6 formas en las que un hombre puede utilizar botas según la forma de su cuerpo

Miércoles, 24 de enero de 2018 11:43

|Eduardo Limón

No es sólo escoger un par de botas bonitas en el aparador, es toda una maestría que implica conocer tu cuerpo.



Más allá de un submarino amarillo, una declaración tan impactante como All you need is love, un proyecto tan ambicioso como el Revolver; The Beatles es una agrupación que nos legó tantas revoluciones en el terreno de la moda como sucesos históricos en la esfera musical. No sólo por sus uniformados trajes al inicio de su carrera ni por los icónicos y británicos cortes de cabello que compartían en el Rubber Soul, sino por propuestas tan arriesgadas como el look que portaban para Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band y elementos terrenales y de gusto popular como las botas Chelsea.


Detrás de este calzado, por ejemplo, se esconde una interesante historia y un parteaguas para la forma en que vestimos hoy los hombres. Fue en 1960 cuando los zapateros británicos Anello & Davide renovaron el estilo de las famosas botas e incluyeron en ellas la estilizada figura del tacón cubano; cuentan que al año siguiente los Beatles entraron a su tienda en el número 96 de Charing Cross Road y comenzaron a usarlas de diario. Pero, ¿de dónde provienen estas botas tan características del rock y nuestro género?



Durante 1839 en Massachusetts, Charles Goodyear desarrolló y patentó el proceso de vulcanización del caucho, lo cual le permitió convertir polímeros naturales en materiales mucho más duros y resistentes al frío. Fue hasta 1851 que en Inglaterra J. Sparkes-Hall, –zapatero para la reina Victoria– inventó las “botas de tobillo elástico” usando la tecnología del caucho vulcanizado. Durante todo ese tiempo se les conoció como botas Paddock, hasta que en 1950 un grupo de artistas conocido como The Chelsea Set las utilizó y popularizó medianamente; de allí que éstas adoptaran ese nombre.



Absolutamente todos estos puntos y brincos en la cultura forjaron una iconografía que conjugó aristocracia, revolución tecnológica, mundo del espectáculo y masculinidad. Tal fue su impacto que incluso en Star Wars los stormtroopers utilizan botas Chelsea en color blanco. Tan grande es su relevancia que muchos hombres –si no es que todos– estamos tentados a usarlas. Sin embargo, y por más hermosas que sean, ¿hemos considerado cada punto existente sobre el calzado para lanzarnos a ese capricho de estilo? ¿Sabemos qué botas, de hecho, son las que más convienen a nuestra persona?


Por ejemplo, si tus piernas son…


::


Piernas largas y delgadas


Para aumentar volumen y fuerza puedes utilizar botas largas que se ajusten al mismo corte de tus jeans o incluso que puedan cubrirlos. Lo único que debes tomar en cuenta es que tus pantalones sean skinny (sin llegar a extremos) y que la piel de tu calzado sea gamuza o alguna otra con textura. Aquí las Chelsea son una gran opción.





-

Piernas largas y anchas


Trata de no usar tonos que contrasten llamativamente con un buen par de pantalones negros o en denim. Incluso puedes considerar unas del mismo tono que tu ropa seleccionada y que no se vean muy estilizadas o pegadas a la pantorrilla.




-

Piernas cortas y gruesas


Mantener las botas debajo de los jeans también es algo necesario en este caso. Evita cortes que te sumen volumen y que sean muy altas o toscas. Puede que las botas industriales sean tus preferidas, pero no las lleves sobre el pantalón.





-

Para hombres de baja estatura


No cortes tus piernas con un par de botas extremadamente largas o estilo cowboy; un par de Chelseas son tu opción, así como botines de hebilla o cierre.




-

Para hombres de espalda ancha


Genera un diálogo entre el arriba y el abajo. Ese peso que existe en la parte superior de tu torso contrástalo con unas botas de trabajo rudo o de montaña en tu pies. Manliness en dos segundos.




-

Piernas cortas y delgadas


La versatilidad está de tu lado, desde las industriales y rocker hasta las más sofisticadas e incluso femeninas del mercado. Puedes utilizar de diversos largos, distintos colores y distintos tipos de suela o tacón.




::


Recuerda que una de nuestras más grandes fijaciones cuando conocemos a alguien, seamos hombres o mujeres, es la del calzado. Hay algo en él que inspira confianza, simpatía, higiene, sospecha o terror. No sabemos específicamente qué, pero es en extremo relevante. Entonces no lo descuides y conforma todo tu outfit de manera que nada se salga de control.


*

Ahora lee:


5 looks que debes intentar si eres una mujer que mide más de 1.70

7 errores que cometes al rasurarte y no lo sabías


Eduardo Limón

Eduardo Limón


Editor de Fotografía y Moda
  COMENTARIOS