Escenas del cine mexicano que nuestros padres nos prohibieron ver

Miércoles, 17 de octubre de 2018 12:32

|Alonso Martínez
escenas sexuales del cine mexicano

Entre risas e historias grandiosas, hubo algunas escenas de sexo que nos forzaban a cerrar los ojos frente a nuestros padres.



«¡Cierra los ojos!». Un clásico de hogar mexicano, cuando aparece una escena del sexo en pantalla y hay un niño presente. La ironía es que pueden cerrar los ojos pero no taparse los oídos, así que en realidad no sirve de mucho, y la imaginación puede darles mucho más en qué pensar. Muchas cintas mexicanas usan el sexo para hacer una película más llamativa, pero otras lo usan como un elemento importante de esa narrativa, así que es necesario verlo, para saber cómo es realmente la vida. A pesar de eso, a muchos nos tocó el ridículo ritual durante las siguientes escenas, ahora icónicas, del cine nacional.



Lucha de gigantes en Amores Perros


escenas sexuales del cine mexicano 1


En una de las escenas clave de Amores Perros, el personaje de Gael García decide acercarse a su cuñada, en espera de conectar de forma romántica, y ambos comienzan a tener sexo junto al bebé que ella acaba de tener. Es una dulce escena que muestra la pasión de ambos personajes, pero sin duda era una de las primeras escenas eróticas para muchos de nosotros, así que no era raro que en ese momento nuestros padres nos cubrieran los ojos.


Lo irónico: "No importa si ves perros matándose, accidentes de auto, groserías y sangre, ver a dos personas quererse es demasiado para ti".




El dios del pan en Sexo, pudor y lágrimas


escenas sexuales del cine mexicano 2


Aunque en realidad no debieron dejarnos ver nada de Sexo, pudor y lágrimas, la escena más explícita es en la que el personaje de Demián Bichir seduce a Cecilia Suárez cuando él visita su casa de sorpresa para buscar a alguien más. No es demasiado fuerte, pero es más piel de la que muchos tenían permitido ver cuando eran pequeños.


Lo irónico: "No importa la violencia sexual, las groserías, ni el sexismo que abunda en la película. No te vaya a hacer algo ver las boobs de esa mujer".




Ay, Virgencita en El crimen del padre amaro


escenas sexuales del cine mexicano 3


Un clásico escándalo la escena en la que Ana Claudia Talancón se cobre con un manto con la imagen de la Virgen después de tener sexo con el Padre Amaro. Sacrilegio, sexualidad y shock en una sola escena.


La ironía: "Ver una escena de un aborto no es demasiado, pero ¡caray! ¿Cómo pudieron hacerle eso a la Virgen?".




¡Te cogiste a tu tía! en Por la libre


escenas sexuales del cine mexicano 4


Por la libre es una de las películas más divertidas del nuevo cine mexicano, y aunque no es excelente, la seguimos recordando con cariño. La cinta contaba con una escena de sexo entre Oswaldo Benavides y Ana de la Reguera, quienes –en el contexto de la obra– son familiares sin saberlo. Tampoco es una secuencia explícita, pero también era demasiado para nuestros ojos infantiles.


Lo irónico: "No importa si el muchacho fuma marihuana, pero no veas esa escena".




La primera de Martha en Amarte Duele


escenas sexuales del cine mexicano 5


Existe un chiste en internet sobre los senos de Martha Higareda en el cine mexicano, y sus primeras apariciones fueron en Amarte duele, durante una corta escena en la que la mujer se explora en el baño antes de ser descubierta por su hermana. No tiene mucho sentido la escena dentro del contexto romántico, pero sin duda dio mucho de que hablar.


La ironía: Son solo senos. Hemos visto cosas peores.




Luisa, por Dios... en Y tu mamá también


escenas sexuales del cine mexicano 6


Aunque en realidad toda la película de Y tu mamá también es inapropiada para niños, por el lenguaje y el alto contenido sexual, sin duda las más censuradas fueron todas las escenas de sexo que tiene Luisa con los dos chicos a los que acompaña.


La ironía: Hay cosas peores en esa película que un blowjob.




-


Quizá si no querían que viéramos, debieron seguir el reglamento de clasificación de una cinta. Muchas de estas eran C o B-15, y definitivamente un niño no debería verlas. Pero, esto es México, y todo el tiempo suceden cosas raras.



REFERENCIAS:
Alonso Martínez

Alonso Martínez


Editor de Cine
  COMENTARIOS