Razones científicas por las que la Luna podría afectar tus emociones

Lunes, 16 de julio de 2018 13:32

|Hegel Rivera
la luna podria afectar las emociones

Los grandes avances en neurociencias nos permiten tener otra perspectiva un poco más acertada sobre la influencia de la Luna en el cerebro.



La Luna y el Sol son los cuerpos estelares más grandes vistos desde la Tierra. De hecho, los eclipses, tanto lunares como solares, se producen gracias a que la Luna y el Sol tienen el mismo tamaño desde nuestro planeta. El Sol se asocia con el día y a la Luna se le asocia con la noche; el Sol permite que las plantas se alimenten y que la temperatura del planeta aumente considerablemente, entre otras cosas, mientras la Luna provoca que la altura de las mareas aumente. ¿Pero será la marea alta el único efecto que la Luna provoca en la Tierra?


la luna podria afectar las emociones 1


La Luna se encuentra en movimiento todo el tiempo. Eso puede ser apreciado gracias a las cuatro fases que tiene: Luna nueva, cuarto creciente, Luna llena y cuarto menguante; aparecen en ese orden en el cielo. Cada Luna nueva es señal de un nuevo ciclo lunar con duración de 28 días, por lo que cada fase lunar dura aproximadamente una semana. El motivo por el que siempre vemos la misma cara de la Luna es porque su rotación y traslación son similares; es decir, la velocidad que tarda en girar una vez sobre sí misma es la misma velocidad que tarda en girar una vez alrededor de la Tierra. Eso ocasiona que una cara siempre apunte hacia la Tierra y la otra cara queda apuntando al resto del cosmos, haciendo imposible ver la otra cara de la Luna desde la Tierra.



la luna podria afectar las emociones 2



La atracción de los cuerpos es el efecto físico por el que la Luna gira alrededor de la Tierra, y ese mismo efecto hace que la Tierra gire alrededor del Sol. Incluso el Sol debe estar atraído por fuerzas gravitacionales de otros cuerpos celestes, por ello no es sorpresa que la atracción gravitacional lunar genere la marea alta. Además, lo que sucede es que cuando hay Luna llena observamos el lado que siempre apunta a la Tierra porque está iluminado por el Sol en el ángulo perfecto para que cara iluminada de la Luna refleje una octava parte de la luz solar a la cara nocturna de la Tierra, por lo que en la Tierra dos fuerzas gravitacionales tiran en direcciones opuestas, y son las propiedades del agua las que provocan la subida de la marea. En cambio cuando hay Luna nueva, la Luna no es visible en el cielo porque está entre el Sol y la Tierra. La Luna no desaparece, sino que la cara desconocida por la Tierra está iluminada por el Sol y la cara no iluminada por el Sol apunta a nosotros. Así que cuando la marea está baja, el nivel del mar es mínimo dado que la fuerza de gravedad lunar se suma a la fuerza gravitacional del Sol.


la luna podria afectar las emociones 3


El agua abunda en el planeta azul y se nota a simple vista lo que la Luna hace con ella. Pero los seres vivos también tienen gran cantidad de agua dentro de sus organismos. Las plantas, por ejemplo, van concentrando la savia en distintas regiones dependiendo de la fase lunar. Si se pretende cosechar cosas como papas o zanahorias, debido a que son parte de la raíz es preferible cosecharlas cuando la Luna está próxima a la fase de Luna nueva; pero si se pretende cosechar frutas, hojas o flores es preferible hacerlo con la Luna próxima a la fase de Luna llena porque la savia, al igual que la marea, se concentra en diversos puntos de la planta.



la luna podria afectar las emociones 4



Por su parte, el cuerpo humano está compuesto en un 70% de agua, y a pesar de ello no existen muchos estudios sobre los efectos que la Luna ejerce en el organismo, pero existe un mito ampliamente difundido, el cual dice que el ser humano en Luna llena se vuelve loco y que los delitos o accidentes aumentan. Se han hecho pocos esfuerzos por comprobar dichos mitos, pero parece una idea sin fundamento más que una realidad. Sin embargo, los grandes avances en neurociencias nos permiten tener otra perspectiva un poco más acertada sobre la influencia de la Luna sobre el cerebro. Las neurociencias en la actualidad ya no sólo se limitan a estudiar el efecto que tiene la Luna llena en el cerebro, sino que ahora su atención se enfoca en relacionar cómo va cambiando el ambiente del cerebro de acuerdo con el ciclo lunar y lo que han encontrado es sorprendente.


Resulta que en cada fase lunar hay mayor concentración de un neurotransmisor distinto. En la primera fase, que es la de Luna nueva a cuarto creciente, hay mayor concentración de acetilcolina en el cerebro; en la fase de cuarto creciente a Luna llena existe una mayor concentración del neurotransmisor serotonina; en la tercera fase, que va de la Luna llena al cuarto menguante, hay una mayor concentración del neurotransmisor dopamina; y en la última fase, de cuarto menguante a Luna nueva, hay mayor concentración del neurotransmisor noradrenalina. Aunque las variaciones son bastante pequeñas, estos neurotransmisores son diminutos mensajeros que el cerebro utiliza para regular las funciones, por lo que un cambio en la concentración de los neurotransmisores, por más minúsculo que sea, genera grandes cambios en las funciones cerebrales. Cada neurotransmisor tiene una vía distinta en el cerebro, esto quiere decir que el lugar donde se produce la acetilcolina en el cerebro es distinto al lugar en el que el cerebro produce la serotonina, etcétera; por lo que cada neurotransmisor esta asociado a funciones cerebrales distintas.


la luna podria afectar las emociones 5


La acetilcolina, por ejemplo, se asocia con el aprendizaje y la memoria, por lo que en la primer fase lunar es recomendable iniciar actividades nuevas ya que existe mucha energía pero poca concentración. La segunda fase es la mejor para trabajar y crear nuevas ideas de una manera creativa por ser la fase de la serotonina, que es excelente para la concentración mental, el problema es que como existe exagerada concentración mental y creatividad, es muy fácil caer en excesos si la energía no se canaliza de una manera adecuada. La dopamina es el neurotransmisor de la tercera fase, y es reconocido como el neurotransmisor del circuito de recompensa, así que esta fase lunar es ideal para relajarse un poco y disfrutar del trabajo hecho las dos semanas anteriores. En la última fase predomina el neurotransmisor noradrenalina, este neurotransmisor se caracteriza por estar presente cuando una persona tiene estrés, por lo que antes de la luna nueva estamos en un estado bastante irritable y si no somos conscientes de lo que sucede dentro de nuestro cerebro es muy fácil que la noradrenalina invada nuestra vida.


Es muy difícil que en la actualidad podamos vivir con el reloj biológico que la Luna y el cuerpo humano han desarrollado, pero ya van muchos casos de personas que han comenzado a tomar en cuenta las fases de la luna en su día a día y luego de un par de meses los resultados comienzan a sorprender. Cuanto más pronto tengamos resultados sobre la Luna y los neurotransmisores, más pronto podremos comenzar a sincronizar nuestro reloj biológico con el reloj astronómico del planeta.




**


La revista Psychological Science publicó cuatro pasos para ser feliz según la neurociencia, síguelos y comienza hoy mismo a aplicarlos en tu vida cotidiana. ¿Crees que requieres de la aceptación, una pareja perfecta, fama y fortuna para vivir plenamente? Piénsalo dos veces después de leer las cosas que no necesitas para ser feliz.



Hegel Rivera

Hegel Rivera


Colaborador
  COMENTARIOS