8 razones por las que ver arte contemporáneo todavía nos cuesta trabajo

domingo, 29 de mayo de 2016 17:49

|Eduardo Limon



Ya no hablemos en términos de entendimiento, sino de apreciación y vivencia con respecto al arte contemporáneo; el público no se prepara para experimentarlo ni presta un poco de su disposición para un primer contacto. Todos los días vemos correr publicaciones en Facebook o demás redes sociales que arrojan una gran cantidad de aseveraciones superfluas y mofas torpes como un mecanismo de defensa bastante peculiar, aunque de fácil quiebre. Es más fácil para el público levantar un muro de burlas y dudas ante aquello que no entiende que abrir los ojos prestando atención.

ver arte contemporaneo visual



En la imaginación pública y en el grueso de las instituciones culturales del mundo, se tiene la idea de que el arte contemporáneo comenzó con los procesos de los años 60 y 70, uniendo con simpleza formas, historias, artistas y medios que de hecho no tienen por qué relacionarse. En uno de los puntos más dolorosos, se sigue pensando que el arte de nuestra era, esa práctica que clama por un aquí y un ahora extremos, es equiparable al arte conceptual o encuentra otra de sus menciones en el llamado “abstraccionismo”. Términos que han caído en la vaguedad por falta de vinculación a los nuevos medios.


ver arte contemporaneo sueño


Se piensa constantemente que el arte contemporáneo es elitista y críptico, cuando en realidad es una cultura comercial de masas cuyas ramificaciones sociales son mucho más amplias de lo que solemos esperar. Lo que pasa es que, al momento de acercarse al arte, el público en general espera una significación similar a la que existía en el siglo XIX y eso simplemente no va a suceder; la contemporaneidad del arte es un campo de prácticas que dan oportunidad de expresión a lo que en otros ámbitos o circunstancias no sería escuchado, investigado, criticado o vivido.

Para aproximarse al arte contemporáneo, como a cualquier otro campo cultural, se requiere de una posición flexible, crítica, abierta, sin predisposiciones y sin la intención de que alguien marque los parámetros para su entendimiento. En consecuencia, si sigue costando trabajo ver y sentir este tipo de arte es porque no se logran superar los siguientes obstáculos:


-

Se cree, muy a la Avelina Lésper, que las artes actuales pertenecen a la burguesía, a un sistema in y que los principales agentes de éstas son artistas VIP (términos utilizados por la escandalosa y engañosa polemista mexicana). Declaraciones infantiles y banales; como si nos quejáramos de no haber sido invitados a la fiesta de los “chicos populares”.


ver arte contemporaneo cursos

Suele pensarse que lo conceptual, lo abstracto y lo contemporáneo son equiparables y que todo lo producido actualmente en las artes obedecen a ese macrocobijo de la idea. Más allá de ésta, la obra se cae y pierde sentido según quienes apoyan esta percepción.


ver arte contemporaneo calamar

Se sigue apelando a cánones de gusto, mediocridad, gran arte, talento, don, disciplina, técnica y una gran lista de términos caducos.


ver arte contemporaneo hirst

El espectador engloba todo lo que no comprende o reflexiona en una sola categoría (arte contemporáneo) y a partir de una obra específica, suele descalificar la creación universal de dicho ramo.


ver arte contemporaneo luces

Pensar que el arte y el mercado son dos mundos completamente distintos pero que al momento de problematizarse se pueden conjugar en un único conflicto es costumbre de alguien que no concibe la idea de una práctica artística en concordancia con un sistema económico.


ver arte contemporaneo lineas

Se supone con demasiada frecuencia que el arte no necesitaría explicación (nunca) y entonces, las producciones contemporáneas en esa supuesta necesidad son más complejas. Una completa mentira; hay momentos en que una pintura renacentista, por ejemplo, requiere un análisis mayor en comparación a una actual.


ver arte contemporaneo kendel geers

Suele pretenderse que arte sólo hay uno: puro, inalterable, bello, riguroso, técnico, genial, etcétera.


ver arte contemporaneo instalacion

Se tiene la idea de que todo en el mundo del arte contemporáneo se mide con los mismos estándares y valores inamovibles; entonces, todos lo artistas exentan procesos de selección o criticas fuertes.


ver arte contemporaneo escultura

El problema es que fantasmas del siglo XVIII o XIX en compañía de las sombras vanguardistas de la modernidad no nos dejan avanzar tan rápido como esperaríamos; el público sigue esperando un diálogo en la forma cálida y habitual que se acostumbraba. Si te interesa seguir rompiendo con estos viejos paradigmas, puedes revisar 11 artistas que debes dejar de mencionar cuando hablas sobre arte o 10 cursos de arte gratis en español.


***
Te puede interesar:

Ideas para que tu casa parezca un museo de arte contemporáneo

Cosas que tienes que saber de Anish Kapoor para entender su obra





REFERENCIAS:
Eduardo Limon

Eduardo Limon


  COMENTARIOS