleva
semillero de nostalgias
y la tristeza sin ojos
de la médula del alma.

La gran tumba de la noche
su negro velo levanta
para ocultar con el día
la inmensa cumbre estrellada.

¡Qué haré yo sobre estos campos
cogiendo nidos y ramas,
rodeado de la aurora
y llena de noche el alma!

¡Qué haré si tienes tus ojos
muertos a las luces claras
y no ha de sentir mi carne
el calor de tus miradas!

¿Por qué te perdí por siempre
en aquella tarde clara?
Hoy mi pecho está reseco
como una estrella apagada.

Federico Garcia Lorca frases

Al oído de una muchacha

No quise.
No quise decirte nada.
Vi en tus ojos
dos arbolitos locos.
De brisa, de risa y de oro.
Se meneaban.
No quise.

Te puede interesar: Poemas de Gabriela Mistral, una mujer que le habló a la muerte

Ciudad sin sueño  

No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Las criaturas de la luna huelen y rondan sus cabañas.
Vendrán las iguanas vivas a morder a los hombres que no sueñan
y el que huye con el corazón roto encontrará por las esquinas
al increíble cocodrilo quieto bajo la tierna protesta de los astros.

No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Hay un muerto en el cementerio más lejano
que se queja tres años
porque tiene un paisaje seco en la rodilla;
y el niño que enterraron esta mañana lloraba tanto
que hubo necesidad de llamar a los perros para que callase.

No es sueño la vida. ¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta!
Nos caemos por las escaleras para comer la tierra húmeda
o subimos al filo de la nieve con el coro de las dalias muertas.

Pero no hay olvido, ni sueño:
carne viva. Los besos atan las bocas
en una maraña de venas recientes
y al que le duele su dolor le dolerá sin descanso
y al que teme la muerte la llevará sobre sus hombros.

Un día
los caballos vivirán en las tabernas
y las hormigas furiosas
atacarán los cielos amarillos que se refugian en los ojos de las vacas.

Otro día
veremos la resurrección de las mariposas disecadas
y aún andando por un paisaje de esponjas grises y barcos mudos
veremos brillar nuestro anillo y manar rosas de nuestra lengua.

¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta!
A los que guardan todavía huellas de zarpa y aguacero,
a aquel muchacho que llora porque no sabe la invención del puente
o a aquel muerto que ya no tiene más que la cabeza y un zapato,
hay que llevarlos al muro donde iguanas y sierpes esperan,
donde espera la dentadura del oso,
donde espera la mano momificada del niño
y la piel del camello se eriza con un violento escalofrío azul.

No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Pero si alguien cierra los ojos,
¡azotadlo, hijos míos, azotadlo!

Haya un panorama de ojos abiertos
y amargas llagas encendidas.

No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie.
Ya lo he dicho.
No duerme nadie.
Pero si alguien tiene por la noche exceso de musgo en las sienes,
abrid los escotillones para que vea bajo la luna
las copas falsas, el veneno y la calavera de los teatros.

Federico Garcia Lorca poesía

La sombra de mi alma

He llegado a la línea donde cesa la nostalgia,
y la gota de llanto se transforma
alabastro de espíritu.

¡La sombra de mi alma!
El copo del dolor se acaba,
pero queda la razón y la sustancia
de mi viejo mediodía de labios,
de mi viejo mediodía de miradas.

Un turbio laberinto
de estrellas ahumadas
enreda mi ilusión casi marchita.

¡La sombra de mi alma!
Y una alucinación me ordeña las miradas
veo la palabra amor desmoronada.
¡Ruiseñor mío!¡Ruiseñor!
¿Aún cantas?

Ver: "Carta al Padre" de Franz Kafka, su texto más personal

Sueño

Mi corazón reposa junto a la fuente fría.
(Llénala con tus hilo,
Araña del olvido).

El agua de la fuente su canción le decía.
(Llénala con tus hilo,
Araña del olvido).

Mi corazón despierto sus amores decía,
(Araña del silencio,
Téjele tu misterio).

El agua de la fuente lo escuchaba sombría.
(Araña del silencio,
Téjele tu misterio).

Mi corazón se vuelve sobre la fuente fría.
(Manos blancos, lejanas,
Detened a las aguas).

Y el gua se lo lleva cantando de alegría.
(Manos blancas, lejanas,
Nada queda en las aguas).

Si te gustaron estos poemas de Federico García Lorca, podría interesarte:
Poemas de tristeza, dolor, decepción y melancolía
5 poemas que debes entender por completo para decir que sabes inglés
La poeta millennial que debes conocer si ya estás harto de los autores de siempre


Referencias: